Una indigestion puede ser señal de un infarto

Imagen
Los infartos cardíacos son condiciones graves que se deben a la obstrucción de un arteria coronaria, lo que hace que una parte del corazón deje de recibir oxígeno.  Hoy en día las personas tienen mucha información sobre este tipo de eventos y buscan ayuda médica ante un dolor muy fuerte en el pecho, sin embargo es posible que ocurra un infarto sin este característico dolor.
Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte a nivel mundial, esto ha sido un hecho por muchos años y pareciera que seguirá siendo así por un tiempo más. A pesar de los avances en materia de medicamentos y tratamientos tanto conservadores como invasivos las demás patologías no han logrado destronar a los temidos infartos y accidentes cerebrovasculares.
Con la finalidad de reconocer tempranamente los eventos como los infartos, médicos, comunicadores y diversas organizaciones han insistido en brindar toda la información sobre las características que hacen que ante un dolor torácico deba sosp…

Espodiloartrosis



Al hablar de articulaciones solemos pensar en los hombros, codos, muñecas, caderas, rodillas, tobillos y las pequeñas articulaciones de los dedos, sin embargo, existen un grupo importante de articulaciones que no siempre se tienen presentes como es el caso de las articulaciones entre las vértebras de la columna vertebral.


Las uniones entre las vertebras se llaman articulaciones fascetarias y son asiento de las mismas enfermedades que afectan a las demás articulaciones, especialmente aquellas relacionadas con los esfuerzos posturales y las lesiones por sobreuso como es el caso de la Artrosis, enfermedad degenerativa de los cartílagos que recubren la articulación que cuando se localiza a nivel de las articulaciones entre las vértebras recibe el nombre de  Espondilosis o Espondiloartrosis.

La espondiloartrosis es una enfermedad que se desarrolla lentamente con el paso de los años, puede permanecer asintomática por un largo período de tiempo hasta que sobreviene un traumatismo o alcanza un grado de avance que afecta a estructuras vecinas, como la médula espinal o las raíces nerviosas, produciendo síntomas como el dolor que hace que la persona acuda al médico.

En sus fases iniciales la espondiloartrosis se acompaña por dolor leve a moderado a nivel de la columna cervical o lumbar con los movimientos, este puede acompañarse además por rigidez a predominio en la mañana o tras un período de inmovilidad o reposo.  Estas molestias ocurren como consecuencia de la afectación de las articulaciones entre las vertebras, son más comunes en los segmentos que poseen mayor movilidad como son en el cuello y en la parte baja de la espalda, la región dorsal también puede encontrarse comprometida sin embargo a ese nivel se presentan menos síntomas por su menor capacidad de movimiento en relación con los demás segmentos.

En estadios más avanzados ocurre el desgaste de los discos intervertebrales lo cual lleva a la disminución del espacio entre las vértebras, esto compromete la capacidad de absorber el impacto originando microfracturas en los cuerpos vertebrales lo cual produce una irregularidad en su contorno caracterizada por la formación de proyecciones de hueso con forma de picos de loro conocidos como osteofitos, en grados avanzados de la enfermedad los osteofitos de una vértebra pueden alcanzar y fusionarse con los osteofitos de una vértebra contigua ocasionando puentes óseos llamados sindesmofitos, estos impiden la movilización entre las vértebras lo cual limita los rangos de movimiento.

El daño asociado de los discos intervertebrales hace que las vertebras disminuyan el espacio entre sí lo cual estrecha los orificios por donde las raíces nerviosas que se originan en la médula espinal emergen de la columna, esta disminución del diámetro de los orificios afecta el normal funcionamiento de los nervios raquídeos, esto se traduce por síntomas como el dolor que cambia de patrón a una sensación más intensa que se acompaña por molestias como calambres, hormigueo, entumecimiento y pérdida de la fuerza que se localiza en la columna y se irradia hacia los hombros y los brazos en la espondilosis cervical, así como hacia los glúteos y las piernas en la espondilosis lumbar.

Los principales factores involucrados en el desarrollo de la espondiloartrosis son la adopción de posturas sostenidas, especialmente cuando estas son inadecuadas, al llevar a cabo las distintas actividades diarias tanto de tipo laboral, domestico o recreativas. En el caso de la espondilosis lumbar también se relaciona con los esfuerzos y factores como el sobrepeso y la obesidad así como la ejecución de practicas deportivas con impacto como ocurre al trotar, correr o practicar deportes con salto.


Comentarios