El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta dolor lumbar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dolor lumbar. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de mayo de 2016

FIBROMIALGIA, Un dolor difícil de entender


La palabra Fibromialgia significa dolor en los músculos y tejidos fibrosos que conforman los ligamentos y tendones, es una alteración de la salud aun poco comprendida, sin embargo sus manifestaciones han dejado de ser consideradas parte de un cuadro psicógeno o hipocondría para ser catalogada por la OMS como una enfermedad reumática.

La Fibromialgia afecta entre un 2 a un 6% de la población general,  7 de cada 10 afectados son mujeres con edades comprendidas entre los 20 y 50 años, sin embargo también puede presentarse en ancianos, existiendo estudios que indican que se encuentra presente en aproximadamente un 7.4% de las mujeres entre 70 y 79 años, también ha sido descrita en niños con una incidencia mucho menor en la población infantil.  La mayor incidencia en el sexo femenino suele explicarse por la presencia de tensión emocional al llevar a cabo distintos roles de forma simultánea aunado a la privación del sueño por factores como la formación académica, larga jornada laboral o la crianza de los hijos, en especial niños pequeños.


Fibromialgia y Sistema Nervioso

En pacientes con Fibromialgia se han evidenciado cambios en las sustancias químicas encargadas de regular el funcionamiento del sistema nervioso, comúnmente conocidas como Neurotransmisores, en especial los niveles de Serotonina y Sustancia P transmisores implicados en la regulación de los procesos del estado anímico, dolor y sueño no REM a nivel central, este ultimo cambio en la arquitectura del sueño influye a su vez en la secreción de la Hormona de Crecimiento, lo que se relaciona con la persistencia del dolor por periodos prolongados que presentan las personas con Fibromialgia después de llevar a cabo actividad física como el ejercicio.

Factores como el estrés emocional, la presencia de otras enfermedades reumáticas o el antecedente de traumatismos en el cuello, en especial el Síndrome de Latigazo Cervical, se encuentran presentes en estos pacientes por lo que no puede descartarse que tengan alguna influencia en la aparición de este trastorno.


Cómo se manifiesta esta enfermedad

La Fibromialgia se reconoce por la presencia de una triada clásica que incluye dolor muscular generalizado con más de tres meses de evolución, alteraciones del sueño con cansancio diurno y  un estado emocional que combina ansiedad con depresión. Otros síntomas que pueden estar presentes son la rigidez muscular predominantemente matutina al levantarse o tras periodos de inamovilidad o reposo, molestias tipo hormigueo o hinchazón de las manos, sequedad ocular, colon irritable y una mala tolerancia al esfuerzo manifestada como una exacerbación del dolor tras la actividad física o los esfuerzos.



Ante estos síntomas el diagnostico se confirma cuando al examen físico se evidencia dolor a la palpación de 11 o más de 18 puntos específicos en tronco y miembros, siendo frecuente el enrojecimiento de la piel posterior a su palpación.  En ocasiones puede presentarse cuadros de Fibromialgia con puntos dolorosos localizados en áreas anatómicas específicas, como la columna  cervical o la región lumbar, estos casos suele denominarse Parafibromialgia.

Los estudios complementarios como exámenes de laboratorio y estudios de imágenes como las radiografías y resonancias magnéticas suelen reportar hallazgos dentro de límites normales en estos pacientes, no existiendo ninguna prueba que confirme o corrobore este diagnostico, sin embargo, estas se prescriben con el objeto de descartar otras posibles causas de los síntomas en estos pacientes.

Entre un 25 a 30% de los pacientes con Fibromialgia presentan alteraciones de la esfera mental siendo las más comunes la ansiedad y la depresión.


Cómo deben ser tratadas las personas con FIbromialgia

El enfoque terapéutico más adecuado y eficaz para esta enfermedad se sustenta en un programa de tratamiento multidisciplinario con la intervención de diversos especialistas en el área de terapia del dolor.  El manejo del dolor de estos pacientes no es fácil, por ser una enfermedad no inflamatoria los medicamentos analgésicos antiinfamatorios no suelen brindar ningún alivio.  El tratamiento farmacológico se sustenta entonces en el uso de fármacos que modifiquen los cambios neuroquímicos implicados en la aparición de esta enfermedad como es el caso de los antidepresivos, fármacos neuromoduladores como la Pregabalina y analgésicos opiodes como el Tramadol pueden emplearse solos o en combinación ayudando a controlar eficazmente el dolor. 

