Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

viernes, 28 de febrero de 2014

Sindrome del Túnel del Carpo

Uno de los problemas más frecuentes asociados a mala postura al trabajar con el computador es el síndrome del túnel del carpo.  Esta enfermedad  produce adormecimiento, calambres y corrientazos en las manos pudiendo llevar a la incapacidad.



Muchas veces la ejecución de distintos tipos de trabajos y oficios va asociada a la aparición de riesgos para la salud.   Estos riesgos dependerán tanto de la tarea a ejecutar, como de las condiciones del medio ambiente en las que se lleva a cabo el trabajo (iluminación, ruido y temperatura, entre otras). De esta manera surgen las enfermedades ocupacionales, que se encuentran directamente asociadas a la actividad realizada, incluyendo alteraciones tanto del orden físico como mental.

En orden de frecuencia, las enfermedades ocupacionales más comunes son los trastornos músculo esqueléticos (lumbago, problemas de la columna cervical, bursitis, tendinitis, desgarros musculares, artrosis y síndrome del túnel del carpo, entre otras), le siguen la sordera ocupacional, las intoxicaciones, las enfermedades de la piel y las enfermedades respiratorias.


¿Qué es el Síndrome del Túnel del Carpo?


Con mucha frecuencia acuden a consulta oficinistas, secretarias, transcriptores de datos, operadores de distintos tipos de máquinas y herramientas, por presentar molestias caracterizadas por adormecimiento de una o ambas manos, acompañado por sensaciones como entumecimiento, hormigueo, calambres o corrientazos desde la muñeca hacia la palma de la mano, en especial, y más frecuentemente hacia el pulgar, índice, dedo medio y borde externo del dedo anular.

Estas molestias suelen aparecer en forma progresiva, incrementando gradualmente su intensidad en el transcurso de semanas o meses, suelen estar exacerbadas en los períodos de mayor actividad laboral.

Muchas veces estas molestias son atribuidas a cansancio o esfuerzos prolongados en el trabajo, por lo que la  persona suele consultar cuando el dolor alcanza una intensidad difícil de soportar o bien se comienza a perder la fuerza en la mano. Lamentablemente se pierde tiempo útil y la oportunidad de un diagnóstico y tratamiento temprano.

Los síntomas más frecuentes que se producen en esta afección son:


  • Dolor en la mano y muñeca
  • Adormecimiento de los dedos
  • Calambres, corrientazos y entumecimiento
  • Debilidad para agarrar objetos
  • Cambios en el tacto

Para llegar al diagnóstico de esta alteración se hace una historia clínica en la que se identifican factores asociados, siendo los más importantes las actividades que ejecuta el paciente.  Existen algunas enfermedades y condiciones asociadas a esta enfermedad que suelen predisponerla o agravarla, como es el caso de la diabetes, los problemas tiroideos y el embarazo.  

Un examen físico exhaustivo, en el que se ejecutan algunas maniobras, suele identificar claramente el problema y diferenciarlo de otras causas de dolor en las manos.  En ocasiones se suele practicar el estudio de Electromiogafía, con el cual se determina el estado de la conducción nerviosa, este examen suele ser la herramienta que brinda el diagnostico definitivo y permite diferenciar el síndrome del túnel del carpo de otros problemas médicos con síntomas similares, la Electromiografía permite además establecer el grado de afectación del nervio.



¿A qué se debe Síndrome del Túnel del Carpo?


La muñeca constituye un canal en el que ubican una gran cantidad de estructuras.  Allí encontramos los tendones que permiten flexionar los dedos y empuñar la mano, los vasos sanguíneos regionales, así como la estructura nerviosa que permiten la movilidad y la sensibilidad de la mano, denominado nervio mediano.   

Este canal tiene la forma de un túnel,  en el que una pared la constituyen los huesos de la muñeca (que son ocho en total) y la otra corresponde a un anillo fibroso denominado ligamento anterior del carpo.

