El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta dolor articular. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dolor articular. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de noviembre de 2016

Problemas del Manguito Rotador

        


El Manguito Rotador es una estructura que forma parte de la articulación del hombro, su nombre se debe a que está formado por los tendones de varios músculos que tienen como función permitir los movimientos de rotación de esta articulación, su lesión es muy común y constituye una de las principales causas de dolor en el hombro.


El hombro es la articulación del cuerpo que une al miembro superior con el tronco y es la que tiene el mayor rango de movimiento, esto es en parte causa de la gran frecuencia con que se lesiona.  

El principal síntoma de la lesión del manguito rotador es el dolor localizado en el hombro, sin embargo, esta no es la única causa de dolor  en esta articulación.  El dolor suele ser opresivo y se relaciona con el esfuerzo y la actividad física, es común que se acompañe por limitación para elevar el brazo por encima de la cabeza, así como por pérdida de la fuerza.  

Muchas veces el dolor es más intenso durante la noche perturbando el sueño.  El dolor se localiza inicialmente en la parte superior y posterior del hombro, si no es tratado oportunamente también se compromete el musculo bíceps por lo que el dolor también abarca la cara anterior del hombro.


¿Cómo se diagnostica?


Las lesiones del manguito rotador se identifican claramente al hacer el examen del paciente, existe una serie de maniobras que permiten identificarla y descartar otras enfermedades como tendinitis, bursitis y artrosis.  En ocasiones se complementa este examen con estudios como la Resonancia Magnética para establecer el grado de lesión, que puede ir desde una inflamación hasta un desgarro parcial o total del manguito lo cual definirá el tipo de tratamiento.


¿Cuál es el Tratamiento?


En los casos de inflamación de los tendones del manguito medidas conservadoras como el reposo, medicamentos y fisioterapia son suficientes para eliminar los síntomas y solucionar el problema, cuando el dolor es muy intenso técnicas como las infiltraciones y la terapia neural son de gran ayuda para lograr un rápido alivio. Cuando estamos en presencia de lesiones que impliquen desgarro la cirugía suele ser necesaria ya que es la única vía para reparar esta estructura, hoy en día este tipo de intervenciones se realizan por artroscopia, procedimiento menos invasivo con el cual el paciente se recupera mucho más rápido.


¿Cómo se puede prevenir este tipo de lesiones?


Las lesiones del manguito se deben a los esfuerzos o movimientos bruscos que se efectúan con los brazos a la altura o por encima de la cabeza, también puede lesionarse durante caídas sobre la articulación del hombro, por esfuerzos bruscos o durante practicas deportivas, especialmente en quienes practican Beisbol. 

Es posible evitar las lesiones del manguito rotador son, para ello es recomendable seguir estos consejos:

  • Si debe tomar, manipular  o limpiar objetos que están en alto no eleve los brazos, prefiera siempre subirse a un banquito o escalera. Procure trabajar a la altura del pecho.
  • Evite cargar peso, si debe hacerlo distribúyalo entre ambos brazos o procure abrazar la carga y llevarla lo mas cerca al tronco que le sea posible.
  • Evite usar carteras muy grandes o pesadas.
  • No duerma con las manos detrás de la cabeza. 
  • Si practica algún deporte que involucre al hombro, como el beisbol, caliente previamente y haga ejercicios para fortalecer la articulación.
  • Ante un esfuerzo o traumatismo que produzca dolor deténgase y aplique hielo local por 10 a 15 minutos varias veces al día.



lunes, 17 de octubre de 2016

Dia mundial contra el dolor



El día 17 de octubre se conmemora el Día Mundial contra el Dolor, como iniciativa del Instituto Internacional para el Estudio del Dolor (IASP). Cada año los esfuerzos se centran en un tipo particular de dolor, hace dos años se dedicó en el estudio y tratamiento del dolor visceral, y para el periodo 2016 - 2017 le tocó el turno al dolor articular.


El Dolor en cualquiera de sus formas es una alerta o alarma, lamentablemente este síntoma se ha satanizado y se ha catalogado como algo negativo y desagradable, lo cual representa un gran problema tanto para e paciente como para el médico ya que esta visión agrega factores emocionales que hacen que la experiencia del dolor sea aun más molesta y traumática, haciendo más difícil su tratamiento.

El dolor agudo, es decir, el dolor de corta duración más que un enemigo es un aliado, ya que nos hace tormar conciencia de hechos como que nos estamos lesionando, se esta sobrecargando una estructura y de continuar haciéndolo se prodrá desgarrar o bien, nos alerta sobre un funcionamiento anómalo de algún órgano interno como ocurre en el caso de los cólicos abdominales asociados con el consumo de algunos alimentos por citar un ejemplo.

Existe un tipo de dolor que es llamado dolor crónico, este se caracteriza por ser sostenido en el tiempo logrando permanecer meses o incluso años en algunas personas.  El dolor crónico obedece a otras causas como las lesiones de las estructuras como los cartílagos, los discos intervertebrales, ligamentos, tendones, etc., este dolor es menos intenso sin embargo se hace molesto por lo continuo y persistente; incluso este dolor tiene también una razón de ser y es evitar el movimiento y por ende agravar aun más una lesión existente.  

