El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta dolor en el cuello. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dolor en el cuello. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de diciembre de 2016

¿Sientes un traquido al mover la cabeza? Cuidado, tu columna cervical pudiera estar lesionada

El traquido es una sensación de chasquido que se presenta cuando una articulación efectúa algún tipo de movimiento.  Muchas veces no solo es perceptible, sino además audible, pudiendo ser señal de algunas lesiones ubicadas en la columna cervical.


Los huesos se encuentran revestidos por un tejido especial conocido como cartílago en los sitios en los que se unen o articular con otros huesos. Este cartílago cumple una importante función, al brindar una superficie lisa que facilita el desplazamiento de los huesos lo cual lleva a que finalmente ocurra el movimiento.

Cuando este tejido se lesiona, su afectación se manifiesta como erosiones, lo cual hace que su superficie se torne rugosa añadiendo fricción al movimiento, lo que se percibe inicialmente como una sensación de “tener arena en el cuello” que progresa a la aparición del traquido.

¿Por qué ocurre la lesión del cartílago articular?


El cartílago es un tejido vulnerable a la sobrecarga mecánica que es resultado de la adopción de posturas sostenidas por largos periodos de tiempo, lo que es cada vez más frecuente cuando se llevan  a cabo actividades laborales que ameriten del uso del ordenador, tabletas o teléfonos inteligentes.

Otra condición relacionada con el desarrollo de lesiones del cartílago es la práctica de actividades deportivas con impacto, tales como correr y rodar bicicleta.  Si bien este tipo de actividades afectan con mayor frecuencia a la columna lumbar, son capaces de agravar trastornos de segmentos superiores de la columna vertebral como es el caso de la columna cervical.

 

El traquido articular es una señal temprana de enfermedades como la Artrosis


La lesión del cartílago es el mecanismo que lleva al desarrollo de la Artrosis, principal trastorno degenerativo del aparato locomotor que llega a afectar a más del 80% de las personas mayores de 70 años.

Podemos decir entonces que el traquido es una señal temprana de artrosis, si este no es tomado en cuenta o no se llevan a cabo las intervenciones necesarias para detener el progreso del desgaste articular se asociaran nuevos síntomas como el dolor de la articulación con el movimiento y la deformidad producto de la degeneración de la articulación, por suerte esta nunca es tan incapacitante como la deformidad asociada a otras enfermedades reumáticas, en especial la artritis reumatoidea.

La presencia de traquido amerita llevar a cabo evaluaciones médicas pertinentes para evaluar el estado de las articulaciones entre las vértebras, con la finalidad de iniciar un tratamiento temprano y evitar el progreso hacia una artrosis.


Muchas veces la corrección de las malas posturas junto con la adopción de las pausas activas es suficiente para detener esta molestia, en algunos casos puede ser necesario llevar a cabo tratamientos como la fisioterapia con lo que suele mejorar mucho esta condición.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Dolor en el Cuello



La vida sedentaria, la falta de ejercicios, las malas posturas y los esfuerzos físicos excesivos atentan contra la salud de la columna, en especial de la columna cervical.  La higiene postural y la ergonomía nos enseñan a llevar a cabo nuestras actividades diarias adoptando posturas distintas con la finalidad de evitar  posibles lesiones.


A que se debe y como afrontarlo


La columna vertebral permite un amplio rango de movimientos de nuestro cuello y espalda, muchos de ellos llevados a cabo de forma casi inconsciente hasta que algún tipo de dolor en esta localización limita la normal actividad haciéndonos ver cuan importante es esta estructura para nuestra vida diaria. 

La columna vertebral esta formada por 33 huesos, llamados vértebras, divididos en cinco segmentos, las primeras siete vértebras conforman la columna cervical,  entre las vértebras se ubican unas estructuras blandas en forma de anillos conocidos como discos intervertebrales, que actúan como un amortiguador que facilita los movimientos.  Por ser la columna cervical una de las partes más movibles de la columna vertebral, tiene  grandes probabilidades de desgastarse y sufrir lesiones, aunado a esto las malas posturas condicionan que los discos se sometan a una carga deformante debida a la presión adicional, lo cual conlleva a que tiendan a desplazarse de su normal localización dando origen a las hernias discales.

Dolor en el cuello: ¿Cuál es su origen?


En la gran mayoría de los casos, en especial en adolescentes y adultos jóvenes, el dolor de espalda se asocia con la ejecución de actividades en las que se requiere esfuerzo o  bien se llevan a cabo con malas posturas.  La exposición a estos factores a lo largo de nuestra vida lleva a un deterioro progresivo de la normal anatomía que abre paso a la aparición de la enfermedad degenerativa más frecuente del ser humano conocida como artrosis u osteoartritis.