Otro aspecto fundamental para controlar el dolor, y por ende  mejorar la calidad de vida de estos pacientes, es la realización de un plan de rehabilitación física basado en  el masaje miofascial y los estiramientos combinado con infiltraciones locales de los puntos dolorosos.  Una vez controlado el dolor el paciente debe mantener una actividad física aeróbica de bajo impacto de forma regular acompañada por una rutina de estiramientos y la puesta en práctica de técnicas de relajación.

Un aspecto de gran importancia en el tratamiento de la Fibromialgia es el adecuado manejo de los trastornos del sueño, en nuestra práctica clínica hemos evidenciado que hasta que no se logra mejorar la calidad del mismo no se obtiene el impacto deseado en la disminución del dolor, al punto que la calidad del sueño se constituye en un marcador de la calidad de manejo analgésico del paciente con Fibromialgia.


 Autor: El Bienestar www.elbienestar.com.ve 

· 

lunes, 2 de febrero de 2015

10 consejos para prevenir el dolor en la parte baja de la espalda


El dolor en la parte baja de la espalda, conocida como región lumbar, es una molestia que todas las personas tendrán en algún momento de su vida, independientemente de que se trate de alguien joven o de un adulto mayor. Aquí te explicamos cuáles son las causas más comunes de este trastorno y te brindaremos además 10 consejos que te ayudarán a prevenirlo.


El dolor localizado en la región lumbar es  la molestia más frecuente en adultos de cualquier edad y suele denominarse lumbalgia o lumbago. Esta molestia tiene una gran variedad de causas, sin embargo los esfuerzos y las malas posturas encabezan la lista, otras condiciones menos comunes son enfermedades como la artritis, artrosis, espondilitis anquilosante y las fracturas vertebrales, también puede ser debido a alteraciones no relacionadas con la columna vertebral como ocurre en el caso de las enfermedades del riñón y vías urinarias como es el caso de los cálculos renales.
                
El dolor lumbar de origen musculo esquelético o lumbalgia, se presenta con frecuencia al levantar un objeto pesado del piso cuando esto se lleva a cabo flexionando el tronco e vez de las rodillas. Esta constituye una forma incorrecta de hacerlo ya que sobrecarga la columna lumbar generando una gran tensión sobre los músculos de la parte baja de la espalda, al tiempo que ejerce una gran presión sobre los discos intervertebrales. Otra mala postura común en personas con lumbago es el hábito de halar hacia si objetos pesados, especialmente los muebles y electrodomésticos, cuando la mejor forma de moverlos es empujarlos apoyando la espalda sobre ellos.

Por lo general las primeras veces que se hacen estos movimientos incorrectos puede haber una leve molestia a la que no se le suele dar mucha importancia ya que cede espontáneamente de forma rápida. Sin embargo, en la medida que se llevan a cabo estos esfuerzos se van sumando lesiones que terminaran por ocasionar daños estructurales importantes en la columna vertebral como las lesiones de los discos intervertebrales que son capaces de romper el anillo fibroso que los rodea dejando salir en contenido gelatinoso del interior del disco produciéndose así lo que se conoce como una hernia discal. Esto se reconoce cuando el dolor ya no desaparece espontáneamente o incluso la persona queda “doblada” y no puede incorporarse tras un esfuerzo.

La mejor manera de evitar que se lesione tu columna es poniendo en práctica algunos consejos prácticos:

1.  Nunca te inclines hacia adelante para tomar un objeto pesado del suelo.  La forma correcta de hacerlo es flexionando la rodilla y manteniendo la espalda recta.

2.  Si un objeto es muy pesado trasládalo lo más cerca que te sea posible del cuerpo. Cargar un objeto que quede alejado del tronco te obligara a tener que flexionarlo con lo que sobrecargarás los discos intervertebrales, la mejor forma de hacerlo es tomar el peso y abrazarlo con ambos brazos llevándolo así cerca del cuerpo. 