Esto es lo que ocurre por ejemplo en personas con enfermedades degenerativas como la artrosis en donde mientras el paciente esta en reposo no tiene mayor molestia, pero si practica una actividad física excesiva puede presentar dolor de fuerte intensidad y limitación para movilizarse.

Existe un tipo particular de dolor en el cual no puede explicarse su presencia por un efecto meramente protector, este es el dolor neuropático y constituye un capitulo a parte en la materia del dolor.  Este dolor obedece a otra causa, como lo es la perturbación o afectación del sistema nervioso por una lesión, haciendo que sus células, las neuronas, sean capaces de producir señales de sensaciones que no existen.  Esto explica síntomas como los corrientazos, calambres, hormigueo, punzadas e incluso el ardor que se presentan en enfermedades como las neuropatías e incluso en la fibromialgia.

Aunque el dolor tenga un objeto, es necesario evaluarlo correctamente y tratarlo para poder mejorar la calidad de vida de quien lo padece, cada tipo de dolor y cada localización son muy particulares y pueden obedecer a una gran variedad de causas, por ello manejar pacientes con dolor es tan complejo y amerita no una, sino varias evaluaciones para poder ir orientando y trabajando con el paciente por metas y objetivos.

Esta labor no es fácil, ya que muchas veces el paciente con dolor se frustra y se cansa, por ello es tan importante que exista un buen canal de comunicación entre el médico y el paciente y que el equipo integre un grupo de profesionales que puedan abordar al paciente desde varios puntos de vista, incluyendo al médico psiquiatra quien muchas veces es un gran aliado al tratar fenómenos como la depresión, la ansiedad y el insomnio y ayudar al paciente a mantenerse motivado en el cumplimiento de su tratamiento, especialmente de la terapia del dolor.

Días como el Día Mundial contra el Dolor son de gran importancia para reorientar los esfuerzos, revisar lo nuevo, reevaluar lo ya conocido y ratificar el compromiso en continuar la lucha día a día para poder ayudar a los pacientes a vivir plenamente y sin dolor, e incluso cuando no se pueda lograr eliminarlo completamente poder lograr llevar los días malos y disfrutar mas los días buenos. 

Este es un trabajo de equipo que incluye al paciente, su médico, el fisioterapeuta, el nutricionista, el psicólogo y también a sus familiares.

Este año nos unimos a una campaña en twitter que podrán seguir con la etiqueta #diamundialdolor, te invitamos a compartir tus experiencias y a acompañarnos apoyando al paciente con dolor crónico.






martes, 26 de abril de 2016

¿Cómo desinflamar las articulaciones?


La inflamación de las articulaciones se conoce como artritis, es un cuadro en el que hay aumento de volumen, enrojecimiento y la articulación además se percibe caliente al tacto. Existen varios tipo de artritis, por lo que pueden seguirse distintas estrategias al momento de desinflamar las articulaciones.


La artritis se debe a dos posibles fenómenos, puede ser debida a una lesión producto de un traumatismo o puede ocurrir de forma espontánea sin ninguna causa aparente.

Artritis traumáticas


Esta forma de inflamación articular es producto de traumatismos durante caídas, afecta principalmente a los sitios en los que es común apoyarse al caer como es el caso de las manos y rodillas.  Esta inflamación puede acompañarse por moretones producto de la salida de sangre por ruptura de algún tejido, por lo general es muy dolorosa al principio pero con el paso de los días suele ir aliviando y desinflamadose espontáneamente, a menos que exista el compromiso del hueso como una fisura o fractura.


Artritis inflamatorias


En este tipo de artritis la inflamación ocurre de forma espontánea, es decir, sin un traumatismo aparente.  Estas formas de artritis se relacionan con perturbaciones del sistema inmunológico que hacen que se produzcan anticuerpos contra estructuras de la misma articulación, por lo que se trata de trastornos del tipo autoinmune o autoinmunitario.

Este tipo de mecanismos es la causa de trastornos como la Artritis Reumatoidea y la artritis que acompaña a enfermedades como el Lupus, la Psoriasis y muchos otros trastornos de tipo reumático.

Desinflamar las articulaciones


Para poder lograr desinflamar las articulaciones es necesario evaluar el tipo de artritis presente.

En el caso de las artritis traumáticas es importante evaluar el grado de afectación y los tejidos que se encuentran involucrados, por ello se suelen solicitar estudios como las radiografías ya que es la mejor forma de evaluar el estado de los huesos localizados en el área de la lesión.