Los malos hábitos posturales y los esfuerzos producen con el tiempo microtraumatismos que inicialmente suelen ser asintomáticos, pero luego se van presentando molestias de tipo tensión y contractura muscular, limitación para mover el cuello hacia los lados, molestias tipo calambres, corrientazos hacia los brazos y manos.   

Una de las molestias más características que se presenta cuando ya hay desgaste del cartílago es el traquido articular, percibido como una sensación de ruido o de arena a nivel del cuello con los movimientos.  Los vasos sanguíneos que se dirigen a la cabeza también son afectados por las lesiones de la columna cervical, lo que explica la aparición de síntomas como mareos, vértigos, cansancio mental y embotamiento que también pueden presentarse en esos casos.


Las malas posturas que afectan la columna cervical


Dado que la columna cervical es la parte más móvil de la columna vertebral, presenta grandes posibilidades de desgaste, en especial si se somete a posturas inadecuadas sostenidas por períodos de tiempo prolongados.  Esto suele ocurrir con frecuencia en los siguientes casos:



  • Trabajo con computador, puede condicionar un esfuerzo de flexión o extensión del cuello de acuerdo con a altura a la que se encuentre el monitor.  Lo ideal es que el borde superior de la pantalla quede a la altura de la vista.
  • Trabajo con la vista fija en documentos que se tienen sobre el escritorio, esto produce un esfuerzo sostenido en flexión del cuello. Si debe trabajar transcribiendo documentos es recomendable el uso de un atril ya que permite mantener los papeles más cerca de los ojos y en un ángulo que facilita reducir la flexión del cuello.
  • Uso del teclado,  si no se usa un soporte adecuado para apoyar los brazos se genera tensión en los hombros y la arte alta de la espalda, esto ocurre también cuando la silla no posee apoyabrazos.
  • Asiento, debe tener altura ajustable, con posibilidad de inclinar el respaldar hacia delante y hacia atrás, es recomendable que disponga de apoyabrazos.
  • Actividades domésticas en la que se mantenga el cuello en extensión,  como tender ropa, limpiar vidrios y gabinetes altos.
  • Actividades en las que se mantenga el cuello en flexión,  como leer y ver televisión en la cama con varias almohadas bajo la cabeza.

lunes, 9 de mayo de 2016

FIBROMIALGIA, Un dolor difícil de entender


La palabra Fibromialgia significa dolor en los músculos y tejidos fibrosos que conforman los ligamentos y tendones, es una alteración de la salud aun poco comprendida, sin embargo sus manifestaciones han dejado de ser consideradas parte de un cuadro psicógeno o hipocondría para ser catalogada por la OMS como una enfermedad reumática.

La Fibromialgia afecta entre un 2 a un 6% de la población general,  7 de cada 10 afectados son mujeres con edades comprendidas entre los 20 y 50 años, sin embargo también puede presentarse en ancianos, existiendo estudios que indican que se encuentra presente en aproximadamente un 7.4% de las mujeres entre 70 y 79 años, también ha sido descrita en niños con una incidencia mucho menor en la población infantil.  La mayor incidencia en el sexo femenino suele explicarse por la presencia de tensión emocional al llevar a cabo distintos roles de forma simultánea aunado a la privación del sueño por factores como la formación académica, larga jornada laboral o la crianza de los hijos, en especial niños pequeños.


Fibromialgia y Sistema Nervioso

En pacientes con Fibromialgia se han evidenciado cambios en las sustancias químicas encargadas de regular el funcionamiento del sistema nervioso, comúnmente conocidas como Neurotransmisores, en especial los niveles de Serotonina y Sustancia P transmisores implicados en la regulación de los procesos del estado anímico, dolor y sueño no REM a nivel central, este ultimo cambio en la arquitectura del sueño influye a su vez en la secreción de la Hormona de Crecimiento, lo que se relaciona con la persistencia del dolor por periodos prolongados que presentan las personas con Fibromialgia después de llevar a cabo actividad física como el ejercicio.

Factores como el estrés emocional, la presencia de otras enfermedades reumáticas o el antecedente de traumatismos en el cuello, en especial el Síndrome de Latigazo Cervical, se encuentran presentes en estos pacientes por lo que no puede descartarse que tengan alguna influencia en la aparición de este trastorno.


Cómo se manifiesta esta enfermedad

La Fibromialgia se reconoce por la presencia de una triada clásica que incluye dolor muscular generalizado con más de tres meses de evolución, alteraciones del sueño con cansancio diurno y  un estado emocional que combina ansiedad con depresión. Otros síntomas que pueden estar presentes son la rigidez muscular predominantemente matutina al levantarse o tras periodos de inamovilidad o reposo, molestias tipo hormigueo o hinchazón de las manos, sequedad ocular, colon irritable y una mala tolerancia al esfuerzo manifestada como una exacerbación del dolor tras la actividad física o los esfuerzos.