3.  No lleves bolsas, paquetes o un objeto pesado sujetándolo con una sola mano. Al trasladar una carga de un solo lado del cuerpo favorecerás que tu columna sufra una flexión lateral, con lo que tu tronco se inclinara hacia el lado que sujeta la carga, lo ideal es distribuir el peso entre ambas manos o llevar el objeto al frente sujetándolo con ambas manos.

4.  Mantén tu espalda completamente apoyada en el respaldo del asiento cuando estés sentado. Muchas veces permanecemos sentados con el tronco inclinado hacia adelante en flexión, especialmente cuando trabajamos en el computador, esta flexión sobrecarga tus discos y puede dañar tu columna, así que evita hacer esto.

5.  Evita el sobrepeso. El peso corporal afecta a la columna lumbar, en personas con sobrepeso este segmento está sometido a una mayor compresión, además que el aumento de volumen del abdomen hace que la barriga caiga hacia adelante aumentado la curvatura de la columna lumbar lo que genera sobrecarga en sus segmentos inferiores.

6.  Aunque estés de píe o sentado correctamente, evita permanecer en una misma posición por mucho tiempo. Una postura adecuada si es mantenida en el tiempo también es capaz de originar esfuerzos posturales, por tal razón los expertos en salud ocupacional recomiendan efectuar pausas activas cada dos horas, se trata de tomarse unos 5 minutos cada dos horas para cambiar la posición, estirar los hombros, cuello y espalda, ponerse de pie y estirar las piernas, aunque parezca algo muy simple hacer esto te ayudara a prevenir una gran cantidad de lesiones.

7.  Practica estiramientos. Las actividades llevadas a cabo en el día a día son capaces de originar tensión en los músculos que los van acortando limitando así los rangos de movimiento, por lo que se hace necesario estirarse un poco tanto al levantarse como al final de la tarde, si tienes tiempo puedes practicar incluso actividades como el Yoga o Tai Chi que incorporan toda una rutina de estiramientos que te ayudaran además a relajarte y bajar un poco la tensión emocional.

8.  Fortalece los músculos de tu espalda. Los músculos constituyen un elemento protector de las articulaciones ya que las revisten completamente, tener una buena musculatura permite brindarle un mayor soporte a las articulaciones con lo que se puede prevenir que se lesionen. El fortalecimiento se logra llevando a cabo distintas rutinas de ejercicio contra resistencia que hacen que el musculo aumente su fuerza y su volumen.

9.  Evita las actividades que tengan impacto. Algunos deportes como correr, hacer spinning, tenis, montañismo o baloncesto, entre muchos otros, originan cargas sobre tu columna cada vez que saltas, este impacto puede lesionar los discos intervertebrales además del cartílago articular en cadera y rodilla por lo que si vas a practicarlo tienes que procurar no estar pasado de peso así como disponer de zapatos especiales que tengan la capacidad de amortiguar el impacto.

10.  Come más gelatina. La gelatina está compuesta principalmente de colágeno, una importante proteína estructural necesaria para reparar el daño al cartílago articular y a los discos intervertebrales, además de otros tejidos del aparato musculo esquelético como los huesos, ligamentos y tendones.


lunes, 26 de enero de 2015

¿Qué es la Espondilitis Anquilosante?



No todo dolor lumbar es un lumbago, una contractura muscular o un problema de discos, en personas jóvenes es necesario descartar la Espondilitis Anquilosante, una inflamación de las articulaciones entre las vertebras y con el hueso sacro que de no ser tratada de forma apropiada puede progresar hasta que se fusionan entre si las diversas estructuras de la columna vertebral condenando a quien la padece a presentar rigidez y limitación para la movilidad de forma permanente.



Los problemas musculo esqueléticos constituyen la principal causa de visitar al médico, se estima que afecta cerca de un 80% de la población. En la gran mayoría de los casos se resuelve con medicamentos para aliviar los síntomas, recomendaciones posturales, reposo y terapia física.

Un menor número de casos requieren ser sometido a estudios complementarios como exámenes de sangre, radiografías, resonancia magnética e incluso electromiografía. Esto es debido a la posibilidad de que la causa del dolor sea un problema de mayor complejidad como el caso de una hernia discal, una fractura con la infiltración por enfermedades malignas o infecciones localizadas.

