Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

sábado, 30 de agosto de 2014

Ciática: ¿Qué es y por qué se produce?


El dolor lumbar es el tipo de dolor musculo esquelético más frecuente, cuando además de afectar a la región lumbar irradia al glúteo o a la pierna toma el nombre de ciática, ya que se origina por inflamación del nervio ciático.


La Ciática es un dolor de muy fuerte intensidad común en personas adultas,  puede originarse en la región lumbar o el el glúteo y a partir de allí se irradia a lo largo de la pierna hasta la altura de la rodilla, la pantorrilla o el pie,  generalmente se presenta en una sola pierna y es percibido como una sensación muy desagradable de corrientazo o descarga eléctrica. Cuando el dolor se localiza además en la zona lumbar o en la parte baja de la espalda se denomina Lumbociatica o Lumbociatalgia.

Este trastorno recibe este nombre ya que su causa es la inflamación o compresión de un nervio llamado nervio ciático, que se origina a nivel del glúteo desde donde se dirige hacia la pierna para darle inervación tanto motora como sensitiva al miembro inferior.  El dolor por irritación del nervio ciático abarca la cara posterior del muslo, la cara externa de la pierna y el pie, puede acompañarse por sensación de hormigueo, entumecimiento, calambres, ardor y pérdida de la fuerza para caminar, mantenerse de pie o subir escaleras.

El dolor por ciática suele aparecer de forma brusca tras un esfuerzo o al realizar una actividad con el tronco inclinado hacia adelante, generalmente se presentan episodios breves de dolor lumbar de pocos días de duración que ceden espontáneamente hasta que un día aparece la crisis, es característico que una persona que se encontraba perfectamente bien tras inclinarse hacia adelante para tomar  algún objeto, como bolsas o paquetes pesados,  al tratar de incorporarse siente como si algo se rompe en su espalda quedando inmóvil.  Muchas veces es necesario que alguien le ayude a incorporarse e incluso a desplazarse a algún sitio donde pueda recostarse.

La Ciática es en la mayoría de los casos una enfermedad que cede espontáneamente o con tratamiento en pocos días con reposo y un ciclo corto de medicamentos analgésicos, si no se toman medidas como adoptar mejores posturas, bajar de peso y fortalecer la musculatura lumbar seguramente volverá a presentarse una o varias veces en otro momento de la vida. 


Reposo: ¿Bueno o malo?


Durante la crisis dolorosa es necesario realizar un reposo relativo, este consiste en mantenerse activo evitando los esfuerzos y los movimientos de flexión, extensión o rotación del tronco.  Al contrario de la creencia común, el reposo no solo no es recomendable sino que en un gran número de estudios se ha comprobado que retarda la recuperación e incluso se asocia con el aumento en la intensidad del dolor y la duración de la crisis.

Ante un episodio de ciática deberá suspenderse la actividad que la desencadeno, observar las posturas y tratar de llevar a cabo las actividades en la postura adecuada y aplicar calor local. El calor es un gran aliado para el dolor lumbar, resulta más efectivo si se aplica calor húmedo en vez de calor seco, para ello se recomienda usar una fomentera eléctrica o humedecer una toalla en agua caliente a tolerancia y colocarla sobre la zona adolorida de 10 a 15 minutos varias veces al día.

El tratamiento de la crisis de ciática consiste en el uso de medicamentos analgésicos y relajantes musculares, también puede aplicarse un esquema de Fisioterapia, esta terapia ayuda a que la crisis dolorosa cese más rápidamente, la aplicación de medios físicos como el calor y el ultrasonido, la electricidad y los masajes son de gran utilidad.  

Además de cuidar las posturas es importante vigilar el peso y tratar de disminuirlo, un número importante de crisis tipo ciática ocurren en personas con sobrepeso y obesidad.





domingo, 24 de agosto de 2014

Lesiones del cartílago y su tratamiento





La gran mayoría de las enfermedades articulares se caracterizan por producir daño a las diversas estructuras que la componen,  en especial a una de ellas: el cartílago. Aquí te explicaremos que es exactamente esta estructura, cual es su función y de que forma terapias como la aplicación de Ácido Hialurónico y el Plasma Rico en Plaquetas pueden revertir este daño.