Ante estos síntomas el diagnostico se confirma cuando al examen físico se evidencia dolor a la palpación de 11 o más de 18 puntos específicos en tronco y miembros, siendo frecuente el enrojecimiento de la piel posterior a su palpación.  En ocasiones puede presentarse cuadros de Fibromialgia con puntos dolorosos localizados en áreas anatómicas específicas, como la columna  cervical o la región lumbar, estos casos suele denominarse Parafibromialgia.

Los estudios complementarios como exámenes de laboratorio y estudios de imágenes como las radiografías y resonancias magnéticas suelen reportar hallazgos dentro de límites normales en estos pacientes, no existiendo ninguna prueba que confirme o corrobore este diagnostico, sin embargo, estas se prescriben con el objeto de descartar otras posibles causas de los síntomas en estos pacientes.

Entre un 25 a 30% de los pacientes con Fibromialgia presentan alteraciones de la esfera mental siendo las más comunes la ansiedad y la depresión.


Cómo deben ser tratadas las personas con FIbromialgia

El enfoque terapéutico más adecuado y eficaz para esta enfermedad se sustenta en un programa de tratamiento multidisciplinario con la intervención de diversos especialistas en el área de terapia del dolor.  El manejo del dolor de estos pacientes no es fácil, por ser una enfermedad no inflamatoria los medicamentos analgésicos antiinfamatorios no suelen brindar ningún alivio.  El tratamiento farmacológico se sustenta entonces en el uso de fármacos que modifiquen los cambios neuroquímicos implicados en la aparición de esta enfermedad como es el caso de los antidepresivos, fármacos neuromoduladores como la Pregabalina y analgésicos opiodes como el Tramadol pueden emplearse solos o en combinación ayudando a controlar eficazmente el dolor. 

Otro aspecto fundamental para controlar el dolor, y por ende  mejorar la calidad de vida de estos pacientes, es la realización de un plan de rehabilitación física basado en  el masaje miofascial y los estiramientos combinado con infiltraciones locales de los puntos dolorosos.  Una vez controlado el dolor el paciente debe mantener una actividad física aeróbica de bajo impacto de forma regular acompañada por una rutina de estiramientos y la puesta en práctica de técnicas de relajación.

Un aspecto de gran importancia en el tratamiento de la Fibromialgia es el adecuado manejo de los trastornos del sueño, en nuestra práctica clínica hemos evidenciado que hasta que no se logra mejorar la calidad del mismo no se obtiene el impacto deseado en la disminución del dolor, al punto que la calidad del sueño se constituye en un marcador de la calidad de manejo analgésico del paciente con Fibromialgia.


 Autor: El Bienestar www.elbienestar.com.ve 

· 

domingo, 30 de agosto de 2015

¿Qué es una Cervicobraquialgia?





El dolor en el cuello se conoce como cervicalgia, cuando este dolor se irradia a uno o ambos brazos pasa a llamarse Cervicobraquialgia.  Te explicamos por que ocurre y como prevenirla.


La cervicalgia, o dolor en el cuello, es una de las molestias más comunes, afectando prácticamente a todas las personas en algún momento de su vida.  

Se trata de un dolor generalmente opresivo que se acompaña por tensión y limitación para mover el cuello hacia adelanta, hacia atrás o hacia los lados,  en casos extremos resulta muy doloroso hacer cualquier movimiento con el cuello.

¿Por que una cervicalgia pasa a cervicobraquialgia?


Primeramente se debe aclarar que no todos los dolores en el cuello van a irradiar siempre hacia los brazos.

Cuando el dolor es debido a lesiones de los discos intervertebrales o trastornos de la columna vertebral es posible que se vean afectadas las raíces nerviosas o nervios raquídeos que se originan en la médula espinal y emergen de la columna vertebral por unos orificios llamados agujeros de conjunción.

Estos agujeros pueden ver afectado su diámetro cuando las estructuras vecinas se encuentran inflamadas o desplazadas de su sitio, con lo que la raíz nerviosa que emerge por ese agujero se ve comprimida originándose entonces el componente doloroso que irradia más allá del cuello.

Según la altura de la columna vertebral en que se encuentre la lesión sera la distribución del dolor, algunas raíces se dirigen al hombro, otras a la parte superior del brazo y otras por todo el miembro superior llegando incluso a la mano.

Las principales causas de cervicobraquialgia son las hernias y los prolapsos de los discos intervertebrales y los trastornos degenerativos de la columna vertebral como el síndrome fascetario y la artrosis de la columna vertebral conocida como Espondiloartrosis. También puede ocurrir en trastornos en los que las vertebras se desplazan como la listesis.