Una causa poco común del dolor lumbar es la Espondilitis, éste un tipo de artritis en la cual se producen cambios inflamatorios en las articulaciones que unen al hueso Sacro con los huesos de la pelvis o huesos ilíacos, conocidas como articulaciones sacroilíacas, también afecta a las  articulaciones entre las vértebras.

Este fenómeno produce dolor intenso al cual se suma una importante limitación para la movilización, esto es debido a que posterior al proceso inflamatorio comienza a ocurrir la fusión de la articulación, con lo que se van fusionando las vértebras entre si  dándole a la columna vertebral el aspecto de una caña de bambú. Al igual que la mayoría de las enfermedades inflamatorias el dolor suele empeorar tras el reposo aliviando parcialmente con la actividad física.




Esta enfermedad suele ocurrir en adultos jóvenes, antes de los 40 años de edad y se asocia con factores genéticos hereditarios. el diagnóstico se confirma al practicar estudios de imagen especialmente radiografías en las cuales se puede identificar cambios degenerativos importantes no acordes con la edad, es posible observar la presencia proyecciones óseas llamadas osteofitos en los bordes de las vértebras que aumentan progresivamente hasta formar puentes que unen las vértebras entre sí conocidos como sindesmofitos.



domingo, 18 de enero de 2015

Lumbago, un dolor de espalda súbito y muy intenso



Con solo oír la palabra Lumbago muchos de nosotros nos llevamos la mano a la espalda ya que es un mal al que nadie puede escapar. Aquí te explicamos de que se trata, que debes hacer si lo padeces y que puedes hacer para prevenirlo.


El lumbago es la enfermedad más frecuente, todas las personas lo van a padecer en algún momento de sus vidas y probablemente hará que pierdan algunos días de trabajo por reposos médico.

Se trata de un dolor agudo localizado en la región lumbar que se inicia súbitamente tras un esfuerzo, se trata de un dolor repentino que hace que la persona quede “doblada” y no pueda moverse, se debe al espasmo de los músculos de la espalda que buscan inmovilizar la columna para que cese el movimiento y  evitar así el desarrollo de una lesión mayor. Se relaciona con llevar a cabo esfuerzos con el tronco en flexión, especialmente al inclinarse para levantar un objeto pesado o al rotar el tronco durante el traslado de una carga.

El lumbago se caracteriza por un dolor opresivo de muy fuerte intensidad acompañado por una gran contractura muscular que restringe el movimiento, muchas veces quien lo padece refiere además molestias que irradian hacia una o ambas piernas y le dificultan para caminar por lo que llega a requerir ayuda para desplazarse hacia una silla o una cama.

Qué hacer ante un Lumbago


La magnitud del dolor y la limitación para el movimiento hace que quien lo padezca busque ayuda, esta condición debe ser tratada de forma inmediata.

Luego de una evaluación médica y tras descartar lesiones serias como una fractura, el esquema de tratamiento más utilizado es la combinación de analgésicos antiinflamatorios con relajantes musculares principalmente por vía intramuscular, esto debe ir acompañado por la colocación de calor húmedo local por unos 10 a 15 minutos varias veces al día. 

El paciente debe además tener reposo, para ello se recomienda permanecer acostado de medio lado en posición fetal con una almohada entre las rodillas, o bien boca arriba con una almohada bajo la cabeza y otra bajo las rodillas de forma que estas últimas queden levemente flexionadas para relajar así la región lumbar, nunca es recomendable dormir o acostarse boca abajo. El reposo absoluto debe evitarse ya que es contraproducente y contribuye a un retraso en la recuperación, es necesario que el paciente lleve a cabo movimientos en su hogar y practique estiramientos suaves, muchas veces es necesaria la fisioterapia.

La medida preventiva más eficaz para evitar que un lumbago se presente nuevamente es evitar inclinarse hacia adelante para cargar un peso, esto no debe hacerse nunca, la forma correcta de hacerlo es agacharse flexionando las rodillas y manteniendo la columna recta, se toma la carga abrazándola contra el pecho y posteriormente debe levantarse cuidando siempre de mantener su columna erguida, cuando sea necesario es preferible buscar ayuda y trasladar la carga entre dos personas.


