Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

lunes, 23 de marzo de 2015

Tratamiento de la artrosis con Ozono





La aplicación de Ozono intraarticular es un tratamiento que permite no solo aliviar el dolor producido por enfermedades como la artrosis, sino además reparar el daño existente en el cartílago articular, mejorar la movilidad y recuperar la capacidad funcional de al articulación, todo lo cual contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad.


La artrosis es la enfermedad degenerativa más frecuente, su aparición se relaciona con factores como el sobreuso, los traumatismos y el componente hereditario familiar.

Si bien los factores mecánicos son los mas relacionados con el desarrollo de esta enfermedad, no son los únicos que la producen, la lesión del cartílago ocurre por un mecanismo en el que se involucran además  factores inflamatorios.

Ozonoterapia como tratamiento de la artrosis


El tratamiento de la artrosis se sustenta en varios tipos de tratamiento, sin embargo terapias como el ozono y el plasma rico en plaquetas son las únicas que pueden lograr no solo detener el progreso de la artrosis sino además regenerar el cartílago con lo cual ademas de aliviar el dolor es posible recuperar la articulación afectada.

En el caso de articulaciones afectadas por procesos degenerativos como la artrosis la aplicación de ozono se lleva a cabo de forma intraarticular, es decir, debe ser aplicado dentro de la articulación

Efectos del ozono sobre el cartílago articular


El ozono al ser aplicado en las articulaciones afectadas por procesos como la artritis y la artrosis produce una serie de efectos entre los que se encuentran:


  • Disminuye la producción de prostaglandinas, sustancias capaces de activar el proceso de la inflamación, este es el mismo mecanismo por el que actúan los medicamentos antiinflamatorios.
  • Aumenta la producción de sustancias que inhiben las señales dolorosas como las endorfinas.
  • Disminuye la producción de sustancias como los radicales libres relacionadas con el proceso del envejecimiento.
  • Estimula la proliferación de los fibroblastos y condrocitos, que son las células a partir de las cuales se desarrollará un nuevo cartílago.
  • Estimula la producción de colágeno y glucosaminoglicanos que son los elementos que junto con las células conforman el cartílago articular.
  • Tiene la propiedad de relajar la musculatura y tejidos blandos que rodean a la articulación, con lo cual se liberan las contracturas que también son capaces de producir dolor en estos pacientes.
  • Mejora la capacidad funcional y movilidad de la articulación.


Ventajas del tratamiento con ozono en personas con artrosis



El tratamiento de la artrosis con ozono se basa en la aplicación de cantidades establecidas de este gas dentro y alrededor de las articulaciones.  Se lleva a cabo con frecuencia semanal siendo necesaria la aplicación de un esquema que varia entre 5 a 8 sesiones, las cuales podrán ajustarse en cada caso.

El ozono por ser un gas y no una sustancia de tipo farmacológica tiene una serie de ventajas como parte del tratamiento de las enfermedades articulares, en especial la artrosis.


Este tratamiento tiene una serie de ventajas frente a otras terapias, en especial frente a las terapias como las infiltraciones con esteroides en las articulaciones.


  • No produce efectos secundarios.
  • Puede ser aplicada en personas que padecen enfermedades crónicas asociadas como es el caso de personas con diabetes, hipertensión arterial y cardiópatas.
  • Es seguro en personas con insuficiencia renal e insuficiencia hepática ya que no necesita de estas vías para su eliminación a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los medicamentos.
  • Es una alternativa segura y eficaz en personas que son alérgicas al acetaminofen, a la dipirona y a los AINES.
  • Es bien tolerado y su aplicación carece de efectos secundarios.
  • Es ambulatorio, puede aplicarse en el consultorio tras lo cual el paciente puede retomar sus actividades cotidianas.
  • Se logran resultados favorables entre la 5ta y la 8va sesión en la gran mayoría de los pacientes.