En el caso que no existan indicios de una fractura, el tratamiento se basa en cuatro aspectos:

  • Reposo.  Es necesario dejar de hacer movimientos, en ocasiones puede ser de gran utilidad inmovilizar el sitio de la lesión con un dispositivo tipo férula..
  • Frío.  La aplicación de frio local inmediatamente después del traumatismo es la mejor forma de desinflamar las articulaciones lesionadas, para ello se recomienda aplicar un gel frío, también puede hacerse masajeando suavemente la zona con una piedra de hielo.
  • Compresión.  Hacer presión sobre la articulación inflamada ayuda a disminuir la hinchazón y previene la aparición de moretones y hematomas.  Inicialmente la compresión se puede efectuar con el hielo pero debe mantenerse posteriormente con una venda o con una férula.
  • Elevación.  Es de gran ayuda elevar la articulación inflamada. esto ayudara a drenar los líquidos inflamatorios (edema).

En el caso de las artritis inflamatorias el manejo es distinto.  En éste tipo de artritis el dolor articular se acompaña por rigidez tras el reposo, por lo que suele ser más intenso en la mañana y va aliviando con el correr del dia, en estos pacientes es posible desinflamar las articulaciones siguiendo un esquema distinto, como el siguiente:

  • Aplicar calor húmedo, usando un paño mojado en agua tibia o una fomentera envuelta con una toalla húmeda, el calor es el mejor medio físico para las artritis inflamatorias. Es de gran ayuda aplicar el calor en la noche antes de acostarse y cubrir las articulaciones afectadas usando guantes, medias o un vendaje.  Esto ayuda al paciente a levantarse mejor por la mañana.
  • Hacer una rutina suave de ejercicios al levantarse, basados en la movilización articular, esto le ayudara a disminuir la rigidez más rápidamente.
  • Tome sus medicamentos al pie de la letra.  Estas formas de artritis debes ser tratadas con medicamentos que regulen el funcionamiento de las defensas para que el cuerpo deje de atacarse a sí mismo, estos medicamentos ayudan a aliviar el dolor y además previenen que las articulaciones se deformen.


Medicamentos para desinflamar las articulaciones



En ambos casos es de gran ayuda además el uso de analgésicos, que son medicamentos capaces de bloquear el dolor e incluso la inflamación.

Estos medicamentos pueden usarse por via oral o en forma de cremas o pomadas, aquí te explicamos cual es la mejor via para suministrar un analgésico según sea el caso.

miércoles, 11 de marzo de 2015

¿Qué son las Enfermedades Reumáticas?


El dolor es la principal causa de consulta al médico, constituye un síntoma subjetivo que lo lleva a ser definido como una sensación desagradable para quien la padece, puede presentarse en cualquier lugar o región anatómica del organismo obedeciendo a múltiples causas.  Cuando  afecta al aparato locomotor, estructura que nos permite movilizarnos y llevar a cabo nuestra vida de relación, adquiere una connotación especial y pasa a llamarse Reumatismo.

El Reumatismo no es una enfermedad en sí, este término se refiere más bien a un gran grupo de enfermedades que tienen como factor común la presencia de dolor, rigidez y limitación para el movimiento que afecta a músculos y articulaciones, estas además no son exclusivas de los ancianos, de hecho, muchas enfermedades reumáticas tienen inicio en edades tempranas, incluso durante la infancia. 

Los tipos más frecuentes de Reumatismos son los de tipo degenerativo asociados con el sobreuso, como es el caso de la Artrosis, enfermedad en la que el cartílago articular se desgasta ocasionando dolor y traquido de las articulaciones durante el movimiento, esta es la enfermedad articular más frecuente presentándose en más de la mitad de la población mayor de 60 años, afecta principalmente la columna, cadera y rodillas,  relacionandose con el sobreuso de las mismas y la obesidad.  

Otras formas también frecuentes la constituyen las Artritis postraumáticas, trastornos como la Gota, afección en la que los niveles elevados de acido úrico en la sangre generan depósitos de cristales que inflaman las articulaciones, clásicamente el hallux, mejor conocido como dedo gordo del pie y las Artritis sépticas en las que un agente infeccioso invade el interior articular. 

Causas menos frecuentes pero más complejas las constituyen enfermedades inmunológicas en las que se generan una serie de anticuerpos que destruyen las articulaciones y el tejido conectivo que las rodea, tal es el caso de la Artritis Reumatoidea, el Lupus eritematoso, la Esclerodermia, Polimiositis, Dermatomiositis y Artritis Reactivas.  Estas se acompañan por síntomas variados ya que afectan a todo el organismo y no solo al aparato locomotor, suelen afectar a mujeres jóvenes convirtiéndose en una importante causa de incapacidad.

Enfrentarse a una enfermedad reumática no significa estar desahuciado o quedar condenado a la incapacidad, si bien estos trastornos son complejos, su diagnostico y tratamiento oportunos pueden detener su progresión ayudando al paciente a tener una buena calidad de vida, esto solo es posible si el paciente busca ayuda oportuna para lo cual es de suma importancia evitar la automedicación, hábito que no hace más que ocultar síntomas importantes llevando a un diagnostico tardío.  

