Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

miércoles, 22 de julio de 2015

Relación entre Insomnio y Dolor Crónico





El sueño cumple una serie de funciones para el organismo, este proceso muchas veces se ve afectado o interrumpido por una gran variedad de causas, una de las mas relevantes y que va a ser el punto central de discusión de este post es la relación entre dolor crónico y los problemas del sueño.


El sueño es parte importante de la vida, dormir es necesario para recuperar las energías perdidas, además de ello el organismo lleva a cabo una serie de funciones como el crecimiento y la reparación de diversos tejidos al tiempo que el cerebro consolida la memoria y el aprendizaje durante el sueño.

El sueño, como las demás funciones del organismo, puede verse afectado por una serie de trastornos, siendo el insomnio la más frecuente.  Se trata de una condición en la que resulta difícil conciliar el sueño o mantenerlo luego que se ha iniciado.


Asociaciones entre insomnio y dolor


Nuestra experiencia como clínica del dolor nos ha llevado a corroborar que el dolor y el insomnio se encuentran estrechamente vinculados. Los pacientes con dolor por lo general tienen insomnio, muchos estudios reportan que de 8 a 9 de cada 10 personas con dolor crónico tienen insomnio, por otra parte los trastornos del sueño son capaces de agravar muchas condiciones dolorosas.

El Bruxismo  es considerado una parasomnia, es decir un trastorno del sueño, y no una simple condición odontológica, existiendo una relación directa entre bruxismo y dolor en la columna cervical por tensión de los músculos del cuello que se acompaña además por insomnio y fatiga diurna.  Los pacientes con bruxismo mejoran no solo con la adaptación de una férula, también se va visto que ayudarlos a dormir mejor disminuye su dolor.

Existe relación entre el dolor de cabeza y el insomnio, mas de la mitad de las personas que padecen migraña tienen trastornos del sueño, a su vez el insomnio es capaz de desencadenar y agravar las crisis de dolores de cabeza como la migraña, la cefalea tensional y la cefalea en racimos.

El dolor se acompaña por cambios emocionales como la depresión y la ansiedad que por si son capaces de perturbar el sueño, además que por lo general el dolor diurno es mejor tolerado que el dolor nocturno, los pacientes siempre expresan que tienen la impresión de que por la noche el dolor se vuelve mas intenso lo cual genera más angustia y ansiedad y por ende más insomnio.

Finalmente algunas enfermedades o trastornos musculares agravan con la falta de movimiento ya que esto lleva a la rigidez de los músculos, como es el caso de la artritis reumatoidea, la polimialgia reumática y los síndromes miofasciales, condiciones en las que al moverse en la cama el paciente puede despertarse por el dolor.

La privación del sueño hace que aumente la sensibilidad al dolor


 Factores como algunas enfermedades y el uso de determinados medicamentos es capaz de afectar la arquitectura del sueño llevando al aumento de las fases de sueño ligero y disminución del sueño profundo lo cual se acompaña de somnolencia y cansancio durante el día, con la sensación de dormir pero no descansar.  En estas condiciones las señales dolorosas son percibidas como más intensas.

Vemos entonces que la privación o la falta de un sueño reparador aumenta el dolor, pero a su vez tener dolor es capaz de interferir con los sistemas neuronales del cerebro relacionados con la capacidad de "desconectarse" y dormir, cayendo entonces en un circulo vicioso de insomnio y dolor.

Si bien el dolor crónico es considerado como una enfermedad en si mismo, que debe ser tratada en forma conjunta e independiente de la causa que le dio origen, el insomnio se convierte en otra condición que debe ser considerada en conjunto y tratada de forma especifica si se quiere lograr controlar o eliminar el dolor.

Tratamiento multidisciplinario, la mejor estrategia para romper el circulo insomnio-dolor


El enfoque adecuado para poder solventar esta situación y brindar una ayuda eficaz al paciente con dolor crónico consiste en integrar el tratamiento del dolor al ya conocido tratamiento multidisciplinario del dolor.  Esto ayuda no solo a mejorar las molestias propias de no dormir con el cansancio, la irritabilidad y la somnolencia diurna, sino además permitirá lograr un mejor control del dolor lo cual redundara en una mejora sustancial de la calidad de vida del paciente con dolor crónico.


