Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

domingo, 19 de abril de 2015

Dolor crónico: 7 consejos para sobrellevar un día difícil



El dolor crónico es una molestia que afecta notablemente la calidad de vida de quien lo padece si no es tratado adecuadamente, sin embargo los pacientes que están bien controlados pueden tener en ocasiones días difíciles, cuyo impacto puede minimizarse al poner en práctica estos 7 consejos.


Toda persona afectada por algún problema de salud capaz de producir dolor crónico ha podido constatar que la intensidad de su dolor varía a pesar de estar cumpliendo el tratamiento, fenómeno que puede ocurrir por varios factores.

Tensión en el trabajo o en el hogar, días de fiesta, visitas de familiares o amigos, compromisos, deudas o incluso llevar a cabo alguna actividad placentera pueden llevarle a pasar un día difícil.

1. Identifique su causa


Si presta atención podrá identificar los distintos factores que pueden hacerle tener un día difícil, esto le ayudará a estar preparado cuando ocurren situaciones similares, al tiempo que podrá ser usado para distribuir mejor sus actividades con la finalidad de prevenir la agravación del dolor.

2.  Elabore un plan


Muchas actividades son inevitables y debe afrontarlas, cuando sepa que viene un día difícil planifique las distintas tareas que va a llevar a cabo de manera tal que incluya pausas y descanso entre distintas actividades, incluso es conveniente posponer aquellas que puedan aumentar su malestar y que no tengan que ser ejecutadas obligatoriamente en ese día.

3.  Salga del círculo del dolor


Los días en que el dolor está presente con seguridad va a ser querer quedarse solo, esto muchas veces no es conveniente porque la soledad no es más que una oportunidad para dedicarse a pensar y lamentarse por su dolor y su condición de salud. Procure tener alguna compañía con la que pueda llevar a cabo algo que lo distraiga o lo mantenga ocupado, salga algún lugar que le resulte placentero, visite a alguien, realice una actividad recreativa, pero eso sí, mantenga toda conversación y toda acción lejos del dolor.

4.  No se preocupe, ocúpese


Cuando atraviese un día malo procure entender que hay una razón para ello y que también hay muchos días buenos, no se estanque y no tome decisiones acerca de su tratamiento en esos días, simplemente ocúpese en seguir la rutina de medicamentos, ejercicios o estilo de vida que debe mantener.

5.  Mantenga su horario


Los días difíciles son un mal momento para sobrecargarse con algunas actividades, especialmente las laborales, así que no es el mejor momento para el trabajar en exceso.  Igualmente no es un día para no llevar a cabo ninguna actividad ya que la falta de actividad física también puede influir negativamente en su dolor dando lugar a la aparición de síntomas molestos como la rigidez articular.

6.  Ponga en práctica alguna técnica de relajación


Un gran aliado de los días difíciles es la puesta en práctica de técnicas de relajación, escuche música suave, efectúe alguna una actividad que lo relaje, ponga en práctica alguna técnica o ejercicios de respiración. En ocasiones es útil llevar a cabo visualizaciones de momentos que hayan resultado plácidos o confortables, vuelva a sentir ese momento tratando de hacerlo con todos sus sentidos.

7.  Sea formal con sus medicamentos


En muchas condiciones dolorosas los pacientes cuentan con un tratamiento de base y un esquema de medicación para casos de crisis, cuando vaya a su control regular pídale a su médico que le indique que puede hacer en caso de una agravación, así como de qué manera podrá diferenciar entre un simple aumento en la intensidad de los síntomas o la aparición de otras condición que deba ser tratada. 

Revise la medicación que está recibiendo y verifique si  la está tomando de forma apropiada, igualmente precise si está tomando el medicamento exacto que le indicó su médico o le fue sustituido por otra marca al momento de suministrárselo o vendérselo, ya que en ocasiones los pacientes pueden tener menos efectos con los cambios en las marcas de los medicamentos a pesar de que se trate de la misma molécula o principio activo.

miércoles, 15 de abril de 2015

Sordera en el anciano




Uno de los factores que mas perturba la calidad de vida del anciano es la pérdida auditiva. Esta situación afecta notablemente su desenvolvimiento social y su interacción con el entorno siendo en muchos casos una causa importante de depresión.



La pérdida auditiva ocurre por varios factores, siendo uno de los fenómenos que acompañan al envejecimiento pudiendo afectar a un 30 a 40% de los mayores de 65 años. Sin embargo, esta no es su única causa,  cada vez aumentan los casos de esta discapacidad producto por la exposición a ruido de origen recreacional que ha acompañado a la población por décadas, desde el Walkman hasta el iPod y los teléfonos móviles.

Este fenómeno puede llevar a la pérdida de la audición por trauma acústico, cuando hay exposición a un volumen muy alto en un periodo de tiempo muy corto, o a la hipoacusia inducida por ruido, que ocurre con la exposición a un volumen mas bajo pero por periodos de tiempo prolongados.


¿Cuando son necesarios los audífonos?


La pérdida de la audición es un trastorno que se presenta de forma continua, inicialmente no es fácil identificarlo, sin embargo con el paso del tiempo se pierde la capacidad de escuchar algunas frecuencias de sonido hasta que se hace evidente.

Por lo general las personas que tienen pérdida de la audición se quejan de que no entienden lo que otros le dicen, por su parte sus amigos y familiares suelen reclamarles con frecuencia que colocan el volumen del televisor o de la radio muy altos.  

En algunas ocasiones los adultos mayores son victimas de caídas o traumatismos porque no escuchan la voz de advertencia de alguien cercano o incluso no oyen el sonido de un vehículo que se aproxima.