Dado que este espacio es muy estrecho, cualquier proceso inflamatorio a ese nivel produce un aumento de volumen de las estructuras que allí se encuentran lo cual hace que se produzca compresión de los nervios que pasan por allí, en especial el Nervio Mediano.

La compresión de este nervio altera su funcionamiento, enviando al cerebro una serie de señales, que hacen que la persona perciba las sensaciones anormales antes descritas.





Qué opciones tienen estos pacientes


Los síntomas del túnel del carpo suelen desaparecer con un tratamiento médico adecuado basado en: el uso de medicamentos que contribuyan a eliminar la inflamación y mejorar la conducción nerviosa, la terapia del dolor a nivel local, la rehabilitación física y el reposo o cese de la actividad que produjo la lesión.

Una vez eliminados los síntomas es imprescindible llevar a cabo actividades de educación sanitaria e higiene postural, las cuales se enfocan en entrenar al trabajador en la forma correcta de llevar a cabo las actividades para prevenir la aparición, o bien la reaparición, de lesiones.

Muchas veces los pacientes que acuden con molestias en las manos, a los que se les diagnostica Síndrome del Túnel del Carpo, suelen preocuparse al recibir este diagnostico ya que piensan que su única opción es la cirugía.  Realmente el tratamiento quirúrgico se lleva a cabo en los casos en los que no hay respuesta con el tratamiento conservador basado en la fisioterapia y suelen ser pocos casos.



¿Es posible prevenir esta afección?


La mejor intervención médica ante el síndrome del túnel del carpo, es la llamada Prevención Primaria, consistente en capacitar y formar al trabajador en qué es el síndrome del túnel del carpo y cómo prevenir su aparición mediante la implementación de una serie de medidas de tipo ergonómico durante la ejecución de la actividad laboral. 

Una vez que el trabajador se ha lesionado, debe ser tratado para recuperar la salud e igualmente debe ser capacitado y formado para prevenir nuevas lesiones.



Dolor Crónico



El dolor crónico es la principal causa de incapacidad, los analgésicos alivian el dolor parcialmente pero los pacientes necesitan dosis cada vez mayores para controlar el dolor. El enfoque multidisciplinario permite llegar a un diagnostico y tratamiento correctos.



El principal motivo de consulta al medico es el dolor, puede tener una intensidad que va desde una simple molestia hasta ser realmente insoportable, su localización es variada según su origen y tiende a presentarse acompañado por otros síntomas que facilitan determinar su causa.  En muchos casos desaparece con o sin tratamiento medico en un corto plazo, sin embargo en aproximadamente un 30 a 35 % de los pacientes se convierte en un fantasma que los acompañará por mucho tiempo.  El dolor crónico es una de las principales causas de incapacidad y ausentismo laboral.

Cuando la duración del dolor se prolonga en el tiempo por más de seis meses se le denomina dolor crónico.   Este padecimiento cada día se hace más común, ya que las mejoras en la calidad de vida de la población han llevado a prolongar la expectativa de vida, y por consiguiente a permitir que los individuos vivan suficiente tiempo para que aparezcan problemas degenerativos de todos los órganos del cuerpo.

Una de las estructuras que más comúnmente se ve afectada por los procesos degenerativos crónicos es el aparato locomotor, el deterioro de los cartílagos articulares, los discos intervertebrales, la composición mineral del hueso y la integridad de músculos, ligamentos y tendones dan lugar a diversas enfermedades dolorosas como lo son la artritis, artrosis, hernias discales, espondilitis, neuropatías, osteoporosis, etc. Estas enfermedades tienden a ser progresivas por lo que el dolor, así como los demás síntomas asociados, van aumentando gradualmente su intensidad llegando en muchos casos a ser intolerable para el paciente.