Las malas posturas son la principal causa de cervicobraquialgia


El factor que con mas frecuencia se relaciona con el desarrollo de la cervicobraquialgia es la mala postura.

El permanecer con el cuello mucho tiempo en una misma posición lleva a que ocurra tensión de los músculos que originara contracturas y por ultimo cambios en la normal curvatura de la columna cervical, conocida como lordosis fisiológica.

Cuando estos cambios ocurren aumenta la tensión sobre los discos intervertebrales lo que los lleva a desplazarse de su sitio originando prolapsos y hernias discales, también se incrementa la presión sobre las articulaciones entre las vertebras dando pie así al desarrollo de la principal enfermedad degenerativa de la columna vertebral como lo es la artrosis, que cuando se localiza en la columna cervical se denomina Cervicoartrosis.

Estas posturas anormales por lo general se producen al llevar va cabo actividades laborales, sin embargo también ocurren al realizar actividades domesticas o incluso al recrearse.


  • Posturas sostenidas en flexión.  La causa mas común es el trabajo en el computador, especialmente si el monitor se encuentra muy abajo o se trabaja con dispositivos tipo laptop.  También se observa en personas que escriben o corrigen como los contadores y los maestros, en quienes practican oficios manuales o en quienes usan mucho los dispositivos como tabletas y teléfonos celulares.

  • Posturas sostenidas en extensión.  En este caso el cuello se encuentra en extensión como cuando se esta mirando hacia arriba,. es frecuente al realizar actividades domesticas como limpiar gabinetes, closets o ventanas, también es común en almacenistas, albañiles y electricistas.
La mejor forma de prevenir las cervicobraquialgias es cuidados las posturas, es importante hacer pausas cada dos horas para estirarse un poco y llevar a cabo estiramientos.


Artículos relacionados


Lesiones de los discos de la columna cervical  Ver artículo 

Artrosis: ¿Qué es y cuál es su tratamiento? Ver artículo 

Posturas adecuadas para cuidar su espalda Ver artículo

domingo, 8 de marzo de 2015

Neuralgia Occipital o Neuralgia de Arnold



La neuralgia craneal más frecuente es la Neuralgia de Arnold, también se conoce como neuralgia occipital y es debida a la inflamación del nervio occipital, que se origina en el cuello y asciende por la parte posterior de la cabeza y dentro del plano muscular profundo dando varias ramas que le brindan inervación tanto a los músculos profundos del cuello como al cuero cabelludo.



Una causa importante de dolor de cabeza la constituyen las neuralgias, se trata de un trastorno que afecta a los trayectos nerviosos localizados tanto en la cara como a nivel de la parte posterior del cráneo y que se manifiestan principalmente con dolor. Una de estas Neuralgias es la Neuralgia de Arnold, entidad capaz de producir dolor de cabeza que muchas veces es diagnosticado  erróneamente como una migraña.

La inflamación de los nervios es sumamente dolorosa, se caracteriza por el hecho de que el dolor se acompaña por una serie de molestias muy desagradables como son la sensación de ardor, quemazón o de pinchazos en el área afectada, que por lo general se ubican en la parte posterior de la cabeza pudiendo irradiar hacia la región de la frente, acompañándose su también de sensibilidad  en el cuero cabelludo, en algunos casos puede presentarse además dolor en la parte posterior de los ojos.

Estas molestias no responden bien al uso de los analgésicos o antinflamatorios comunes lo cual hace que los pacientes sientan además mucha ansiedad y angustia ya que no logran aliviar los síntomas con medidas generales.Todo esto es característico de un tipo especial de dolor, conocido como dolor neuropático, que es lo que afecta a estos pacientes.

La neuralgia craneal más frecuente es la Neuralgia de Arnold, también se conoce como neuralgia occipital y es debida a la inflamación del nervio occipital, que se origina en el cuello y asciende por la parte posterior de la cabeza y dentro del plano muscular profundo dando varias ramas que le brindan inervación tanto a los músculos profundos del cuello como al cuero cabelludo.


Causas de la Neuralgia de Arnold


Este tipo de dolor de cabeza suele ser debido a los procesos capaces de inflamar el nervio occipital, como ocurre en el caso de:

  • Traumatismos en la base del cráneo principalmente por golpes y caídas.
  • Inflamación por compresión directa por el uso de gorras o bandas muy ajustadas.
  • Enfermedades de la columna cervical sé afecten el origen del nervio, como es el caso de la artrosis como los problemas de los discos intervertebrales.
  • Contractura muscular o tensión muscular de los músculos del cuello.