El Cartílago es un tipo de tejido que cumple importantes funciones de sostén, por lo que forma parte del tejido conectivo.  Existen muchos tipos de cartílago, como el que forma las orejas y el tabique de la nariz que tienen una función netamente estructural permitiendo darles su  forma característica.

En los huesos, desde el nacimiento y hasta la adolescencia, existe un tipo especial de cartílago que se ubica entre el extremo y la parte media de los huesos, este es el llamado cartílago de conjunción y es el responsable de permitir que el hueso crezca y por lo tanto que el niño aumente de estatura.  Al final de la adolescencia este cartílago es reemplazado por tejido óseo y el hueso se consolida.

Un tipo especial de cartílago es que el recubre a los huesos en las superficies en las que estos entran en contacto entre sí, es llamado cartílago articular.  Este tipo de cartílago permite que la superficie articular sea lisa facilitando el deslazamiento de los huesos, en la articulación de la rodilla existen dos estructuras cartilaginosas especiales que son los meniscos, estos cumplen una importante función al amortiguar el impacto durante caídas, saltos e incluso al caminar.

El cartílago es un tejido que no tiene vasos sanguíneos ni terminaciones nerviosas, se nutre por difusión de los nutrientes a partir del liquido sinovial.  

En enfermedades como la Artrosis, fenómenos como la sobrecarga mecánica y los microtraumatismos repetitivos originan pequeñas fisuras en el cartílago que finalmente lo erosionan exponiendo el hueso que se encuentra por debajo, llamado hueso  subcondral, esto es lo que produce el dolor característico de esta enfermedad.  

En otros tipos de artritis como la Artritis Reumatoide el daño al cartílago ocurre por mediación del sistema inmunológico, en un proceso de autoinmunidad en donde por diversas razones el organismo inicia una acción de ataque contra esta estructura que finalmente lleva a su destrucción.

Tratamiento de las lesiones de cartílago


El cartílago lesionado puede repararse con terapias y tratamientos que le brinden los constituyentes de matriz, a tal efecto existen dos tratamientos que son de gran ayuda:


  • Aplicación de Ácido Hialurónico.  Esta terapia tiene el nombre de Viscosuplementación, y consiste en la aplicación del ácido hialurónico dentro de la articulación para que de allí sea tomado para fabricar nuevo cartílago. (Ver más sobre este tratamiento).
  • Aplicación de Plasma Rico en Plaquetas. Los factores de crecimiento derivados de las plaquetas son sustancias que normalmente utiliza el organismo para reparar el daño en los diversos tejidos, como es el caso de heridas, fisuras, fracturas, esguinces  desgarros, entre otros.  La aplicación de estos factores dentro de la articulación permite activar los procesos de reparación del cartílago. (Ver más sobre este tratamiento).

Estas terapias pueden aplicarse en forma conjunta, su principal utilidad es en pacientes con artrosis, condromalacia de la rotula y lesiones de los meniscos, especialmente cuando se encuentran en fases iniciales o medias de la enfermedad.  Cuando se combinan con un esquema de rehabilitación física y modificación de factores como el sobrepeso y la obesidad pueden ayudar a recuperar a calidad de vida del paciente.



jueves, 21 de agosto de 2014

Sujetar el teléfono con el hombro puede ocasionar lesiones







Hablar por teléfono es una actividad rutinaria que forma parte de la vida cotidiana, asuntos laborales, recados, invitaciones, planificación de eventos y hasta visitas sociales se llevan a cabo por vía telefónica. Por si solo este hábito no acarrea ningún riesgo, sin embargo si se hace durante actividades que requieran mantener las manos ocupadas, adoptando además posturas inadecuadas, puede acarrear consecuencias para la salud.


En ocasiones estas llamadas son algo inoportunas y deben ser atendidas mientras se llevan a cabo otras actividades que requieren del uso de las manos lo que hace que para poder seguir conversando la persona se vea en la necesidad de adoptar una de las posturas más dañinas para la columna cervical: flexionar el cuello de lado para poder sujetar el teléfono entre el oído y el hombro.