      Una vez hecho el diagnostico e instaurado el tratamiento es importante que el paciente comprenda que los calmantes son solo eso: calmantes, es decir, medicamentos que alivian pero que no cambian el curso de la enfermedad, de ahí la necesidad de emplear medicamentos antirreumáticos específicos que la controlen, detengan su progreso y eviten el daño articular y la incapacidad, su más temida complicación. Estos tratamientos suelen complementarse con la terapia del dolor, para aliviar la principal molestia que afecta a los pacientes y la fisioterapia con la que se logra recuperar y mantener los rangos de amplitud de movimientos así como fortalecer la musculatura para proteger las articulaciones.

Si usted tiene dolor de corta duración relacionado con algún esfuerzo que mejora y tiende a desaparecer con el reposo, seguramente no tiene nada de que preocuparse, pero si el dolor persiste o aparece periódicamente, dura más de seis semanas y se acompaña por rigidez por las mañanas o después de permanecer inactivo por algún tiempo, aumento de volumen, calor o enrojecimiento de sus articulaciones, es hora de visitar a un especialista.



Artículos relacionados


Dolor articular y cambios en el clima ¿Mito o realidad? Ver artículo

¿Existe relación entre el dolor articular y la ingesta de bebidas alcohólicas? Ver artículo



sábado, 21 de febrero de 2015

¿Qué es una Bursitis y cuál es su tratamiento?



Una de las principales causas de dolor alrededor de una articulación es la bursitis, aquí te explicamos de que se trata, por que se produce y cuál es su tratamiento.


La Bursitis es una enfermedad bastante molesta para quien la padece, se trata de un dolor de fuerte intensidad localizado alrededor de una articulación que se presenta posterior a un traumatismo, un esfuerzo o en relación con alguna actividad deportiva.

Este trastorno es debido a la inflación de una estructura conocida como bolsa serosa, que no es más que una suerte de bolsa rellena por un liquido similar al que se encuentra en el interior de las articulaciones, conocido como líquido sinovial, estas estructuras se localizan en las grandes articulaciones como el el hombro, codo, cadera, rodilla y tobillos, pudiendo existir varias bolsas en una misma articulación.  Su principal función es actuar como un sistema amortiguador del roce y del impacto durante los movimientos.

Muchas bolsas se localizan entre la articulación y la piel por lo que al ser accesibles pueden ser lesionadas con frecuencia como es el caso de la bolsa serosa del codo ubicada en la parte posterior de esta articulación que se inflama al mantenerlo apoyado o en personas que padecen artritis gotosa por elevación de los niveles de ácido úrico en sangre.  Otras bolsas localizadas superficialmente son las que se encuentran en la rodilla, por delante de la rotula que se inflaman al permanecer arrodillado o también al caer de rodillas, y la bolsa serosa de la cadera que se inflama al permanecer mucho tiempo acostado sobre un mismo lado o al recibir un impacto o traumatismo a ese nivel.

La bursitis se caracteriza por un intenso dolor sobre la articulación que se agrava e incluso llega a limitar los movimientos como en el caso del hombro que puede ver limitado su movimiento por una bursitis dando origen a la condición conocida como hombro congelado, la inflamación hace que la bolsa se llene de liquido por lo que muchas veces es posible palparla como una masa o tumoración caliente que incluso puede acompañarse por enrojecimiento de la piel suprayacente.


Factores de riesgo para desarrollar bursitis


Aunque la principal causa de bursitis son los traumatismos, existen condiciones que hacen que estas puedan ocurrir con mayor frecuencia, como lo es:

  • Diabetes. Los pacientes diabéticos tienen alteraciones en su sistema de defensas por lo que son mas susceptibles a desarrollar diversas enfermedades infecciosas, en estos es más frecuente la aparición de bursitis infecciosas que se relacionan con traumatismos y pequeñas heridas en la piel que cubre una bolsa serosa.
  • Gota. Las personas que padecen esta forma de artritis pueden  presentar depósitos de cristales en las bolsas serosas lo cual las inflama, la mas afectada suele ser la bolsa olecraniana que se localiza por detrás del codo.
  • Sobrepeso y obesidad. El sobrepeso es un importante factor de riesgo para el desarrollo de artrosis de la rodilla, esta condición puede causar deformación de la articulación lo que genera sobrecarga al llevar a cabo los movimientos de flexión y extensión lo que finalmente lleva a la inflamación de las bolsas de la rodilla, especialmente la ubicada en su cara interna produciendo la busitis anserina o bursitis de la pata de ganso.
  • Factores ocupacionales. Las personas que deben permanecer arrodilladas mucho tiempo suelen desarrollar bursitis de la bolsa serosa prerrotuliana, tal es el caso de las personas domesticas, los albañiles que se dedican a la colocación de cerámica y otrso recubrimientos para los pisos y los religiosos que deben permanecer arrodillados.