Tratamiento de la Neuralgia de Arnold


Por tratarse de un dolor muy intenso en el que se involucran lesiones no sólo de los músculos sino también del sistema nervioso, el tratamiento debe combinar una serie de fármacos y terapias dirigidas a cada una de las causas del dolor,  sin embargo existe una serie de medidas generales que son de gran utilidad en estos casos:

  • Aplicarse frío local.  El frío actúa como antinflamatorios y es capaz también de aliviar el dolor, se recomienda aplicarlo por espacio de 5 a 10 minutos, cada cuatro a seis horas.
  • Masaje.  El masaje puede aliviar la tensión muscular y por lo tanto liberar en el nervio produciendo alivio. Es recomendable que sea aplicado como parte de un esquema de fisioterapia.
  • Estiramiento.  Los estiramientos son medidas muy útil es para aliviar la tensión muscular, es importante aplicar calor local antes de llevarlos a cabo para prevenir un desgarro muscular.
  • Medicación.  Los medicamentos analgésicos comunes no son suficientes para controlar estos síntomas, es necesario utilizar medicamentos capaces de combatir la inflamación y la tensión muscular. Cuando se presentan síntomas molestos como los pinchazos, ardor o quemazón se hace necesario utilizar medicamentos capaces de bloquear la transmisión de impulsos anómalos por parte del nervio inflamado, estos medicamentos se conocen como neuromoduladores.
  • Infiltración.  En algunos casos el dolor es persistente y se hace necesario aplicar un bloqueo nervioso o llevar a cabo una  infiltración para aliviarlo. 


La Neuralgia de Arnold es una condición que desaparece por completo tras su tratamiento adecuado. Es posible que algunos pacientes vuelvan a presentar episodios o crisis dolorosas especialmente sigue sufren de trastornos de la columna cervical o de contracturas musculares sostenidas como las que acompañan al síndrome miofascial.

Esta condición también puede acompañar a otros trastornos dolorosos de la cabeza como son la migraña y la cefalea tensional, dando origen a las llamadas cefaleas mixtas.


Actualizado el 24/11/2016

sábado, 6 de septiembre de 2014

Sindrome miofascial


El dolor muscular puede presentarse tras esfuerzos o traumatismos, resolviéndose al cabo de pocos días con medidas como el reposo, analgésicos y suspender la actividad desencadenante.  En algunos pacientes este dolor se perpetúa en el tiempo llegando incluso a afectar su vida diaria, si usted se identifica con esta situación probablemente este padeciendo un Sindrome Miofascial.


El síndrome miofascial es un trastorno muscular en el que hay tensión y dolor en uno o mas músculos, incluso en una región completa como la región cervical, lumbar o el cuello con limitación para la movilización por la importante contractura que acompaña al dolor.  Lo característico es que es posible palpar nudos y bandas en la masa muscular con la característica muy particular de que al hacer presión en ellos el dolor no se queda solo en el punto sino que corre o irradia a un sitio distante.

Es muy común que al presionar sobre el musculo trapecio en la parte alta de la espalda el dolor "corra" hacia la base del cuello o hacia los hombros, en el caso de nudos en el cuello es posible que estos corran hacia la espalda pudiendo incluso llegar a la región lumbar o bien se irradien hacia la parte alta del cráneo y la frente.

Este nudo, conocido como punto gatillo, suele encontrarse dentro de una banda de mayor consistencia que corresponde a un área de contracción anormal de la fibra muscular lo que además de producir dolor es el responsable de la limitación para la movilización a ese nivel.

En el sindrome miofascial también es característico encontrar trastornos asociados como el cansancio y el insomnio que agravan aun más la situación llevando al paciente a un estado de ansiedad y depresión.

La importancia de identificar correctamente esta enfermedad es que de no ser tratada adecuadamente puede volverse crónica, lo cual resulta incapacitante para quien la padece.

¿Cuál es su causa?


Este trastorno es producido por los esfuerzos al mantener posturas inadecuadas por largos periodos de tiempo, movimientos bruscos, microtraumatismos, falta de actividad física, déficit de algunas vitaminas e incluso pueden presentarse a consecuencia de situaciones como el insomnio, de hecho en nuestra experiencia un paciente con dolor muscular por esta u otra causa que no duerme bien no logrará su alivio completo hasta que primero no se le corrija el trastorno del sueño.

Todas estas condiciones serán capaces de alterar la liberación y eliminación de un neurotransmisor encargado de regular la actividad muscular conocido como Acetilcolina cuyas concentraciones se encuentran aumentadas en la unión neuromuscular de estos pacientes, esta sustancia afecta el flujo sanguíneo local disminuyendo el aporte de oxigeno y sustancias necesarias para la relajación muscular lo que produce una falta de energía y debilidad a ese nivel, igualmente la alteración de este neurotransmisor desencadena la producción de sustancias inflamatorias capaces de activar receptores del dolor produciendo la señal dolorosa.

