El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

martes, 23 de mayo de 2017

Qué es Tramadol y en qué casos se utiliza



El tramadol es un medicamento muy utilizado en el tratamiento del dolor, en especial en dolor de fuerte intensidad y en un tipo especial de dolor llamado dolor neuropático.  Es un medicamentos delicado por lo que es importante conocer bien como usarlo, sus principales efectos secundarios y algunos consejos para que sea más efectivo.



El tramadol es un analgésico del grupo opioide, se trata de medicamentos para el dolor de la familia de la morfina.  Estos fármacos permiten aliviar el dolor estimulando unos receptores en el cerebro que hacen que además del alivio se tenga una sensación de bienestar e incluso euforia.


¿Quienes deben usar Tramadol?


Este medicamento se emplea principalmente para el tratamiento del dolor de fuerte intensidad, que ocurre en casos como:

  • Dolor postoperatorio
  • Fracturas
  • Politraumatismos
  • Artrosis severa
  • Dolor asociado al cáncer
  • Dolor neuropático, que se origina por una lesión de un nervio (cuando los medicamentos de primera linea no brindan alivio suficiente o no son tolerados) 
Tramadol es un fármaco del tipo opioide, es decir, que es similar a la morfina, aunque mucho menos potente por lo que se considera un opioide débil.  Esto hace que hayan restricciones en su adquisición siendo necesaria una receta médica.

Este tipo de medicamentos se utilizan cuando el dolor no se alivia adecuadamente con medicamentos como los analgésicos anti inflamatorios y los medicamentos como los antidepresivos, que también son muy útiles para tratar el dolor.

En el caso de dolores moderados puede ser usado cuando por alguna razón el paciente no deba usar analgésicos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno, diclofenac, ketoprofeno, ketorolac, etc. Como ocurre en el caso de ser alérgico a estos medicamentos o cuando existen condiciones como las úlceras gástricas, hipertensión arterial o afeccion de los riñones.

¿Cómo se usa el tramadol?


Este medicamento se encuentra presentado en forma de gotas, tabletas, ampollas y supositorios.  Las gotas están formuladas solo con tramadol, mientras que las tabletas pueden contener tramadol exclusivamente o una combinación de este opioide con acetaminofen o paracetamol. 

Este medicamento se encuentra disponible en varias presentaciones:

Tramadol en gotas:  Esta presentación tiene la ventaja de que permite ajustar la dosis de forma muy precisa, logrando la dosis mínima a la que se controla el dolor lo cual hace que ocurran menos efectos adversos.  Las gotas de tramadol se usan en niños, ancianos y en pacientes muy sensibles.

Tramadol en tabletas de liberación prolongada.  Están formuladas con tramadol en concentraciones de 50 y 100 mg, estas tabletas permiten obtener un alivio del dolor de forma sostenida por hasta 12 horas, aunque en mi experiencia hay pacientes que logran sentirse aliviados todo el día con una sola toma.

Tramadol en combinación.  Una presentación muy usada es a combinación Tramadol/acetaminofen que se encuentra disponible como Zaldiar, Ultracet o Traceval, esta contiene 37,5 y 325 mg de cada principio activo respectivamente.  Esta combinación brinda una buena potencia para aliviar el dolor con menor efectos adversos, puede usarse una a tres veces al día según la intensidad del dolor.

Tramadol en ampollas.  Esta presentación es básicamente para uso hospitalario o en el consultorio. Debe ser precedida de la aplicación de medicamentos para prevenir las náuseas y vómitos.

Tramadol en supositporios. Se utiliza cuando hay dificultad para tragar tabletas, intolerancia gástrica a los medicamentos, personas con estado de conciencia alterado o cuando se buscan efectos inmediatos.

Efectos adversos 


Este tipo de medicamentos es capaz de producir algunas alteraciones principalmente a nivel mental, estas consisten en somnolencia, mareos y decaimiento.  Estas molestias son mas acentuadas al inicio del tratamiento y es posible que al continuar su uso vayan disminuyendo su intensidad.  

Por esta razón es recomendable no conducir vehículos ni operar maquinarias peligrosas bajo sus efectos para evitar un accidente. En el caso de los adultos mayores suelo hacer hincapié en tomarlo y sentarse o recostarse, ya que el mareo puede hacer que se afecte el equilibrio y ocurra una caída, que pudiera traer más problemas para la salud.

Otro efecto muy común es la sequedad en la boca y el estreñimiento.  por esta razón es recomendable tomar abundante agua y adoptar medidas para prevenir el estreñimiento como la ingesta de fibra natural o el uso de un laxante suave regularmente.

En el caso de los hombres con enfermedades de la próstata que les dificulte orinar es posible que el tramadol empeore estos síntomas ya que uno de sus efectos adversos incluye la retención urinaria.

