sábado, 26 de julio de 2014

Dolor muscular por Estatinas




El dolor muscular es un síntoma comúnmente asociado con los esfuerzos y la práctica de actividad física, sin embargo puede ser también un efecto secundario por el uso de medicamentos, algunos de ellos muy prescritos, como es el caso de las Estatinas que son los medicamentos más usados para tratar los niveles elevados de colesterol.


El dolor muscular es una molestia muy común, suele presentarse tras un esfuerzo, un traumatismo, al hacer actividades que involucran movimientos repetitivos o posterior a la práctica de algunas actividades deportivas.  Aparece como consecuencia de la inflamación de los músculos y demás tejidos involucrados con el movimiento, por lo general es como una presión y su tendencia es a ir disminuyendo progresivamente su intensidad hasta que al cabo de dos o tres días desaparece.

En ocasiones algunas personas presentan dolor en los músculos sin que exista ninguna de estas condiciones, como ocurre en aquellos que usan medicamentos para disminuir los niveles de colesterol en sangre del tipo estatinas. 

Estos medicamentos son la primera línea de tratamiento para disminuir los niveles   de colesterol en sangre, así como para prevenir infartos. Si bien son medicamentos seguros, entre sus efectos adversos se describe la posibilidad de afectar los músculos produciendo una enfermedad conocida como miopatía que produce molestias como dolor en los músculos, debilidad y cansancio, esta aparece en 10 de cada 100 personas que toman este tipo de medicamentos y pueden presentarse desde el momento de iniciar la terapia hasta un lapso de seis meses posterior a su comienzo.

En un menor número de casos, aproximadamente 1 por cada 10.000, puede ocurrir una condición más seria conocida como Rabdomiólisis en la que se produce una gran inflamación del músculo con liberación de sustancias a la sangre capaces de causar fallas de los riñones, esta es una condición seria que amerita tratamiento de urgencia.

El dolor muscular por estos fármacos se relaciona directamente con el tipo de estatina usada y su dosis. Existen muchos tipos de estatinas, las más usadas con la pravastatina, atorvastatina, simvastatina y rosuvastatina, las diferencias básicas entre ellas radican en su potencia, su capacidad de producir efectos secundarios y la posibilidad de que se presenten efectos adversos cuando se usan en conjunto con otros medicamentos.

En el caso del dolor muscular por estatinas es posible evidenciar que estos medicamentos son su causa por la determinación en sangre de los niveles de CPK, una enzima llamada Creatin Fosfoquinasa, que puede estar elevada, aunque en los casos de dolor leve suelen encontrarse normales.

Existen algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollar dolor muscular por estatinas, como la presencia de enfermedades reumáticas o musculares asociadas, personas delgadas con poca masa muscular, enfermedades asociadas como problemas del hígado, alteraciones de la glándula tiroides y diabetes, consumo acentuado de bebidas alcohólicas, personas que reciben otros medicamentos  y los ancianos. 

En los pacientes que desarrollan dolor muscular con las estatinas es necesario descontinuar el tratamiento, esta medida es suficiente para revertir los efectos adversos sobre el músculo.  Sin embargo, esto debe evaluarse bien en conjunto con el cardiólogo tratante ya que se perdería el efecto protector cardiovascular de estos fármacos, que no dependen solo de disminuir los niveles de colesterol sino que derivan de una propiedad asociada a las estatinas conocida como efecto pleiotrópico, que contribuye a estabilizar las placas de ateroma de las arterias, evitar la formación de trombos o coágulos y dilatar los vasos sanguíneos. 

En los casos de dolor sin alteraciones enzimáticas puede ser útil disminuir las dosis, pasar a un esquema de toma interdiaria o cambiar a otra estatina de menor potencia, esto ayuda a quitar el dolor muscular manteniendo la prevención cardiovascular.


Si bien aun no se encuentra claro cuál es el mecanismo exacto por el que las estatinas producen dolor muscular, hay evidencia que apunta  a que el mecanismo que probablemente se relaciona con este hecho es que estos fármacos disminuyen los niveles de una sustancia conocida como Coenzima Q10 que se encuentra en las mitocondrias de las células en donde interviene en los procesos metabólicos que generan energía. En muchos casos la prescripción de suplementos de Coenzima Q10 en personas que toman estatinas contribuye a mejorar los síntomas.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¿Te gusto este post?, Comparte con nosotros tus comentarios.

Suscribete si quieres recibir una notificación en tu correo cada vez que haya una nueva publicación.