¿Cómo se diagnostica?


El diagnostico de esta condición es eminentemente clínico, ya que no produce ninguna alteración ni en los estudios de laboratorio ni en las imágenes como radiografías y resonancias.  Es importante diferenciarlo de enfermedades que se acompañan por síntomas similares como es el caso de la Fibromialgia, de hecho hoy en día muchos síndromes miofasciales son diagnosticados como formas localizadas de Fibromialgia erróneamente.




jueves, 21 de agosto de 2014

Sujetar el teléfono con el hombro puede ocasionar lesiones







Hablar por teléfono es una actividad rutinaria que forma parte de la vida cotidiana, asuntos laborales, recados, invitaciones, planificación de eventos y hasta visitas sociales se llevan a cabo por vía telefónica. Por si solo este hábito no acarrea ningún riesgo, sin embargo si se hace durante actividades que requieran mantener las manos ocupadas, adoptando además posturas inadecuadas, puede acarrear consecuencias para la salud.


En ocasiones estas llamadas son algo inoportunas y deben ser atendidas mientras se llevan a cabo otras actividades que requieren del uso de las manos lo que hace que para poder seguir conversando la persona se vea en la necesidad de adoptar una de las posturas más dañinas para la columna cervical: flexionar el cuello de lado para poder sujetar el teléfono entre el oído y el hombro.

Esta postura totalmente anti ergonómica es capaz de originar sobrecarga sobre los discos intervertebrales ubicados en la columna cervical, si ocurre esporádicamente o por poco tiempo no suele acarrear consecuencias, sin embargo cuando se vuelve un hábito rutinario y se mantiene por largos períodos de tiempo puede originar tensión muscular y contracturas en los músculos del cuello, si a pesar de esto se mantiene el hábito se producirían entonces cambios degenerativos que darán paso al desarrollo de Artrosis de la columna cervical, también conocida como Cervicoatrosis.

La Artrosis cervical es una enfermedad que produce dolor al mover el cuello, siendo característicos que durante los movimientos la persona sienta un traquido o tenga la sensación de que tiene arena o un roce en el cuello, en muchos casos el traquido puede ser audible para las personas que se encuentran alrededor.  Otro síntoma que acompaña a esta enfermedad es el mareo o vértigo con los cambios de posición de la cabeza.

Si bien es poco frecuente, han ocurrido casos de accidentes cerebrovasculares cuando se mantiene esta posición por un período de tiempo prolongado. Esto es debido a que detrás del oído hay un fragmento de hueso con forma de una aguja que se localiza cerca de una importante arteria del cuello llamada Arteria Carótida, cuando este fragmento llamado Apófisis Estiloides es un poco más largo (lo que puede ocurrir como una variante anatómica normal en algunos individuos) es capaz de comprimir la arteria o incluso desgarrarla al mantener el cuello el flexión lateral si ademas de llevan a cabo movimientos simultáneos de rotación, esto produce una hemorragia que afecta la circulación cerebral ocasionando este tipo de accidente vascular. 


¿Cuál es la forma correcta?


Lo ideal es no hablar por teléfono mientras se lleva a cabo otra actividad, cuando esto no sea posible deberá entonces procurarse hacerlo sujetando el auricular con una mano y no con el hombro o ayudarse con el uso de dispositivos como los auriculares, manos libres o altavoz, que permiten mantener la conversación sin caer en posturas viciosas.

sábado, 9 de agosto de 2014

Lesiones de los discos de la columna cervical




El dolor en el cuello es una dolencia frecuente, la gran mayoría de las veces se produce por tensión muscular, sin embargo la gran capacidad de movimientos del segmento cervical de la columna vertebral y su función estabilizadora de a posición de la cabeza la someten a diversas sobrecargas al mantener posturas inadecuadas de forma sostenida que llevan a la lesión de los discos intervertebrales. Aquí te explicamos como se producen estas lesiones, cuáles son sus síntomas y cuales son esas posturas a evitar.


Los discos intervertebrales son estructuras blandas que se encuentran entre las vertebras, tienen como función amortiguar el impacto y facilitar su movimiento, los discos intervertebrales se localizan en toda la columna excepto entre la primera vertebra y la segunda vértebra cervical, conocidas como C1 y C2 respectivamente.

La columna cervical es el segmento más móvil de la columna vertebral lo cual facilita que se lesione, siendo el disco C6-C7 el que se afecta con mayor frecuencia.

En la imagen se aprecia un disco intervertebral en color azul que se encuentra lesionado, parte del material sale hacia la parte posterior y contacta con la raíz nerviosa en amarillo, llegándola a comprimir.  