Si el dolor persiste es necesario acudir a un especialista  ya que muchas veces el lumbago puede deberse a la herniación de un disco intervertebral producto del esfuerzo, para poder diagnosticar esta condición se practican estudios de imagen como la resonancia magnética. En algunos pacientes en necesario iniciar un programa de fisioterapia para disminuir la contractura muscular, aliviar el dolor y fortalecer la musculatura lumbar para prevenir la aparición de una nueva crisis.



jueves, 13 de noviembre de 2014

Espodiloartrosis



Al hablar de articulaciones solemos pensar en los hombros, codos, muñecas, caderas, rodillas, tobillos y las pequeñas articulaciones de los dedos, sin embargo, existen un grupo importante de articulaciones que no siempre se tienen presentes como es el caso de las articulaciones entre las vértebras de la columna vertebral.


Las uniones entre las vertebras se llaman articulaciones fascetarias y son asiento de las mismas enfermedades que afectan a las demás articulaciones, especialmente aquellas relacionadas con los esfuerzos posturales y las lesiones por sobreuso como es el caso de la Artrosis, enfermedad degenerativa de los cartílagos que recubren la articulación que cuando se localiza a nivel de las articulaciones entre las vértebras recibe el nombre de  Espondilosis o Espondiloartrosis.

La espondiloartrosis es una enfermedad que se desarrolla lentamente con el paso de los años, puede permanecer asintomática por un largo período de tiempo hasta que sobreviene un traumatismo o alcanza un grado de avance que afecta a estructuras vecinas, como la médula espinal o las raíces nerviosas, produciendo síntomas como el dolor que hace que la persona acuda al médico.

En sus fases iniciales la espondiloartrosis se acompaña por dolor leve a moderado a nivel de la columna cervical o lumbar con los movimientos, este puede acompañarse además por rigidez a predominio en la mañana o tras un período de inmovilidad o reposo.  Estas molestias ocurren como consecuencia de la afectación de las articulaciones entre las vertebras, son más comunes en los segmentos que poseen mayor movilidad como son en el cuello y en la parte baja de la espalda, la región dorsal también puede encontrarse comprometida sin embargo a ese nivel se presentan menos síntomas por su menor capacidad de movimiento en relación con los demás segmentos.

En estadios más avanzados ocurre el desgaste de los discos intervertebrales lo cual lleva a la disminución del espacio entre las vértebras, esto compromete la capacidad de absorber el impacto originando microfracturas en los cuerpos vertebrales lo cual produce una irregularidad en su contorno caracterizada por la formación de proyecciones de hueso con forma de picos de loro conocidos como osteofitos, en grados avanzados de la enfermedad los osteofitos de una vértebra pueden alcanzar y fusionarse con los osteofitos de una vértebra contigua ocasionando puentes óseos llamados sindesmofitos, estos impiden la movilización entre las vértebras lo cual limita los rangos de movimiento.

El daño asociado de los discos intervertebrales hace que las vertebras disminuyan el espacio entre sí lo cual estrecha los orificios por donde las raíces nerviosas que se originan en la médula espinal emergen de la columna, esta disminución del diámetro de los orificios afecta el normal funcionamiento de los nervios raquídeos, esto se traduce por síntomas como el dolor que cambia de patrón a una sensación más intensa que se acompaña por molestias como calambres, hormigueo, entumecimiento y pérdida de la fuerza que se localiza en la columna y se irradia hacia los hombros y los brazos en la espondilosis cervical, así como hacia los glúteos y las piernas en la espondilosis lumbar.

Los principales factores involucrados en el desarrollo de la espondiloartrosis son la adopción de posturas sostenidas, especialmente cuando estas son inadecuadas, al llevar a cabo las distintas actividades diarias tanto de tipo laboral, domestico o recreativas. En el caso de la espondilosis lumbar también se relaciona con los esfuerzos y factores como el sobrepeso y la obesidad así como la ejecución de practicas deportivas con impacto como ocurre al trotar, correr o practicar deportes con salto.


viernes, 13 de junio de 2014

Posturas adecuadas para cuidar su espalda

        


Permanecer de pie y llevar a cabo los distintos movimientos conlleva a una serie de acciones por parte del aparato locomotor que son ejecutadas de forma inconsciente, muchas de ellas implican mantener una postura lo que conlleva a un esfuerzo por parte de los músculos que si no se llevan a cabo en la forma correcta traerán como consecuencia una serie de problemas que se traducirán en enfermedades como artrosis, bursitis, tendinitis, entre otras.  Para evitar esto se deben poner en practica medidas que permitan hacer las distintas tareas y movimientos sin que se produzcan lesiones, esto se conoce como Higiene Postural.