Tratamiento de la bursitis


El tratamiento de esta afección es médico, en raros casos debe recurrirse a la cirugía para su resolución.  Es importante que desde el mismo momento del inicio del dolor se adopten medidas para disminuir el dolor y la inflamación, como son:

  • Suspender la actividad que la origino, en el caso de que se asocie con un esfuerzo o con movimientos repetitivos es importante el reposo.
  • Aplicar frío local con hielo o con una compresa de gel frío, esto debe hacerse varias veces al día por espacio de 5 a 10 minutos.
  • Hacer algunos estiramientos a tolerancia para evitar la limitación en el movimiento.
  • Usar antinflamatorios en pomada o tomados para controlar la inflamación y el dolor.
  • Evitar apoyarse sobre el área dolorosa. 



lunes, 26 de enero de 2015

¿Qué es la Espondilitis Anquilosante?



No todo dolor lumbar es un lumbago, una contractura muscular o un problema de discos, en personas jóvenes es necesario descartar la Espondilitis Anquilosante, una inflamación de las articulaciones entre las vertebras y con el hueso sacro que de no ser tratada de forma apropiada puede progresar hasta que se fusionan entre si las diversas estructuras de la columna vertebral condenando a quien la padece a presentar rigidez y limitación para la movilidad de forma permanente.



Los problemas musculo esqueléticos constituyen la principal causa de visitar al médico, se estima que afecta cerca de un 80% de la población. En la gran mayoría de los casos se resuelve con medicamentos para aliviar los síntomas, recomendaciones posturales, reposo y terapia física.

Un menor número de casos requieren ser sometido a estudios complementarios como exámenes de sangre, radiografías, resonancia magnética e incluso electromiografía. Esto es debido a la posibilidad de que la causa del dolor sea un problema de mayor complejidad como el caso de una hernia discal, una fractura con la infiltración por enfermedades malignas o infecciones localizadas.

Una causa poco común del dolor lumbar es la Espondilitis, éste un tipo de artritis en la cual se producen cambios inflamatorios en las articulaciones que unen al hueso Sacro con los huesos de la pelvis o huesos ilíacos, conocidas como articulaciones sacroilíacas, también afecta a las  articulaciones entre las vértebras.

Este fenómeno produce dolor intenso al cual se suma una importante limitación para la movilización, esto es debido a que posterior al proceso inflamatorio comienza a ocurrir la fusión de la articulación, con lo que se van fusionando las vértebras entre si  dándole a la columna vertebral el aspecto de una caña de bambú. Al igual que la mayoría de las enfermedades inflamatorias el dolor suele empeorar tras el reposo aliviando parcialmente con la actividad física.




Esta enfermedad suele ocurrir en adultos jóvenes, antes de los 40 años de edad y se asocia con factores genéticos hereditarios. el diagnóstico se confirma al practicar estudios de imagen especialmente radiografías en las cuales se puede identificar cambios degenerativos importantes no acordes con la edad, es posible observar la presencia proyecciones óseas llamadas osteofitos en los bordes de las vértebras que aumentan progresivamente hasta formar puentes que unen las vértebras entre sí conocidos como sindesmofitos.



sábado, 27 de diciembre de 2014

¿Existe relación entre el dolor articular y las emociones?



El dolor en las articulaciones puede tener una gran variedad de causas como los esfuerzos, sobreuso, traumatismos, infecciones o la presencia de cualquiera de las llamadas enfermedades reumáticas.  También es posible que tenga un origen en las emociones, constituyendo una enfermedad del tipo psicosomática, que muchas veces es difícil de diferenciar de un problema de tipo orgánico

.
Los trastornos psicosomáticos constituyen enfermedades que realmente afectan la salud, no se trata de una simulación ni son producidas de forma voluntaria por quien las padece, más bien son el resultado del efecto de ciertos estados emocionales sobre el cuerpo lo que explica por qué es posible desarrollar enfermedades cuando una persona encuentra sometida a situaciones de sufrimiento afectivo, emocional, personal o social.

Las manifestaciones psicosomáticas se encuentran relacionadas con estados mentales definidos y cada tipo de estado emocional puede desencadenar un tipo particular trastorno psicosomático.  En el caso de las enfermedades articulares, es posible desarrollar un trastorno articular como la Artritis Reumatoide psicosomática como consecuencia de la tensión muscular sostenida en aquellos músculos relacionado con la expresión de emociones como la ira y la agresividad cuando estos sentimientos deben ser reprimidos.

Se ha visto que quienes deben vivir ocultando o reprimiendo su ira, especialmente ante una situación o  estado que le resulta molesto, pueden desarrollar síntomas como la rigidez o la deformidad en sus articulaciones, pero a diferencia de las personas que hacen esta enfermedad por causas orgánicas no es posible confirmar este diagnóstico mediante los estudios de laboratorios específicos para esta enfermedad, incluso en estos pacientes los síntomas suelen ser desproporcionados con los hallazgos que se encuentran al examen físico como es el caso de personas que refieren rigidez, dolor muy intenso y limitación para la movilización en una articulación que al examen resulta normal.

¿Cuál es el tratamiento de una enfermedad articular psicosomática?


Las personas con enfermedades psicosomáticas no responden bien al tratamiento médico específico para la enfermedad que han desarrollado, incluso suelen interrumpir los medicamentos por la aparición de síntomas indeseables y tienden a visitar a varios médicos ante la ineficacia de los tratamientos que han recibido.