Artículos relacionados


Fibromialgia, insomnio y alteraciones del ánimo  Ver artículo

Cuando el buen dormir es un sueño: Hablemos del Insomnio Ver artículo

Dolor crónico Ver artículo



miércoles, 15 de julio de 2015

¿Qué es el Dolor Neuropático?



El dolor neuropático es un tipo de dolor producido por la lesión de trayectos nerviosos, se acompaña por una serie de cambios en la sensibilidad y trastornos afectivos.  Este dolor no responde a los analgésicos habituales, siendo necesario emplear en su tratamiento medicamentos capaces de modificar las señales dolorosas a nivel del sistema nervioso. 


El dolor es un síntoma complejo, se trata de una sensación o percepción subjetiva, muy propia de quien la padece, que por lo general resulta desagradable y se acompaña por una experiencia emocional negativa.

Cada quien tiene una forma particular de sentir su dolor, incluso hay personas mas tolerantes que otras ante dolores intensos, esto viene dado por factores genéticos pero sobre todo por la mancera como cada quien enfrenta su enfermedad.

¿Por que me duele?


El dolor es siempre visto como algo negativo, sin embargo tiene una importante función en el organismo ya que es una señal de alarma de que algo no esta bien. De esta manera vemos como el dolor tiene un efecto protector evitando que la noxa continúe y por tanto la lesión empeore.

Existen casos de personas que padecen de un trastornos conocido como insensibilidad congenita al dolor, es una condición en donde quien la padece no puede experimentar dolor, por lo que suele presentar traumatismos importantes con lesiones extensas e incluso amputaciones, por lo general estas personas suelen morir jóvenes por lesiones traumáticas o por el desarrollo de trastornos viscerales diagnosticados de forma tardía.

Cuando el dolor pierde su efecto protector


En algunos casos, el dolor se asocia a una serie de cambios en el sistema nervioso o bien a una lesión de trayectos nerviosos, esto lleva al desarrollo de un tipo distinto de dolor, se trata del dolor neuropático.

Este dolor suele ser de tipo crónico y perdurar en el tiempo, acompañándose de una serie de cambios en la sensibilidad que permiten reconocerlos, estos cambios abarcan experiencias sensoriales distintas como son:

  • Percibir como dolorosos estímulos que por lo general no lo son, tal es el caso de personas que sienten dolor con el roce de la ropa o las sabanas, esto se conoce como Alodinia y es característico de trastornos como la neuralgia postherpetica.
  • Tener una sensibilidad aumentada, se trata de sentir de forma muy intensa estímulos que son mas bien leves, esto se denomina Hiperestesia.
  • Sentir el dolor mas intensamente, o en un área más extensa que el área de la lesión, fenómeno llamado Hiperalgesia.
  • La aparición de sensaciones extrañas tanto de forma espontanea como tras estímulos, lo que se conoce como Parestesias, cuando estas sensaciones son molestas se denominan Disestesias.

Este dolor, por obedecer a una lesión del sistema nervioso, no tiene el objeto o el efecto protector del dolor agudo, se trata de un dolor patológico que es consecuencia de una lesión y no un mecanismo de protección contra la misma.

En el dolor neuropático el dolor puede presentarse espontáneamente en ausencia de estimulo, como es el caso de la neuropatía diabética, caracterizada por la sensación de quemazón o ardor en las plantes de los pies predominantemente en horas de la noche.  

Cual es el tratamiento del Dolor Neuropático


Este tipo de dolor se controla con medicamentos que sean capaces de bloquear la señal dolorosa  a nivel del sistema nervioso central.  Fármacos como los analgésicos y los antiinflamatorios no son efectivos para aliviarlo.

Este efecto bloqueante a nivel central se obtiene con el uso de medicamentos del tipo neuromodulador, es decir, medicamentos capaces de modificar la forma en que se liberan ciertos neurotransmisores, como es el caso de los antidepresivos y los anticonvulsivantes.


Artículos relacionados


Neuropatía Diabética Ver artículo