Esta postura totalmente anti ergonómica es capaz de originar sobrecarga sobre los discos intervertebrales ubicados en la columna cervical, si ocurre esporádicamente o por poco tiempo no suele acarrear consecuencias, sin embargo cuando se vuelve un hábito rutinario y se mantiene por largos períodos de tiempo puede originar tensión muscular y contracturas en los músculos del cuello, si a pesar de esto se mantiene el hábito se producirían entonces cambios degenerativos que darán paso al desarrollo de Artrosis de la columna cervical, también conocida como Cervicoatrosis.

La Artrosis cervical es una enfermedad que produce dolor al mover el cuello, siendo característicos que durante los movimientos la persona sienta un traquido o tenga la sensación de que tiene arena o un roce en el cuello, en muchos casos el traquido puede ser audible para las personas que se encuentran alrededor.  Otro síntoma que acompaña a esta enfermedad es el mareo o vértigo con los cambios de posición de la cabeza.

Si bien es poco frecuente, han ocurrido casos de accidentes cerebrovasculares cuando se mantiene esta posición por un período de tiempo prolongado. Esto es debido a que detrás del oído hay un fragmento de hueso con forma de una aguja que se localiza cerca de una importante arteria del cuello llamada Arteria Carótida, cuando este fragmento llamado Apófisis Estiloides es un poco más largo (lo que puede ocurrir como una variante anatómica normal en algunos individuos) es capaz de comprimir la arteria o incluso desgarrarla al mantener el cuello el flexión lateral si ademas de llevan a cabo movimientos simultáneos de rotación, esto produce una hemorragia que afecta la circulación cerebral ocasionando este tipo de accidente vascular. 


¿Cuál es la forma correcta?


Lo ideal es no hablar por teléfono mientras se lleva a cabo otra actividad, cuando esto no sea posible deberá entonces procurarse hacerlo sujetando el auricular con una mano y no con el hombro o ayudarse con el uso de dispositivos como los auriculares, manos libres o altavoz, que permiten mantener la conversación sin caer en posturas viciosas.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Tendinitis del pulgar



Con relativa frecuencia algunas personas que consultan al médico pensando que tienen un síndrome del túnel del carpo salen del consultorio con un diagnóstico distinto, este es el caso de las personas que presentan una enfermedad conocida como Tendinitis D’Quervaín que produce dolor en el dedo pulgar que puede afectar también a la muñeca, si bien tiene muchas causas está siendo cada vez más visto en consulta por el uso excesivo de los teléfonos inteligentes.



El dedo pulgar tiene la capacidad de efectuar sus distintos movimientos gracias a una serie de músculos, los que se ubican en la cara de este dedo que forma parte de la palma de la mano tienen como función flexionar y realizar el movimiento que lo coloca en oposición a los demás dedos, los músculos localizados en la cara dorsal tienen la función de extender o estirar al dedo.

Uno de los extensores, conocido como extensor largo del pulgar corre por la cara dorsal de este dedo como un tendón que se inserta en la última falange, este tendón interviene en una gran cantidad de movimientos relacionados con sujetar objetos y mantener firme el dedo. Cuando estos movimientos se hacen de forma repetitiva o de forma brusca pueden lesionarlo dando origen a la Tendinitis D’Quervain. 

Otras causas de esta afección la constituyen la practica de algunos deportes, la ejecución de manualidades y el uso excesivo del teclado de los teléfonos móviles.

El dolor en esta afección abarca todo el dedo pulgar, pero en ocasiones alcanza una intensidad tal que irradia hacia la base del dedo y a la muñeca, por lo que puede ser confundido con el Síndrome del Túnel del Carpo.

Una forma fácil de reconocer esta afección es pidiéndole al paciente que cierre el puño manteniendo el pulgar dentro de los demás dedos, a continuación debe estirar el brazo hacia adelante manteniendo la cara dorsal de la mano mirando hacia afuera y flexionar la muñeca hacia abajo. Esto reproducirá el dolor que siente el paciente y confirma el diagnóstico.