Esto en gran parte es debido a que el origen de su enfermedad es otro, en este sentido las enfermedades psicosomáticas se han relacionado con la supresión de las emociones y han pasado a llamarse también como las “enfermedades del silencio” y al no hablar con la boca entonces hablan con el cuerpo, pero con un lenguaje que enferma y lesiona.

Una vez que se logra establecer que una persona con una determinada alteración articular esta padeciendo de un trastorno psicosomático es necesario lograr que ésta haga conciencia de este hecho y logre identificar cual es la situación que le ha llevado a esta situación. 

Con frecuencia el origen suele estar en situaciones de pareja, problemas en el hogar, en el trabajo o incluso en hechos cotidianos que originen molestia o que hayan sido mal manejados. Este paso es fundamental si realmente se quiere solucionar el problema, ya que de lo contrario tras el tratamiento médico convencional los síntomas reaparecerán y el paciente no lograra recuperar su salud de una forma permanente.   

Otro aspecto fundamental es que resulta necesario apoyarse en la ayuda del médico psiquiatra para poder canalizar las emociones contenidas y dar así solución al verdadero origen del problema. Este proceso suele acompañarse por atender y manejar aspectos como la actitud frente al estrés, tratar la ansiedad, mejorar la autoestima, aprender a comunicar mejor las emociones e incluso aprender a gestionar mejor el tiempo mediante técnicas tan simples como proponerse metas realistas.


Las enfermedades psicosomáticas más que una calamidad constituyen una oportunidad de analizar cómo estamos afrontando las situaciones y que estamos haciendo mal, para evitar repetirlo en el futuro.


domingo, 26 de octubre de 2014

La Gota: una de las formas de artritis más dolorosas




La Gota es una de las enfermedades reumáticas más antiguas de las que se tiene referencia, era conocida como la enfermedad de los reyes ya que era padecida por miembros de la realeza y la nobleza, individuos en los que los excesos en la alimentación y en la ingesta de alcohol eran comunes. Hoy en día el interés en la adopción de hábitos saludables de alimentación ha contribuido a disminuir su aparición y su progreso a la deformidad y la incapacidad con las que se asocia.



La Gota es una enfermedad que se acompaña por artritis, se produce por el aumento en los niveles de Ácido Úrico en sangre lo cual hace que se deposite en las articulaciones en forma de cristales dando origen a una inflamación conocida como Artritis Gotosa, esta es una forme de artritis que se presenta en forma de brotes o crisis separadas por periodos en el que no hay molestias, suele ser más frecuente en los hombres que en las mujeres, especialmente aquellos que presentan sobrepeso u obesidad.

El Ácido úrico se produce en el organismo al metabolizar unas sustancias conocidas como purinas que se encuentran presentes en algunos alimentos como las carnes, los mariscos, los champiñones y productos como el hígado, las anchoas, las sardinas y sus derivados.


Cuando los niveles de ácido úrico se elevan súbitamente por una ingesta copiosa de alguno de estos alimentos, ocurre un brote o crisis de gota que puede desarrollarse en pocas horas, por ello la crisis suelen ser predominantemente durante la noche, esta se caracteriza por dolor muy intenso acompañado por aumento de volumen o hinchazón y color rojizo de la articulación afectada. La Gota afecta a una o pocas articulaciones por vez, especialmente la articulación del dedo gordo del pie, tomando en este caso el nombre de Podagra.


Además del primer dedo del pie la Gota puede presentarse en otras articulaciones como los tobillos, las rodillas y los codos.  Las crisis alcanzan un máximo de intensidad y luego remiten, pero cada episodio va dejando secuelas que a la larga llevaran a la destrucción y deformación de  la articulación afectada, lo cual compromete su función y la incapacita.

Además de las articulaciones, los cristales de ácido úrico pueden depositarse también a nivel de la piel, en el tejido subcutáneo y a nivel del pabellón de las orejas, originando unas prominencias o nódulos conocidos como tofos. Otra localización frecuente de depósito de cristales es a nivel de los riñones lo cual se relaciona con el desarrollo de  cálculos renales que pueden comprometer el flujo de la orina llevando finalmente al desarrollo de una falla renal.


Tratamiento y prevención de la Gota


Los niveles elevados de ácido úrico en sangre es una condición conocida como Hiperuricemia, esta puede ser tratada con medicamentos, sin embargo la medida más eficaz es la prevención con la adopción de hábitos más saludables basados en la disminución del consumo de alimentos ricos en purinas y de las bebidas alcohólicas. 

Hoy en día la hiperuricemia es una manifestación de una entidad más compleja conocida como Síndrome Metabólico, el cual relaciona la aparición de este trastorno con niveles elevados de triglicéridos, glicemia e insulina, todo ello como parte del camino al desarrollo de la Diabetes.