Artículos relacionados



Tratamiento de las Hernias Discales con Ozono Ver artículo

Tratamiento de la Artrosis con Plasma Rico en Plaquetas Ver artículo 


martes, 17 de marzo de 2015

Tratamiento de las hernias discales con Ozono






La Ozonoterapia o Terapia de Ozono es una novedosa técnica de tratamiento empleada en diversas enfermedades, la cual se basa en la administración de ozono en los tejidos lesionados. Es un tratamiento seguro que puede ser aplicado en personas que padecen enfermedades asociadas o que reciban tratamientos crónicos.

El Ozono es un gas que se obtiene al hacer pasar una corriente de alta intensidad a través del oxígeno, lo que se logra con el uso de aparatos generadores de ozono. El ozono empleado con fines médicos se basa en una combinación de ozono y oxígeno.


Efectos de la ozonoterapia en las hernias discales 


Una de las principales indicaciones de la aplicación de la ozonoterapia es en el tratamiento de las hernias discales, en donde es posible lograr varios efectos que mejoran notablemente las condiciones del paciente logrando evitar incluso la necesidad de ser sometido a una cirugía de columna para poder aliviar el dolor.


Los efectos que pueden lograrse en personas con hernias discales incluyen:


  • Disminución del dolor.  La mayoría de los pacientes logran una disminución importante en la intensidad del dolor, que puede tener una duración de varios meses, se han reportado casos en los que el dolor no vuelve aparecer. Esto es debido a que el ozono es capaz de reducir el tamaño de la hernia con lo cual disminuye la compresión de la misma sobre las estructuras vecinas lo que constituye la principal causa del dolor.
  • Alivio de las parestesias. Una de las principales molestias de los pacientes con hernias discales son las parestesias, se trata de sensaciones anormales percibidas como hormigueo, picazón, ardor, entumecimiento o un  adormecimiento doloroso que son muy desagradables y no desaparecen con el uso de medicación analgésica ni antiinflamatoria. En estos pacientes la terapia con ozono permite disminuir o incluso desaparecer estas molestias.
  • Disminución de la tensión  muscular.  El material procedente del disco intervertebral herniado es capaz de llevar a la producción de una gran cantidad de mediadores químicos que producen inflamación de la raíz nerviosa cercana así como del musculo, lo cual hace que este último de contracture lo cual en parte contribuye al dolor que presentan las personas con hernia discal.  El ozono tiene un poder antiinflamatorio que es capaz de neutralizar estas sustancias, ya que activa la circulación local y estimula además la eliminación de radicales libres.



Cómo se aplica el Ozono


Existen varias formas de aplicar el ozono en el tratamiento de las hernias discales, una de las más usadas consiste en su aplicación en la musculatura que rodea a la vértebra afectada así como a los lados de la columna vertebral, desde allí el ozono es capaz de alcanzar los discos intervertebrales por difusión.

Este tipo de aplicación hace que pueda ser llevado a cabo de forma ambulatoria en el consultorio médico. Por lo general se lleva a cabo bajo la forma de un esquema de varias sesiones que deberán ser aplicadas de forma periódica por un médico especializado y entrenado en este tipo de procedimientos.




miércoles, 11 de marzo de 2015

¿Qué son las Enfermedades Reumáticas?


El dolor es la principal causa de consulta al médico, constituye un síntoma subjetivo que lo lleva a ser definido como una sensación desagradable para quien la padece, puede presentarse en cualquier lugar o región anatómica del organismo obedeciendo a múltiples causas.  Cuando  afecta al aparato locomotor, estructura que nos permite movilizarnos y llevar a cabo nuestra vida de relación, adquiere una connotación especial y pasa a llamarse Reumatismo.

El Reumatismo no es una enfermedad en sí, este término se refiere más bien a un gran grupo de enfermedades que tienen como factor común la presencia de dolor, rigidez y limitación para el movimiento que afecta a músculos y articulaciones, estas además no son exclusivas de los ancianos, de hecho, muchas enfermedades reumáticas tienen inicio en edades tempranas, incluso durante la infancia. 

