jueves, 1 de diciembre de 2016

¿Sientes un traquido al mover la cabeza? Cuidado, tu columna cervical pudiera estar lesionada

El traquido es una sensación de chasquido que se presenta cuando una articulación efectúa algún tipo de movimiento.  Muchas veces no solo es perceptible, sino además audible, pudiendo ser señal de algunas lesiones ubicadas en la columna cervical.


Los huesos se encuentran revestidos por un tejido especial conocido como cartílago en los sitios en los que se unen o articular con otros huesos. Este cartílago cumple una importante función, al brindar una superficie lisa que facilita el desplazamiento de los huesos lo cual lleva a que finalmente ocurra el movimiento.

Cuando este tejido se lesiona, su afectación se manifiesta como erosiones, lo cual hace que su superficie se torne rugosa añadiendo fricción al movimiento, lo que se percibe inicialmente como una sensación de “tener arena en el cuello” que progresa a la aparición del traquido.

¿Por qué ocurre la lesión del cartílago articular?


El cartílago es un tejido vulnerable a la sobrecarga mecánica que es resultado de la adopción de posturas sostenidas por largos periodos de tiempo, lo que es cada vez más frecuente cuando se llevan  a cabo actividades laborales que ameriten del uso del ordenador, tabletas o teléfonos inteligentes.

Otra condición relacionada con el desarrollo de lesiones del cartílago es la práctica de actividades deportivas con impacto, tales como correr y rodar bicicleta.  Si bien este tipo de actividades afectan con mayor frecuencia a la columna lumbar, son capaces de agravar trastornos de segmentos superiores de la columna vertebral como es el caso de la columna cervical.

 

El traquido articular es una señal temprana de enfermedades como la Artrosis


La lesión del cartílago es el mecanismo que lleva al desarrollo de la Artrosis, principal trastorno degenerativo del aparato locomotor que llega a afectar a más del 80% de las personas mayores de 70 años.

Podemos decir entonces que el traquido es una señal temprana de artrosis, si este no es tomado en cuenta o no se llevan a cabo las intervenciones necesarias para detener el progreso del desgaste articular se asociaran nuevos síntomas como el dolor de la articulación con el movimiento y la deformidad producto de la degeneración de la articulación, por suerte esta nunca es tan incapacitante como la deformidad asociada a otras enfermedades reumáticas, en especial la artritis reumatoidea.

La presencia de traquido amerita llevar a cabo evaluaciones médicas pertinentes para evaluar el estado de las articulaciones entre las vértebras, con la finalidad de iniciar un tratamiento temprano y evitar el progreso hacia una artrosis.


Muchas veces la corrección de las malas posturas junto con la adopción de las pausas activas es suficiente para detener esta molestia, en algunos casos puede ser necesario llevar a cabo tratamientos como la fisioterapia con lo que suele mejorar mucho esta condición.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gusto este post?, Comparte con nosotros tus comentarios.

Suscribete si quieres recibir una notificación en tu correo cada vez que haya una nueva publicación.