Tratamiento de la Tendinitis D’Quervain


El tratamiento de esta tendinitis es médico conservador, se debe combinar el uso de medicamentos del tipo antiinflamatorio con el reposo de la mano, este último es fundamental e incluso se recomienda el uso de una férula que permita mantener el dedo pulgar inmóvil.

El hielo es un gran aliado en personas con tendinitis, la mejor forma de aplicarlo es haciendo un leve masaje en la zona dolorosa, también puede usarse colocando bolsas de gel congelado pero estas debe estar envueltas en un paño y no dejarse nunca en contacto directo con la piel ya que pudiera ocasionar una quemadura.


En la medida que el dolor disminuye se debe iniciar un programa de ejercicios para recuperar la movilidad y la fuerza muscular, también es necesario reeducar al paciente en la forma adecuada de llevar a cabo sus actividades diarias para evitar nuevas lesiones.




sábado, 9 de agosto de 2014

Lesiones de los discos de la columna cervical




El dolor en el cuello es una dolencia frecuente, la gran mayoría de las veces se produce por tensión muscular, sin embargo la gran capacidad de movimientos del segmento cervical de la columna vertebral y su función estabilizadora de a posición de la cabeza la someten a diversas sobrecargas al mantener posturas inadecuadas de forma sostenida que llevan a la lesión de los discos intervertebrales. Aquí te explicamos como se producen estas lesiones, cuáles son sus síntomas y cuales son esas posturas a evitar.


Los discos intervertebrales son estructuras blandas que se encuentran entre las vertebras, tienen como función amortiguar el impacto y facilitar su movimiento, los discos intervertebrales se localizan en toda la columna excepto entre la primera vertebra y la segunda vértebra cervical, conocidas como C1 y C2 respectivamente.

La columna cervical es el segmento más móvil de la columna vertebral lo cual facilita que se lesione, siendo el disco C6-C7 el que se afecta con mayor frecuencia.

En la imagen se aprecia un disco intervertebral en color azul que se encuentra lesionado, parte del material sale hacia la parte posterior y contacta con la raíz nerviosa en amarillo, llegándola a comprimir.  

Este tipo de lesiones de los discos pueden ocasionar síntomas como dolor en el cuello o la nuca que puede confundirse con las molestias producidas por inflamación muscular de otro origen.  Molestias como dolor que irradia a los hombros o los brazos, disminución de la fuerza muscular, sensaciones anormales como calambres, corrientazos y adormecimiento son señal de que los discos lesionados están ocasionando inflamación de las raíces nerviosas que se originan en la columna cervical.

Los discos intervertebrales no suelen lesionarse por un único evento traumático, más bien son el resultado de lesiones repetitivas producto de sobrecarga mecánica por esfuerzos o malas posturas sostenidos en el tiempo, especialmente cuando hay antecedente de eventos traumáticos como el síndrome de latigazo cervical.

Las alteraciones en los discos se ven agravadas ante la presencia de enfermedades degenerativas como la artrosis son  capaces de afectar las vertebras limitando su movilidad lo que se traduce por dolor en el cuello.  Otro factor capaz de agravar el proceso degenerativo de los discos es el hábito tabáquico.


Posturas asociadas con el desarrollo de lesiones de la columna cervical



Existen algunas posturas capaces de desencadenar lesiones de la columna cervical, las principales son:

  • El trabajo en posición sentada con la cabeza fija forzada hacia adelante (movimiento de protrusión de la cabeza) es la que más se asocia con cuadros dolorosos intensos de la columna cervical, esta postura es frecuente al trabajar con el computador o al operar maquinarias que requieren gran atención y son capaces de producir lesiones importantes de los discos cervicales si se mantienen  de forma fija por largos períodos de tiempo.
  • Mantener la columna en flexión sostenida hacia adelante, esta postura es común en personas que realizan manualidades, personas que leen o escribe.
  • Hábitos como dormir boca abajo con la cabeza de lado también se asocian con el desarrollo de lesiones de este segmento de la columna.
  • Movimientos bruscos que impliquen rotar el cuello y flexionarla lateralmente