Sin embargo, existen otras causas de dolor crónico que no son de origen degenerativo.  En personas más jóvenes solemos ver casos de migraña, neuralgias del trigémino, así como dolores en la columna cervical y lumbar asociados con malas posturas durante la jornada laboral, con lo que entramos en el mundo de las enfermedades ocupacionales. Los diabéticos por su parte suelen padecer un trastono doloroso muy característico conocido como Neuropatía Diabética.


La Fibromialgia: ¿realidad o ficción?


Hace algunos años atrás se empleaba frecuentemente el término Hipocondríaco en personas que referían dolor intenso en todo el cuerpo sin una causa aparente.  Hoy en día estas personas, generalmente mujeres jóvenes, ya no son condenadas a este dictamen.  Actualmente la mayor comprensión de los mecanismos químicos involucrados en la génesis del dolor aclaran este tipo de cuadros, dándoles un nombre propio: Fibromialgia.

Esta enfermedad es una entidad que produce dolor generalizado, sin embargo existen varios puntos en los que aparece de forma constante y que son clave para hacer el diagnóstico, acompañándose además por tres manifestaciones muy propias como son insomnio, cansancio y ansiedad o depresión.


¿Qué hacemos?


Nuestra labor como centro de Terapia del Dolor ha sido enfocada, a lo largo de nuestros trece años de ininterrumpida labor, a brindar una opción real y efectiva a pacientes que se encuentran padeciendo enfermedades que a lo largo del tiempo les han producido dolor de diversa localización acompañado por síntomas desagradables, que definitivamente han impactado en su calidad de vida, llevándolos a padecer de variados grados de discapacidad; entre estos síntomas desagradables destacan el insomnio, agotamiento, depresión, irritabilidad, angustia y desesperanza.  

Evidentemente todas estas molestias inicialmente afectan el desempeño laboral de quien las padece, la falta de un tratamiento adecuado profundiza los síntomas llevando al individuo a un aislamiento de sus actividades sociales, familiares e incluso actividades de higiene y cuidado personal.  Esto se hace más trascendente si tomamos en consideración que aproximadamente un 30 % de las personas, en edad adulta, padece algún tipo de dolor crónico.

Todo esto ocurre, en gran medida, por la visión tubular al dar un diagnóstico y tratamiento a estos pacientes condicionado por la especialidad del médico al que consultan, de ahí la diferencia en el manejo cuando un dolor, por ejemplo de la región del cuello, es evaluado por un neurólogo, un fisiatra, un traumatólogo, un internista, un neurocirujano o un reumatólogo, cada quien, basado en su experiencia, llegará a un programa de tratamiento muy distinto, surgiendo entonces una interrogante: ¿Cual de todos ellos tiene la razón?, la verdad es que la razón absoluta no la tiene ninguno... 

De ahí surge la iniciativa de crear un centro especializado en Terapia del Dolor, en la búsqueda de convertir esa clásica visión tubular en una visión mas bien integral del problema al permitirle a un paciente ser evaluado por un equipo de profesionales interrelacionados entre si, que trabajan en equipo para brindarle soluciones a cada uno de ellos. En los Centros ó Unidades del Dolor, como es nuestro caso, se intenta realizar un estudio y diagnóstico de los procesos de dolor crónico para entender mejor los mecanismos implicados y aplicar así el tratamiento más específico.

Por tal razón. contamos en El Bienestar con un equipo compuesto por internistas, fisiatras, traumatólogos, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, con lo cual hemos podido brindar respuestas reales, permitiéndoles recuperar su calidad de vida y llegar incluso, en los casos más difíciles, a tener una vida más digna con un reintegro a las actividades sociales, familiares e incluso laborales a nuestros pacientes, en lapsos de tiempo realmente cortos (si consideramos que los mismos pueden estar presentando dolor desde hace varios meses e incluso en la gran mayoría años) y a unos costos realmente accesibles, todo esto además en un ambiente agradable en donde los pacientes son bien atendidos, no deben someterse a largas esperas y disponen de rapidez en la obtención de una cita.