La higiene postural es aplicable a todas las actividades de la vida diaria, a las actividades laborales, domesticas, actividades recreativas e incluso las prácticas deportivas. A continuación encontrarás las principales recomendaciones posturales para cuidar la espalda.

Al acostarse.  La mejor postura para dormir este medio lado con las rodillas flexionadas y con una almohada bajo la cabeza y otra entre las rodillas, también es adecuado dormir boca arriba siempre y cuando se coloque una almohada debajo de ambas rodillas. Dormir boca abajo no es recomendable ya que genera grandes sobrecargas en la columna cervical. Es recomendable cambiar de postura durante el sueño, así como evitar dormir en camas muy blandas o excesivamente duras.

Al levantarse. Para levantarse de la cama evite sentarse directamente, la mejor manera de hacerlo es colocarse primero de medio lado, apoyarse sobre un costado y ayudarse con las manos para incorporarse de lado y sentarse, una vez que esté sentado en la cama podrá entonces incorporarse. Para levantarse de una silla apoye las manos en el reposabrazos mientras se levanta.

Al permanecer sentado. Mientras permanecemos de pie las cargas se distribuyen tanto a nivel de la columna vertebral como de las piernas, al sentarnos las piernas dejan de soportar el peso con lo que aumenta hasta en un 40% la carga que deben soportar los discos intervertebrales. Para sentarnos correctamente debe procurarse que la silla tenga una altura tal que permita que ambos pies queden completamente apoyados en el suelo, la columna debe quedar firmemente apoyada contra el respaldar y lo suficientemente cerca de la superficie trabajo para evitar tener que inclinarse hacia adelante, las rodillas deben quedar al mismo nivel o un poco por encima de la altura de las caderas.

Al conducir. Debe ajustarse la distancia del asiento el volante de forma tal que permita alcanzar los pedales cómodamente al tiempo que la columna permanezca completamente apoyada en el asiento.

Al permanecer parado. Mientras se encuentra de pie procure cambiar de postura tan frecuentemente como sea posible, manténganse en movimiento o caminando, sí debe permanecer en una sola posición trate de descargar el peso alternadamente entre cada uno de sus pies. Para llevar a cabo actividades donde deba estar de pie como planchar, lavar los platos o reparar objetos, levante una de sus piernas y apoye un pie sobre un banquito y alterne periódicamente entre ambos.

Al agacharse. Inclinarse es siempre una mala postura para la columna, si debe tomar objetos que estén en el suelo, mantenga su espalda recta y flexione las rodillas. Si debe ejecutar tareas que ameriten inclinarse hacia delante apoye siempre sus brazos sobre una superficie o bien apoye sus manos en sus muslos y trate de mantener la espalda recta.

Al cargar peso. Siempre es recomendable no cargar peso, cuando no pueda evitarlo procure tomar el objeto en el piso agachándose doblando las rodillas y tomándolo lo más cerca posible a su cuerpo abrácelo con los brazos e incorpórese manteniendo su espalda recta, para trasladar la carga hágalo también lo más cerca posible a su tronco. Si usted considera que la carga es demasiado pesada busque ayuda.


Mantener una espalda sana requiere tener el mayor cuidado posible sobre las distintas posturas que se adoptan a lo largo del día, pero además de esto es necesario también no permanecer mucho tiempo en una misma postura aunque ésta sea correcta.  Muévase, estírese y cambie sus posturas al menos cada dos horas, su espalda lo agradecerá.


miércoles, 28 de mayo de 2014

Problemas con el Disco Intervertebral L5 - S1





Las lesiones de los discos intervertebrales son el origen de las hernias discales, estas lesiones suelen presentarse con mayor frecuencia en el disco intervertebral L5-S1, dado que a este nivel ocurre la mayor sobrecarga mecánica en la columna vertebral.