Ante una pérdida auditiva es necesario hacer una audometría para identificar el grado de perdida de la audición y las frecuencias más afectadas con lo cual se puede establecer el mejor tipo de audifono para cada caso así como su ajuste y adaptación.

Si ud. piensa que pudiera estar teniendo problemas de audición le seria de mucha utilidad realizar un test de audición para poder identificarlo. Para mayor información sobre este Test o sobre la adaptación y formas de adquirir audífonos les invitamos a visitar http://www.audifonofactory.com/


Mantenimiento de los audífonos


Una vez adaptados y ya en uso, es importante tener en cuenta la necesidad de mantener sus audífonos en optimo estado, al tiempo de ajustarlos periódicamente, para ello es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Visite regularmente a su médico.  Los audífonos al estar colocados en el conducto auditivo constituyen un cuerpo extraño que puede afectar la ventilación del mismo aumentando su humedad, lo cual aunado a una higiene no adecuada, puede aumentar el riesgo de desarrollar infecciones como es el caso de la Otitis Externa.
  • Realice una limpieza de sus oídos y de su audífono de forma adecuada.
  • Procure seleccionar un buen proveedor para sus audífonos.  No se trata solo de comprar los audífonos, sino de tener a mano el apoyo y soporte por parte de especialistas que le apoyen a lo largo del proceso, para ello es necesario que le ofrezcan servicios como el asesoramiento continuo en el uso y cuidado de sus audífonos, revisiones periódicas, mantenimiento del audífono y servicio técnico.



domingo, 5 de abril de 2015

Masa muscular, ¿Qué es y cómo desarrollarla?




La masa muscular es el volumen total de músculo de una persona, este es un factor importante para mejorar la condición física, al tiempo que permite aumentar tanto la fuerza como la resistencia. El ejercicio es el principal factor relacionado con una buena masa muscular, sin embargo este debe ir acompañado de una buena alimentación y algunos aspectos técnicos que permitirán incrementar la resistencia o aumentar el volumen según los objetivos del entrenamiento en cada caso.


El volumen total de músculo que tiene una persona es lo que se conoce como Masa Muscular, esta corresponde a la masa magra.  Los otros dos tipos de componentes del organismo son la grasa corporal y el agua.


Tipos de músculos


Los músculos pueden ser de tres tipos, el músculo cardíaco que forma parte del corazón, el músculo liso que se encuentra formando la pared de las vísceras y el músculo esquelético que es el tejido que conocemos como músculo en sí.

El músculo esquelético tiene como función permitirnos llevar a cabo los distintos movimientos y mantener la postura, es el único tipo de músculo que podemos  mover a voluntad.

Desarrollo Muscular


El músculo es capaz de responder al aumento de la demanda incrementando su tamaño o volumen, lo cual le permite lograr una mayor fuerza y resistencia. Este proceso origina lo que se conoce como hipertrofia muscular que no es más que el aumento del tamaño del músculo producto del entrenamiento, esta condición la podemos ver en su máxima expresión en los fisicoculturistas.

El aumento de la masa muscular puede lograrse mediante el entrenamiento físico, este variara según el objetivo que se quiera lograr. Cuando se busca aumentar la resistencia muscular el entrenamiento se enfoca en el número de repeticiones, mientras que cuando se busca aumentar la fuerza, y por ende el tamaño del músculo, es necesario trabajar con más peso o resistencia y menos repeticiones.

Este entrenamiento debe ir acompañado por un aporte de nutrientes adecuado, especialmente los carbohidratos que son la fuente de energía más utilizada por el tejido muscular, así como la fosfocreatina.  Esta última es necesaria para aumentar la capacidad de trabajo del músculo en condiciones anaeróbicas como ocurre en ejercicios como el levantamiento de pesas, lo que se logra al mejorar el rendimiento muscular con un menor consumo energético evitando la fatiga y la producción de ácido láctico producto del metabolismo del músculo que es el responsable del dolor muscular posterior al ejercicio.

La Fosfocreatina se produce a partir de varios aminoácidos en órganos como el hígado y el páncreas, especialmente tras la ingestión de alimentos como las carnes, los huevos y los lácteos, también puede obtenerse a partir de diversos suplementos.

La práctica de deportes anaeróbicos significa una gran demanda para todo el organismo por lo que es recomendable practicarlo con un entrenador calificado y con una evaluación médica periódica.


Actividad física aeróbica


La practica de actividades aeróbicas es la más común y la más recomendada, ella permite mantener en forma no solo el aspecto físico sino también el sistema cardiovascular ya que contribuye a aumentar el gasto cardíaco (volumen de sangre expulsado del corazón con cada latido), reducir las pulsaciones, disminuir la presión arterial y mejorar el aporte de oxigeno a los diversos órganos y sistemas.

Durante el ejercicio los  músculos consumen azúcar como fuente de energía por lo que este es el mejor tratamiento para personas que tienen altos niveles de glicemia, como ocurre en los casos de diabetes, hiperinsulinemia y resistencia a la insulina. La actividad física aerobica también es capaz de disminuir los niveles de colesterol LDL o colesterol malo y aumentar los niveles del HDL o colesterol bueno.


Disminución de la Masa Muscular


El extremo opuesto de la hipertrofia o desarrollo muscular es conocida como Sarcopenia, se trata de una condición propia del envejecimiento caracterizada por la disminución de la masa muscular que se acompaña por síntomas como la debilidad y la disminución de la fuerza que afecta la realización de las actividades diarias. 

Esta condición se presenta en los ancianos muy delgados, personas con enfermedades crónicas debilitantes como la diabetes y las enfermedades respiratorias, también puede verse en pacientes con cáncer.