Los tipos más frecuentes de Reumatismos son los de tipo degenerativo asociados con el sobreuso, como es el caso de la Artrosis, enfermedad en la que el cartílago articular se desgasta ocasionando dolor y traquido de las articulaciones durante el movimiento, esta es la enfermedad articular más frecuente presentándose en más de la mitad de la población mayor de 60 años, afecta principalmente la columna, cadera y rodillas,  relacionandose con el sobreuso de las mismas y la obesidad.  

Otras formas también frecuentes la constituyen las Artritis postraumáticas, trastornos como la Gota, afección en la que los niveles elevados de acido úrico en la sangre generan depósitos de cristales que inflaman las articulaciones, clásicamente el hallux, mejor conocido como dedo gordo del pie y las Artritis sépticas en las que un agente infeccioso invade el interior articular. 

Causas menos frecuentes pero más complejas las constituyen enfermedades inmunológicas en las que se generan una serie de anticuerpos que destruyen las articulaciones y el tejido conectivo que las rodea, tal es el caso de la Artritis Reumatoidea, el Lupus eritematoso, la Esclerodermia, Polimiositis, Dermatomiositis y Artritis Reactivas.  Estas se acompañan por síntomas variados ya que afectan a todo el organismo y no solo al aparato locomotor, suelen afectar a mujeres jóvenes convirtiéndose en una importante causa de incapacidad.

Enfrentarse a una enfermedad reumática no significa estar desahuciado o quedar condenado a la incapacidad, si bien estos trastornos son complejos, su diagnostico y tratamiento oportunos pueden detener su progresión ayudando al paciente a tener una buena calidad de vida, esto solo es posible si el paciente busca ayuda oportuna para lo cual es de suma importancia evitar la automedicación, hábito que no hace más que ocultar síntomas importantes llevando a un diagnostico tardío.  

      Una vez hecho el diagnostico e instaurado el tratamiento es importante que el paciente comprenda que los calmantes son solo eso: calmantes, es decir, medicamentos que alivian pero que no cambian el curso de la enfermedad, de ahí la necesidad de emplear medicamentos antirreumáticos específicos que la controlen, detengan su progreso y eviten el daño articular y la incapacidad, su más temida complicación. Estos tratamientos suelen complementarse con la terapia del dolor, para aliviar la principal molestia que afecta a los pacientes y la fisioterapia con la que se logra recuperar y mantener los rangos de amplitud de movimientos así como fortalecer la musculatura para proteger las articulaciones.

Si usted tiene dolor de corta duración relacionado con algún esfuerzo que mejora y tiende a desaparecer con el reposo, seguramente no tiene nada de que preocuparse, pero si el dolor persiste o aparece periódicamente, dura más de seis semanas y se acompaña por rigidez por las mañanas o después de permanecer inactivo por algún tiempo, aumento de volumen, calor o enrojecimiento de sus articulaciones, es hora de visitar a un especialista.



Artículos relacionados


Dolor articular y cambios en el clima ¿Mito o realidad? Ver artículo

¿Existe relación entre el dolor articular y la ingesta de bebidas alcohólicas? Ver artículo



domingo, 8 de marzo de 2015

Neuralgia Occipital o Neuralgia de Arnold



La neuralgia craneal más frecuente es la Neuralgia de Arnold, también se conoce como neuralgia occipital y es debida a la inflamación del nervio occipital, que se origina en el cuello y asciende por la parte posterior de la cabeza y dentro del plano muscular profundo dando varias ramas que le brindan inervación tanto a los músculos profundos del cuello como al cuero cabelludo.



Una causa importante de dolor de cabeza la constituyen las neuralgias, se trata de un trastorno que afecta a los trayectos nerviosos localizados tanto en la cara como a nivel de la parte posterior del cráneo y que se manifiestan principalmente con dolor. Una de estas Neuralgias es la Neuralgia de Arnold, entidad capaz de producir dolor de cabeza que muchas veces es diagnosticado  erróneamente como una migraña.

La inflamación de los nervios es sumamente dolorosa, se caracteriza por el hecho de que el dolor se acompaña por una serie de molestias muy desagradables como son la sensación de ardor, quemazón o de pinchazos en el área afectada, que por lo general se ubican en la parte posterior de la cabeza pudiendo irradiar hacia la región de la frente, acompañándose su también de sensibilidad  en el cuero cabelludo, en algunos casos puede presentarse además dolor en la parte posterior de los ojos.