La columna vertebral se encuentra constituida por una serie de vertebras alineadas unas sobre otras que se encuentran separadas por una estructura blanda conocida como disco intervertebral. 

Las vertebras se agrupan por segmentos dando origen a las distintas regiones de la columna vertebral que de arriba hacia abajo son: columna cervical, columna dorsal, columna lumbar y región sacro-coccigea.

Los segmentos más móviles de la columna son la región cervical y la lumbar, esta mayor capacidad de  movimiento hace que además sean las zonas mayormente afectadas por lesiones de los discos que dan origen a las llamadas Hernias Discales.

Entre ambos segmentos, cervical y lumbar, existen una serie de diferencias que hacen que sean mas o menos susceptibles de lesionarse ante circunstancias como los esfuerzos posturales o la sobrecarga mecánica.

La columna lumbar tiene una condición que la diferencia notablemente de la región cervical y es que se encuentra sometida a una mayor sobrecarga mecánica, hechos como cargar y trasladar peso, adoptar posturas que sobrecarguen esta región como el inclinar el tronco hacia adelante tanto al estar de pie como al sentarse, así como el sobrepeso corporal y la obesidad constituyen factores de riesgo para que ocurran lesiones a este nivel y especialmente en su porción inferior como lo es el disco que separa la quinta vertebra lumbar de la primera vertebra sacra, conocido como disco L5 - S1.

La lesión de este disco puede ocasionar compromiso de la médula espinal o de las raíces nerviosas que de ella se desprenden, que a nivel de la región lumbar están destinados a brindar inervación a los miembros inferiores para permitirles la capacidad motora y la sensibilidad.  

El compromiso de las raíces nerviosas origina un dolor muy intenso y característico que se origina a nivel de la parte baja de la espalda y se irradia a la pierna por la cara posterior del muslo y por la cara externa de la pierna pudiendo llegar a los dedos de los pies, este dolor es percibido como una sensación de calambre o descarga eléctrica que recibe el nombre de Ciática.  En ocasiones pueden presentarse además molestias como sensaciones punzantes, hormigueo o gran sensibilidad al roce de la piel que pueden acompañarse por pérdida de la fuerza para levantar la pierna.

Ante este tipo de síntomas es necesario evaluar al paciente y practicar además un estudio de imagen que permita identificar los posibles cambios en el disco intervertebral, en este sentido el estudio indicado es la Resonancia Magnética ya que permite una clara visión de los tejidos blandos.

En esta imagen correspondiente a un estudio de Resonancia Magnética Lumbar se aprecia una Hernia Discal, el disco intervertebral se encuentra degenerado por eso su color mas oscuro y se puede notar que se ha roto, su parte posterior se ha desplazado hacia atrás comprimiendo las raíces  nerviosas  que transcurren por el canal medular lo que produce un dolor muy intenso a nivel lumbar que corre hacia las piernas. Cuando el daño al disco alcanza esta magnitud y estrecha el canal medular el paciente debe ser sometido a una cirugía. Este paciente tiene solo 30 años y refiere una historia de carga y traslados de peso desde edad temprana.


domingo, 30 de marzo de 2014

Prevención


6 Consejos para prevenir el dolor lumbar
El dolor lumbar, también conocido como lumbalgia o lumbago es la enfermedad dolorosa más frecuente, se relaciona directamente con factores como la mala postura. los esfuerzos y el sobrepeso, puede presentarse una vez o repetirse periódicamente en forma de crisis, prevenir su aparición es la mejor opción.



Artrosis y Ejercicio
A pesar de las limitaciones propias de estas enfermedades como lo son el dolor, la rigidez, debilidad muscular y la fatiga, quienes padecen de estas enfermedades si pueden hacer ejercicio, incluso la actividad física les ayuda a disminuir todas estas molestias, enlentecer el deterioro articular al tiempo que le ayudará también a dormir mejor.
Ver artículo



Es posible prevenir la Artrosis
La Artrosis es una enfermedad degenerativa relacionada con el sobreuso y la sobre carga mecánica de las articulaciones lo que desencadena el deterioro del cartílago articular.    Esta  sobrecarga se presenta en tres condiciones particulares que debemos evitar:
Ver artículo