¿En que consiste la Terapia del Dolor?


Al hablar de Terapia del Dolor nos referimos a una serie de técnicas, procedimientos y tratamientos dirigidos a recuperar al paciente con dolor crónico.  Inicialmente se hace necesario una evaluación médica integral, posteriormente según los hallazgos y las impresiones diagnosticas se plantea el plan de tratamiento que suele sustentarse en cuatro pilares: Tratamiento especifico de la enfermedad que produce el dolor, tratamiento del dolor, rehabilitación de la estructura lesionada para recuperar su función y medidas preventivas para evitar recaídas o la aparición de una nueva lesión.



El tratamiento del dolor que aplicamos es de dos tipos, Farmacológico: Los analgésicos suelen ser ineficaces en dolor crónico, por lo que se emplean medicamentos del tipo moduladores, son medicamentos especiales que tienen efectos en los mecanismos de transmisión del impulso doloroso al sistema nervioso central, Terapias:  Aplicamos tratamientos locales en los puntos o estructuras dolorosas para disminuir las molestias y la inflamación, en este sentido contamos con herramientas como la Terapia Neural, los Bloqueos y las Infiltraciones, es estas los medicamentos empleados y los puntos a usar dependerán del diagnóstico de cada paciente.

Afrontar el dolor a través de los pensamientos


El dolor crónico es la principal causa de incapacidad, los analgésicos alivian el dolor parcialmente pero los pacientes necesitan dosis cada vez mayores para controlar el dolor. El enfoque multidisciplinario permite llegar a un diagnostico y tratamiento correcto, sin embargo es mucho lo que se puede lograr cuando el paciente logra cambiar su visión y su actitud frente a la enfermedad.

           
El dolor es una percepción muy particular y propia de quien lo padece, de ahí que cada persona debe aprender a enfrentarlo y establecer, con ayuda de su equipo de salud, los pasos que le lleven a alcanzar las metas planteadas entre ambos (paciente-equipo de salud).

En la terapia del dolor no todo el abordaje es farmacológico, existen diversas estrategias que pueden ser útiles para controlar el dolor, algunas de ellas basadas en la alteración de ciertos patrones de pensamiento. En este sentido les presentamos dos herramientas útiles y fáciles de aplicar.



Distracciones

Procure enfocarse activamente en eventos sensoriales o mentales para desviar la atención en el dolor, puede usar un sentido por vez:

  • Visuales: Contemple una pintura, escena, paisaje, etc. fijándose en sus detalles.
  • Auditivos: Escuche música activamente.
  • Técnicas mentales: Cuente elementos de su entorno, cuadros, adornos, pájaros, arboles, cerámicas en su pared, baldosas de los pisos, etc.

Imágenes mentales

Se basa en enfocarse activamente en recuerdos placenteros. Para ello póngase cómodo en un lugar confortable donde pueda relajarse, trate de evocar un recuerdo agradable o visualice una escena de su agrado, trate de  usar todos sus sentidos: si está en una playa vea el colorido del paisaje, escuche el sonido de las olas y los pájaros, sienta la brisa y el calor del sol en su piel, perciba el aroma del agua del mar y sienta el gusto de una bebida fresca en su boca e incluso sienta el bienestar de estar en ese lugar.   Si trata de “vivir” esa imagen, en vez de solo visualizarla, se sorprenderá de los resultados.

Qué hacer en caso de dolor en el cuello, ¿Cuál es su tratamiento?






Existe una serie de consejos útiles para prevenir la aparición de dolor en el cuello, todos ellos enfocados en la adopción de posturas correctas.  Sin embargo cuando el dolor ya está presente se hace necesaria la ayuda de un especialista.



El dolor en el cuello, también conocido como Cervicalgia es una molestia muy frecuente, especialmente en las mujeres, que en la mayoría de los casos se relaciona con un estado de tensión muscular asociado con  la adopción de malas posturas al llevar a cabo las actividades diarias.