Para prevenir esta enfermedad es necesario evitar el consumo de alimentos como:


  • Carnes tanto rojas como blancas.
  • Dervados de la carne como vísceras y embutidos.
  • Pescados como las sardinas, atún, bacalao, pargo y anchoas, 
  • Mariscos.
  • Vegetales como espinacas, esparragos, guisantes y coliflor.
  • Granos como caraotas y lentejas.
  • Bebidas alcohólicas especialmente la cerveza.





miércoles, 1 de octubre de 2014

7 Medidas no farmacológicas para afrontar el dolor crónico



El dolor crónico es una molestia capaz de perturbar a quien lo padece, muchas veces la actitud y el humor son cambiantes, hay días buenos y días malos, sin embargo con frecuencia es necesario tomar acciones que le den una mano al tratamiento farmacológico para poder afrontarlo.


El objetivo fundamental del tratamiento del paciente con enfermedades dolorosas crónicas es precisamente aliviar o eliminar el dolor, este es sin duda uno de los aspectos claves relacionados con la mejora en la calidad de vida de estos pacientes.

Si bien el tratamiento médico farmacológico en conjunto con terapias y distintos procedimientos de la terapia del dolor son los elementos clave, los pacientes también pueden y deben poner en práctica una serie de medidas que ayudarán a que estos tratamientos sean más efectivos e incluso contribuirán a disminuir las molestias cuando se presentan situaciones de crisis o agravación.  En tal sentido le presentamos siete medidas no farmacológicas a implementar para ayudar a aliviar el dolor.


1. Entienda el propósito del dolor

Si bien el dolor siempre es visto como algo malo, debemos entender que su propósito es alertar o alarmar sobre algo que no está bien. El dolor se origina por señales que provienen del cerebro en respuesta a la información que éste recibe, de esta manera el dolor es una forma en la que nuestro cerebro nos manifiesta que debemos estar alerta y que hay algo que tenemos que cambiar. Esto es completamente cierto en el caso del dolor agudo, sin embargo en el caso del dolor crónico este mecanismo se altera y se generan señales para alertar de un daño que ya no existe como ocurre en enfermedades articulares como la artritis y la fibromialgia. Los pacientes con dolor crónico deben prestar atención a la reagudización de los síntomas o bien al cambio del patrón del dolor que pueden relacionarse con situaciones nuevas a tener en cuenta, como el caso de una mala postura, de un esfuerzo o de una nueva lesión.

2. Cambie su actitud

Una estrategia muy útil es cambiar la forma en la que vemos el dolor, sí tenemos programado que el dolor es algo malo y desagradable cada vez que tengamos esta molestia desarrollaremos emociones negativas que sólo empeorará las cosas. Una técnica de gran ayuda es ver al dolor como un mensajero, imaginarlo con un color intenso y brillante, e ir viéndolo progresivamente más pequeño, menos intenso y menos brillante hasta que visualmente lo hagamos desaparecer, esta técnica es de gran utilidad en casos de crisis o el del dolor intenso. Si cada vez que aumenta el dolor ponemos en práctica esta visualización lograremos mantener la calma y hacerlo más manejable.

3.  No permita que el dolor controle su vida

Tener una enfermedad dolorosa seguramente ameritará hacer algunos cambios en la forma de llevar a cabo sus distintas actividades pero de ninguna manera constituye un factor para dejar de lado su vida. Sea positivo y plantee se metas realistas, busque otras formas de llevar a cabo sus actividades diarias y cumplir con sus distintas labores intercalando espacios para descansar, para distraerse y para relajarse. Integre actividades de tipo terapéutico como el ejercicio, las terapias y la visita al médico como parte de su rutina y sea siempre constante, simplemente usted debe hacer las cosas de una manera diferente lo cual no quiere decir que sea una persona inútil o que esté incapacitada.

4. Sea positivo y ponga en práctica la automotivación

Llene su día a día de mensajes positivos para usted mismo, cambie cada pensamiento negativo por uno positivo, busque siempre el mejor lado de las cosas y procure mantener la moral en alto en todo momento. Siempre será más fácil quejarse y lamentarse de sí mismo, pero esto no lo llevará a nada, en vez de lamentarse porque está cansado y no quiere hacer ejercicio piense que dedicar un pequeño lapso de tiempo al entrenamiento le hará sentirse mejor y seguramente le ayudará a conciliar el sueño más rápidamente.

5. Mejore su estilo de vida

Muchas veces para lograr un mayor alivio es necesario hacer cambios como mejorar la alimentación, disminuir el consumo de alimentos capaces de originar proceso inflamatorios, disminuir el peso, hacer ejercicio para lograr una mejor masa muscular y por ende brindar una mayor protección y estabilidad a la articulaciones, dejar de fumar y tomar alcohol, así como ser constante y responsable con los tratamientos y los medicamentos. Piense que todo esto factores tienen una gran importancia en su recuperación así que incorporelos como parte de su vida.

6. Utilice medios físicos

Medidas como aplicar frío o calor, hacer masaje local, estirar, utilizar estimulación eléctrica local o usar medicamentos tópicos son de gran ayuda en los días malos, converse con su médico sobre como debe manejar herramientas ante una crisis dolorosa e inclúyalos como parte de su rutina habitual.