Estas molestias no responden bien al uso de los analgésicos o antinflamatorios comunes lo cual hace que los pacientes sientan además mucha ansiedad y angustia ya que no logran aliviar los síntomas con medidas generales.Todo esto es característico de un tipo especial de dolor, conocido como dolor neuropático, que es lo que afecta a estos pacientes.

La neuralgia craneal más frecuente es la Neuralgia de Arnold, también se conoce como neuralgia occipital y es debida a la inflamación del nervio occipital, que se origina en el cuello y asciende por la parte posterior de la cabeza y dentro del plano muscular profundo dando varias ramas que le brindan inervación tanto a los músculos profundos del cuello como al cuero cabelludo.


Causas de la Neuralgia de Arnold


Este tipo de dolor de cabeza suele ser debido a los procesos capaces de inflamar el nervio occipital, como ocurre en el caso de:

  • Traumatismos en la base del cráneo principalmente por golpes y caídas.
  • Inflamación por compresión directa por el uso de gorras o bandas muy ajustadas.
  • Enfermedades de la columna cervical sé afecten el origen del nervio, como es el caso de la artrosis como los problemas de los discos intervertebrales.
  • Contractura muscular o tensión muscular de los músculos del cuello.


Tratamiento de la Neuralgia de Arnold


Por tratarse de un dolor muy intenso en el que se involucran lesiones no sólo de los músculos sino también del sistema nervioso, el tratamiento debe combinar una serie de fármacos y terapias dirigidas a cada una de las causas del dolor,  sin embargo existe una serie de medidas generales que son de gran utilidad en estos casos:

  • Aplicarse frío local.  El frío actúa como antinflamatorios y es capaz también de aliviar el dolor, se recomienda aplicarlo por espacio de 5 a 10 minutos, cada cuatro a seis horas.
  • Masaje.  El masaje puede aliviar la tensión muscular y por lo tanto liberar en el nervio produciendo alivio. Es recomendable que sea aplicado como parte de un esquema de fisioterapia.
  • Estiramiento.  Los estiramientos son medidas muy útil es para aliviar la tensión muscular, es importante aplicar calor local antes de llevarlos a cabo para prevenir un desgarro muscular.
  • Medicación.  Los medicamentos analgésicos comunes no son suficientes para controlar estos síntomas, es necesario utilizar medicamentos capaces de combatir la inflamación y la tensión muscular. Cuando se presentan síntomas molestos como los pinchazos, ardor o quemazón se hace necesario utilizar medicamentos capaces de bloquear la transmisión de impulsos anómalos por parte del nervio inflamado, estos medicamentos se conocen como neuromoduladores.
  • Infiltración.  En algunos casos el dolor es persistente y se hace necesario aplicar un bloqueo nervioso o llevar a cabo una  infiltración para aliviarlo. 


La Neuralgia de Arnold es una condición que desaparece por completo tras su tratamiento adecuado. Es posible que algunos pacientes vuelvan a presentar episodios o crisis dolorosas especialmente sigue sufren de trastornos de la columna cervical o de contracturas musculares sostenidas como las que acompañan al síndrome miofascial.

Esta condición también puede acompañar a otros trastornos dolorosos de la cabeza como son la migraña y la cefalea tensional, dando origen a las llamadas cefaleas mixtas.


Actualizado el 24/11/2016

lunes, 2 de marzo de 2015

No todo dolor de cabeza es una Migraña



El dolor de cabeza, también conocido como cefalea, es una molestia común, si bien tiene varias causas es importante destacar que no todo dolor de cabeza es una migraña, debiendo diferenciarse otros tipos también comunes que muchas veces no son bien diagnosticados como ocurre con la cefalea tensional.