Practicar Yoga es efectivo para aliviar el dolor
La práctica de actividades físicas como el yoga tienen un abordaje más holístico que los métodos de tratamiento convencionales para el dolor, debido a que consta de varios componentes principales que abarcan factores como las posturas, la concentración, la meditación y la respiración, buena parte de su efecto beneficioso proviene de los estiramientos necesarios en las diversas posturas.
Ver artículo




sábado, 15 de marzo de 2014

6 Consejos para prevenir el dolor lumbar


El dolor lumbar, también conocido como lumbalgia o lumbago es la enfermedad dolorosa más frecuente, puede presentarse una vez o repetirse periódicamente en forma de crisis. Es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el médico y se acompaña por un componente psíquico añadido. En estos casos es imprescindible la rehabilitación.

La instrucción por un fisioterapeuta de los ejercicios más adecuados para potenciar los músculos de la columna lumbar ayudaran a aliviar el dolor. Deportes, como la natación son de gran ayuda en el tratamiento de estos enfermos. Otras medidas, como la aplicación de masajes en la musculatura lumbar por un fisioterapeuta experto y de calor local son útiles. Esto resulta aún más beneficioso cuando se practica conjuntamente con terapias del dolor.



Consejos prácticos para prevenir el dolor lumbar


  • Postura durante el sueño: Durante el sueño se debe conservar una postura correcta. Lo más aconsejable es dormir de lado y con las piernas encogidas. No es aconsejable dormir boca abajo, ya que origina un aumento de la lordosis lumbar y una torsión forzada del cuello.
  • Características de la cama y el colchón: El colchón debe tener una consistencia firme, las barras transversales de madera en la cama proporcionan un buen soporte para el colchón.
  • Profesión y actividad laboral: Muchas profesiones son potencialmente productoras de lumbago (chóferes, secretarias, personas que cargan peso, etc.) siendo fundamental conocer varios aspectos de "higiene postural", cuando permanecen sentados. El asiento debe tener un apoyo para la zona lumbar (cojín, pequeña almohada), la forma correcta de estar sentado consiste en tener la espalda recta y apoyada sobre el respaldo. Debe levantarse cada 2 horas y realizar algún ejercicio de estiramiento de la musculatura lumbar). Si se levantan pesos, hay que saber que es necesario doblar las rodillas antes de hacerlo.
  • Labores domésticas: Las labores domésticas (planchar, fregar, limpiar,) pueden perjudicar la columna lumbar. Existen muchas formas para hacerlas, destacando: para planchar, hágalo descansando una pierna en una pequeña tarima, eso le descansa la espalda. Friegue siempre los suelos y limpie los armarios que estén en alto, con utensilios lo suficientemente largos, que no le obliguen a esforzarse; para hacer las camas arrodíllese y no se incline hacia adelante.
  • Tipo de vida que se realiza en el tiempo de ocio: La vida sedentaria conduce a una falta de tono de la musculatura lumbar. El poseer una musculatura lumbar en condiciones, ayuda a mantener la columna lumbar de forma correcta y sin producir dolor. Practicar un deporte de forma habitual, no tiene porqué producir ningún problema lumbar, salvo en los que exista un gran riesgo de contacto físico o traumatismo. Lo que sí puede ser motivo de lumbalgia es la práctica de algunos deportes sin el entrenamiento necesario.
  • Situación laboral, familiar, y emocional: El estrés, o estados emocionales depresivos o de ansiedad, inciden de forma desfavorable en el dolor en general. El dolor lumbar, es especialmente sensible a estas situaciones. Los problemas de relación que puedan existir en el seno de una familia, o en el trabajo son fuente de tensiones que a veces se reflejan de forma indirecta en el aumento del dolor lumbar. Por ello en todo lumbago crónico es imprescindible recabar detalles sobre la situación emocional y laboral del paciente.


Estas situaciones pueden agravar un lumbago. El médico deberá averiguar cuál o cuáles son los más influyentes en el dolor lumbar de cada paciente, para que tenga éxito el tratamiento. La inmensa mayoría de los lumbagos no se alivian con cirugía, la terapia del dolor y las terapias complementarias son la mejor opción en estos casos.   



Artículos relacionados



Practicar Yoga es efectivo para aliviar el dolor  Ver artículo
Dolor Crónico Ver artículo