Desde el punto de vista médico,  al momento de evaluar a un paciente que consulta por dolor en la columna cervical, el punto de partida corresponde a una evaluación física detallada tanto de las estructuras del cuello como del organismo en general para descartar una serie de problemas responsables de la aparición de dolor en el cuello distintos a los problemas musculares, en estos últimos cabe descartar alteraciones de la glándula tiroides, amígdalas, articulación temporomandibular, infecciones y tumores. 

Una vez identificada la causa se determina la necesidad de practicar estudios complementarios, muchas veces el examen físico es suficiente sin embargo, cuando se hace necesario, una radiografía o una resonancia magnética suelen ser de gran ayuda. 


Tratamiento del dolor en el cuello



En materia de tratamiento en los centros de terapia del dolor se cuenta con opciones de terapias que van más allá de la prescripción de algún analgésico o relajante muscular, los problemas dolorosos del cuello deben complementarse con terapias locales para eliminar el dolor como la terapia neural y los bloqueos, en muchos casos se acompañan por un programa de rehabilitación que permite eliminar las contracturas de los músculos y recuperar la normal movilidad del cuello, así como por actividades de terapia ocupacional en las que se enseña a la persona a llevar a cabo sus actividades diarias sin lesionarse y una rutina sencilla de estiramientos y técnicas de relajación que podrá efectuar en su hogar u oficina para evitar que las molestias vuelvan a aparecer.  


Consejos útiles para prevenir el dolor en el cuello


  • Evite las posturas sostenidas, en especial en flexión, si debe hacerlo interrumpa la postura cada 45 minutos y haga movilizaciones del cuello.
  • Evite mirar hacia arriba y hacia debajo de forma rápida o forzada.
  • Cuando cargue peso trate de llevar pequeñas cantidades y repartidos entre ambos brazos.
  • Cuide la postura frente al computador, no solo en la oficina, observe estos cuidados también en su  casa. Procure que el borde superior del monitor se encuentre a la altura de sus ojos.
  • Evite dormir boca abajo, la mejor postura al dormir es de medio lado con una almohada pequeña  bajo el cuello y otra almohada en el espacio entre ambas rodillas.
  • Procure hacer ejercicios con regularidad, en especial estiramientos de los músculos del cuello,  acompáñelos por alguna técnica de relajación.
  • No se automedique y consulte al médico si las molestias persisten.






Consecuencias de no tratar adecuadamente el dolor en el cuello


Cuando los problemas de la columna cervical no reciben un tratamiento adecuado suelen volverse crónicos, es decir sostenidos en el tiempo, afectando las emociones, el sueño y el ánimo de quien los padece.  Si este es su caso, no debe acostumbrarse a sentir dolor, busque ayuda especializada y seguramente además de vivir sin dolor, recuperará su calidad de vida.

domingo, 23 de febrero de 2014

Bienvenidos al Blog




El principal motivo de consulta al médico es el dolor, este es un síntoma molesto que puede tener una gran variedad de modalidades dependiendo de la causa que lo produce.  En el caso particular del dolor musculo esquelético suele acompañarse por grados variables de discapacidad que tienen una importante repercusión sobre las actividades personales, sociales y laborales de quien lo padece.


La idea de este Blog es ayudar a las personas que padecen dolor crónico músculo esquelético, mediante la publicación de información científica seria que les ayuden a entender los mecanismos por los que se producen estas enfermedades, su tratamiento, las medidas generales que pueden ayudarle, la prevención tanto de su aparición como de sus complicaciones, al tiempo de aclarar las dudas que surjan en torno a las mismas.

Toda esta información se complementa con nuestra experiencia de mas de 16 años como centro de terapia del dolor y rehabilitación física.



Siéntanse en la libertad de dar sus aportes y compartir sus dudas e inquietudes, para que así podamos decir todos:  Adiós al Dolor...