Los dolores de cabeza son una de las afecciones más comunes, se puede decir que prácticamente todos tendremos dolor de cabeza varias veces a lo largo de la vida, muchos de ellos motivados por situaciones como el trasnocho, cansancio, insomnio, ingesta copiosa de alimentos o de bebidas alcohólicas, infecciones, cuadros alérgicos, adoptar malas posturas, posterior a un traumatismo o motivado por conflictos o situaciones emocionales intensas.

Este tipo de dolores no representan mayor problema para quien los padece ya que con el uso de un analgésico común suelen desaparecer al cabo de algunos minutos sin dejar ningún tipo de molestia.

En otros casos es posible que el dolor presente unas características más definidas y tienda a persistir, lo cual afecta tanto el humor como la capacidad de llevar a cabo sus actividades diarias a quien lo padece.

Muchas veces ante un dolor de cabeza persistente se suele pensar en que se trata de una migraña, este termino ya se encuentra generalizado y pudiera decirse incluso que sobre diagnosticado ya que si bien las migrañas son frecuentes, no son el único tipo de dolor de cabeza que existe.

Uno de los tipos de dolor de cabeza más intenso que puede presentarse, que además suele durar varios días, es la cefalea tensional, es sorprendente la gran cantidad de pacientes que acuden cada día a diversas consultas y reciben el diagnóstico de migraña cuando en realidad tienen este tipo de cefalea, Otra condición común es en estos casos son las neuralgias, que también suelen ser mal diagnosticadas y serán discutidas en otro post de este blog.


Cefalea Tensional


La cefalea tensional como indica su nombre, es un tipo de dolor de cabeza que se debe a la tensión de las estructuras del cuello, frente y cuero cabelludo.  Se trata de un dolor de tipo opresivo en el cual la molestia es descrita como una sensación de tener un casco apretado en la cabeza.

Este tipo de dolor muchas veces se origina en la parte de atrás de la cabeza y el cuello desde donde corre hacia adelante pudiendo alcanzar la región frontal bien sea unilateral o bilateralmente.

Algo característico de la cefalea tensional es el hecho de que la presión sobre algunos puntos desencadena más dolor que incluso puede irradiarse a otras zonas, como es el caso de la frente, la parte alta de la espalda o incluso los hombros, esto es lo que se conoce como puntos gatillo o trigger points.

También es propio de este tipo de dolor el hecho de que dura varios días de forma continua, cosa que nunca sucede con una crisis migrañosa, ya que en esta última el dolor dura de uno a tres días posterior a lo cual desaparece por completo volviendo a presentarse solo si ocurre una nueva crisis.


Qué hacer ante una cefalea tensional


Este tipo de molestias no responden al tratamiento para medicamentos para la migraña ya que los mecanismos que las producen son completamente distintos, esto hace que en un paciente diagnosticado con "migraña" que no refiere alivio con los medicamentos indicados o en el que el dolor dure mas de 72 horas, deba pensarse más bien que estamos en presencia de una cefalea tensional.

Dado que este tipo de dolor es debido a la contractura de los músculos del cuello con afectación secundaria de los tendones y las membranas de recubrimiento del cráneo, deben adoptarse medidas similares a las que se aplican en caso de una contractura muscular, estos tipos de dolor responden bien a medidas como:

  • Vigilar las posturas y evitar los esfuerzos posturales.
  • Aplicar calor húmedo local sobre el área dolorosa.
  • Realizar un masaje suave en el cuello, nuca y cuero cabelludo.
  • Realizar compresión directa sobre los puntos dolorosos.
  • Usar un antinflamatorio solo o combinado con un relajante muscular.
  • Practicar estiramientos de los músculos tensos.
  • Adoptar medidas para afrontar el estrés y la tensión emocional.
  • Evaluar la calidad del sueño y adoptar medidas de higiene si este no es reparador.

En el caso de que estas medidas no sean suficientes es necesario visitar al médico para verificar si existe alguna otra condición o si efectivamente se trata de una cefalea tensional, así como estructurar un tratamiento personalizado que puede incluir terapias adicionales como un esquema de infiltraciones locales de los puntos gatillos y la fisioterapia.  También es importante identificar otras causas de tensión muscular como ocurre en el caso de Sindrome Miofascial y en los problemas de la Columna Cervical.