Tolerancia al tramadol


Los medicamentos para el dolor de la familia de la morfina, llamados opioides, son capaces de originar un fenómeno en el organismo conocido como tolerancia.  Este consiste en que con su uso el organismo se acostumbra y hace que cada vez se necesiten dosis mayores del medicamento para lograr el mismo efecto.

Esta es una de las razones por las que el uso de estos medicamentos es controlada, ya que si no hay supervisión el paciente va subiendo las dosis y puede presentar efectos relacionados con la sobredosis que incluyen la posibilidad de sufrir un paro respiratorio.

la tolerancia es un fenómeno se previene cambiando el tramadol por otro opioide, por esta razón seguramente su medico le recetara otro medicamento en algún momento, aunque usted sienta alivio.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Consejos para medir correctamente la presión arterial



La hipertensión arterial es un problema común, sin embargo es posible que algunas personas obtengan mediciones de presión arterial elevadas sin ser hipertensos, incluso he tenido la oportunidad de evaluar pacientes que acuden por debilidad y decaimiento al iniciar un tratamiento para la presión arterial porque lo estaban usando sin necesitarlo como consecuencia de un diagnóstico erróneo de hipertensión arterial.


La presión arterial es, como indica su nombre, la presión que existe dentro de las arterias en dos momentos, primero cuando ocurre la expulsión de sangre del corazón (sístole), así como cuando estas vuelven a su posición inicial o fase de reposo (diástole).  Por esta razón al reportar el valor de presión arterial se usan dos números, siendo el valor normal para este parámetro es 120/80 mmHg, pudiendo variar desde 100/60 mmHg a 140/90 mmHg.

¿Cómo se mide la presión arterial?


Una de las formas de evitar obtener un valor errado de presión arterial es realizar su determinación de forma correcta. Para obtener los valores de presión arterial es necesario utilizar un aparato conocido como tensiómetro o esfingomanómetro. Este aparato se debe colocar sobre el brazo del paciente ajustando bien el brazalete. A continuación se debe ubicar el pulso de la arteria lo que se consigue palpando la parte inferior e interna del brazo, allí se coloca el estetoscopio para poder escuchar los ruidos que corresponden a la presión arterial, una vez hecho esto se comienza a inflar el manguito del tensiómetro hasta que la aguja alcanza el número 200.  El siguiente paso consiste en abrir la válvula lentamente poara que salga el aire despacio y se presta atención a los números en los que se escucha tanto el primer y como el último ruido, ellos corresponden a los valores de presión arterial.

Consejos para tomar la presión arterial del forma correcta


Para poder obtener los valores reales de presión arterial es necesario seguir los siguientes consejos:
  • Encontrarse en reposo, esperando al menos unos diez minutos después de caminar,  practicar algún tipo de actividad física. Muchas veces sucede que pacientes que vienen a consulta porque "tienen la presion alta" no son hipertensos, lo que sucede es que les tomaron la presion inmediatamente tras una actividad física y se obtuvieron valores que son normales para la condición de ejercicio. Para evitar esto procure sentarse al menor 5 minutos y permanecer relajado antes de que le midan la presión arterial.
  • Debe esperar de 15 a 30 minutos para tomarse la presión arterial luego de fumar cigarrillos o tomar café.
  • La posición ideal para tomar la presión arterial es sentado o acostado. 
  • Si es primera vez que se toma la presión arterial es recomendable hacerlo en ambos brazos.

No observar estas recomendaciones puede originar valores más altos que los reales, pudiendo llegarse a un diagnóstico falso de hipertensión arterial.  Lo mismo ocurre en ocasiones cuando la determinación la lleva a cabo un médico, en estos casos la ansiedad frente a los resultados puede hacer que se obtengas valores superiores a los reales  lo cual es conocido como “Hipertensión de Bata Blanca”.

¿Qué hacer si la presión se encuentra alta?


Si se obtiene un valor elevado de presión arterial lo recomendable es hacer mediciones diarias de la misma por una semana, los valores obtenidos deben anotarse en un papel y llevarlo al médico la próxima vez que acuda a consulta.  De esta manera se pueden tener resultados en condiciones menos estresantes que durante la consulta médica.

En el caso de que el valor sea muy alto, algo como 180/100 o superior lo recomendable es realizar una evaluación inmediata por un especialista, en especial si hay sintomas como dolor de cabeza, mareos, dolor en el pecho o pérdida de la fuerza en alguna parte del cuerpo.  Estos valores muy altos pueden relacionarse con situaciones como un accidente cerebrovascular y son capaces de ocasionar daños en órganos como el corazón o los riñones.  Estos valores no deben bajarse de forma brusca, ya que pueden ocasionar mucho daño si sin debidos a un accidente cerebrovascular.