Este tipo de lesiones de los discos pueden ocasionar síntomas como dolor en el cuello o la nuca que puede confundirse con las molestias producidas por inflamación muscular de otro origen.  Molestias como dolor que irradia a los hombros o los brazos, disminución de la fuerza muscular, sensaciones anormales como calambres, corrientazos y adormecimiento son señal de que los discos lesionados están ocasionando inflamación de las raíces nerviosas que se originan en la columna cervical.

Los discos intervertebrales no suelen lesionarse por un único evento traumático, más bien son el resultado de lesiones repetitivas producto de sobrecarga mecánica por esfuerzos o malas posturas sostenidos en el tiempo, especialmente cuando hay antecedente de eventos traumáticos como el síndrome de latigazo cervical.

Las alteraciones en los discos se ven agravadas ante la presencia de enfermedades degenerativas como la artrosis son  capaces de afectar las vertebras limitando su movilidad lo que se traduce por dolor en el cuello.  Otro factor capaz de agravar el proceso degenerativo de los discos es el hábito tabáquico.


Posturas asociadas con el desarrollo de lesiones de la columna cervical



Existen algunas posturas capaces de desencadenar lesiones de la columna cervical, las principales son:

  • El trabajo en posición sentada con la cabeza fija forzada hacia adelante (movimiento de protrusión de la cabeza) es la que más se asocia con cuadros dolorosos intensos de la columna cervical, esta postura es frecuente al trabajar con el computador o al operar maquinarias que requieren gran atención y son capaces de producir lesiones importantes de los discos cervicales si se mantienen  de forma fija por largos períodos de tiempo.
  • Mantener la columna en flexión sostenida hacia adelante, esta postura es común en personas que realizan manualidades, personas que leen o escribe.
  • Hábitos como dormir boca abajo con la cabeza de lado también se asocian con el desarrollo de lesiones de este segmento de la columna.
  • Movimientos bruscos que impliquen rotar el cuello y flexionarla lateralmente



martes, 17 de junio de 2014

Las carteras: Mientras más grandes ¿mejor o peor?




Muchas veces las mujeres solemos trasladar objetos que nos resultan “necesarios”, sin embargo el numero de objetos a cargar es directamente proporcional al tamaño de la cartera, que cada día resulta ser mayor.  La moda en parte ha favorecido esta tendencia ya que las carteras han sido incluidas como parte del vestuario y es prácticamente imposible salir sin ellas.

El hombro es la articulación con mayor rango de movimientos, interviene en una serie de funciones relacionadas con poder llevar a cabo las distintas actividades de la vida diaria. Esto hace que sea una articulación frecuentemente sometida al sobreuso y a los esfuerzos, incluso es también el blanco de lesiones relacionadas con la sobrecarga mecánica relacionada con el traslado de objetos pesados como los bolsos y carteras, esto se ve agravado por el hecho de que al cargar peso inconscientemente se eleva el hombro lo cual agrava aún más las cosas.

Esta tendencia no ha tardado en poner en evidencia que el hombro no es una articulación diseñada para cargar peso, hecho que se corrobora con la aparición de una serie de molestias relacionadas con la sobrecarga.

El principal síntoma relacionado con las lesiones de los hombros es el dolor, que suele ser como una presión que abarca todo el hombro y puede incluso irradiar hacia el brazo.  Los movimientos como elevar los brazos por encima de la cabeza son también muy dolorosos e incluso pueden estar limitados, finalmente la rotación del hombro para llevar a cabo actividades como peinarse, abrocharse el sostén o rascarse la espalda suelen ser muy dolorosas y difíciles de ejecutar.

Además del hombro, las carteras pesadas producen tensión en el cuello por contractura muscular, esto puede dar origen a un tipo de dolor de cabeza muy intenso y molesto que se conoce como cefalea tensional.

Inicialmente estas molestias pueden presentarse al usar las carteras, pero si se insiste en cargar este peso excesivo los síntomas pueden volverse continuo interfiriendo con las actividades diarias y afectando la calidad de vida.


Consejos para evitar lesiones por el uso de carteras

  1. Haz una lista de los objetos que se normalmente se encuentran en tu cartera y que realmente has usado en las últimas dos semanas, eso es lo que realmente debes cargar.
  2. Compra carteras de tamaño mediano, seguramente si usas carteras grandes te veras tentada a colocarle más objetos en su interior.
  3. Evita las carteras con muchos adornos o accesorios metálicos, ya que de por si son pesadas.
  4. Procura usar objetos en versión viajera, es decir cremas, estuches de maquillaje, cepillos de tamaño pequeño.
  5. Prefiere carteras de tiras anchas y suaves, evita las tiras finas y las metálicas.
  6. Si tienes que cargar objetos como zapatos, ropa o tabletas usa un bolso de mano y no lo coloques en tu cartera.
  7. Procura alternar la cartera entre ambos hombros, evita usarla siempre del mismo lado.
  8. Cuando sea posible prefiere carteras tipo morral y úsala de forma adecuada de forma tal que el peso se distribuya por igual entre ambos hombros.
  9. El peso total de tu cartera no debe pasar el 10% de tu peso corporal.