7. Adopte medidas el cuidado articular


Una persona con dolor crónico debe tener siempre en cuenta que hay que utilizar sus músculos y articulaciones de forma prudente, en necesario llevar a cabo las tareas diarias de forma tal que se disminuya el impacto, la tensión y el esfuerzo sobre las articulaciones especialmente las que se encuentran inflamadas o están dolorosas. Aprenda cómo llevar a cabo las distintas actividades diarias de forma tal que no le produzcan más lesiones que se sumen a las existentes, utilice dispositivos de ayuda como los dispositivos para abrir envases, camisas con cierres en la parte delantera que le eviten tener que elevar los hombros, dispositivos para caminar como los bastones, férulas para inmovilizar las articulaciones dolorosas, fajas, rodilleras, etcétera. Manténgase movimiento evite permanecer en una postura por mucho tiempo, lleve a cabo sus actividades diarias de forma tal que alterne con períodos para el descanso, pida ayuda cuando sea necesario y recuerde que si al hacer algo siente dolor debe suspenderlo o cambiar la forma en que lo está haciendo.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Fiebre y Dolor: ¿Dengue o Chikungunya?



Los dolores musculares y articulares ocurren con frecuencia durante la fase aguda de infecciones, especialmente las producidas por virus, aunque algunas bacterias que producen infecciones diseminadas también las pueden ocasionar. Es importante reconocer estos cuadros para adoptar las medidas tempranas que permitan que cursen sin complicaciones.


Los virus capaces de producir cuadros caracterizados por fiebre alta ocasionan también molestias a nivel de los músculos y las articulaciones, estas manifestaciones son características de las llamadas Fiebres Hemorrágicas, que son cuadros de gravedad variable muy frecuentes en países tropicales.

Las principales Fiebres Hemorrágicas son el Dengue, la Fiebre Amarilla, el Ebola y el Chikungunya, aunque este último las manifestaciones como sangrado no son tan frecuentes como en los primeros. En Venezuela tenemos además una entidad endémica propia conocida como Fiebre Hemorrágica Venezolana o Fiebre Hemorrágica de Guanarito, que es la región en donde se han producido los casos.

Todas estas enfermedades tienen factores en común y es que son producidas por virus, en el caso del Dengue, Chikungunya y Fiebre Amarilla son transmitidos por la picada de un mosquito Aedes aegypti, conocido como "patas blancas" en nuestro medio, este mosquito al infectarse es capaz de transmitir la enfermedad mientras tenga vida.

Además de la fiebre alta que es un síntoma característico y constante las personas infectadas presentan dolor muscular y articular, esto es debido al proceso de duplicación del virus.  Los virus son microorganismos que no tienen la estructura para replicarse y por tal razón ellos necesitan usar el aparato de replicación del ADN del huésped al que infectan, por ello necesitan entrar a las células.  Una vez que se ha copiado el material genético del virus este se libera de la célula pudiendo romperla, pasa a la sangre y vuelve a invadir otras células para continuar este proceso.  

Clínicamente es muy difícil distinguir entre la infección por Dengue y por Chikungunya, sin embargo el Dengue es menos sintomático, se acompaña por fiebre, dolor detrás de los ojos y dolor en los músculos, mientras que el Chinkungunya demás de la fiebre produce dolor e inflamación de los ojos, nauseas, vómitos y dolor con inflamación en las articulaciones, especialmente las manos, piel y espalda-, a diferencia del Dengue no suele acompañarse por disminución de las plaquetas en sangre y por manifestaciones de tipo sangrados y hemorragias.

¿Qué se debe hacer ante estos síntomas?


Ante un cuadro de fiebre alta con dolor muscular lo primero que hay que hacer es tomar Acetaminofén, en adultos la dosis indicada es 500 mg cada 6 horas, es necesario tener cuidado con este medicamento si existen problemas del hígado.  En ningún caso debe tomarse medicamentos como el Ibuprofeno, Diclofenac o la Aspirina, ya que ellos afectan la función de las plaquetas y aumentan el riesgo de que ocurra una hemorragia.  La fiebre por estos virus suele ser difícil de controlar por lo que se recomienda colocar compresas frías en a frente, axilas, ingle y espalda, así como darse baños con agua templada.  

En los casos de Chikungunya, cuando se han practicado estudios de laboratorio y las plaquetas se encuentran normales pueden emplearse los anti inflamatorios bajo vigilancia médica, para ayudar a desinflamar las articulaciones y controlar el dolor.

La fiebre se acompaña por sudoración importante lo cual favorece la deshidratación, al igual que los vómitos, por lo que desde el inicio de la enfermedad debe procurarse que el paciente tome abundantes líquidos para evitar la deshidratación.

Una medida a implementar además es el control de los mosquitos, la única forma de que podamos evitar el numero de casos es mediante la lucha directa contra los mosquitos. Igualmente hay que proteger de las picaduras no solo a las personas sanas sino también a los enfermos, ya que un mosquito sano que porque a una persona enferma se contamina diseminando la enfermedad.