Para finalizar te dejamos una pregunta curiosa: 

¿Alguna vez has pesado tu cartera?

Hazlo y nos cuentas, seguro te alarmarás…





viernes, 13 de junio de 2014

Posturas adecuadas para cuidar su espalda

        


Permanecer de pie y llevar a cabo los distintos movimientos conlleva a una serie de acciones por parte del aparato locomotor que son ejecutadas de forma inconsciente, muchas de ellas implican mantener una postura lo que conlleva a un esfuerzo por parte de los músculos que si no se llevan a cabo en la forma correcta traerán como consecuencia una serie de problemas que se traducirán en enfermedades como artrosis, bursitis, tendinitis, entre otras.  Para evitar esto se deben poner en practica medidas que permitan hacer las distintas tareas y movimientos sin que se produzcan lesiones, esto se conoce como Higiene Postural.


La higiene postural es aplicable a todas las actividades de la vida diaria, a las actividades laborales, domesticas, actividades recreativas e incluso las prácticas deportivas. A continuación encontrarás las principales recomendaciones posturales para cuidar la espalda.

Al acostarse.  La mejor postura para dormir este medio lado con las rodillas flexionadas y con una almohada bajo la cabeza y otra entre las rodillas, también es adecuado dormir boca arriba siempre y cuando se coloque una almohada debajo de ambas rodillas. Dormir boca abajo no es recomendable ya que genera grandes sobrecargas en la columna cervical. Es recomendable cambiar de postura durante el sueño, así como evitar dormir en camas muy blandas o excesivamente duras.

Al levantarse. Para levantarse de la cama evite sentarse directamente, la mejor manera de hacerlo es colocarse primero de medio lado, apoyarse sobre un costado y ayudarse con las manos para incorporarse de lado y sentarse, una vez que esté sentado en la cama podrá entonces incorporarse. Para levantarse de una silla apoye las manos en el reposabrazos mientras se levanta.

Al permanecer sentado. Mientras permanecemos de pie las cargas se distribuyen tanto a nivel de la columna vertebral como de las piernas, al sentarnos las piernas dejan de soportar el peso con lo que aumenta hasta en un 40% la carga que deben soportar los discos intervertebrales. Para sentarnos correctamente debe procurarse que la silla tenga una altura tal que permita que ambos pies queden completamente apoyados en el suelo, la columna debe quedar firmemente apoyada contra el respaldar y lo suficientemente cerca de la superficie trabajo para evitar tener que inclinarse hacia adelante, las rodillas deben quedar al mismo nivel o un poco por encima de la altura de las caderas.

Al conducir. Debe ajustarse la distancia del asiento el volante de forma tal que permita alcanzar los pedales cómodamente al tiempo que la columna permanezca completamente apoyada en el asiento.

Al permanecer parado. Mientras se encuentra de pie procure cambiar de postura tan frecuentemente como sea posible, manténganse en movimiento o caminando, sí debe permanecer en una sola posición trate de descargar el peso alternadamente entre cada uno de sus pies. Para llevar a cabo actividades donde deba estar de pie como planchar, lavar los platos o reparar objetos, levante una de sus piernas y apoye un pie sobre un banquito y alterne periódicamente entre ambos.

Al agacharse. Inclinarse es siempre una mala postura para la columna, si debe tomar objetos que estén en el suelo, mantenga su espalda recta y flexione las rodillas. Si debe ejecutar tareas que ameriten inclinarse hacia delante apoye siempre sus brazos sobre una superficie o bien apoye sus manos en sus muslos y trate de mantener la espalda recta.

Al cargar peso. Siempre es recomendable no cargar peso, cuando no pueda evitarlo procure tomar el objeto en el piso agachándose doblando las rodillas y tomándolo lo más cerca posible a su cuerpo abrácelo con los brazos e incorpórese manteniendo su espalda recta, para trasladar la carga hágalo también lo más cerca posible a su tronco. Si usted considera que la carga es demasiado pesada busque ayuda.


Mantener una espalda sana requiere tener el mayor cuidado posible sobre las distintas posturas que se adoptan a lo largo del día, pero además de esto es necesario también no permanecer mucho tiempo en una misma postura aunque ésta sea correcta.  Muévase, estírese y cambie sus posturas al menos cada dos horas, su espalda lo agradecerá.