El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta beneficios del ejercicio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta beneficios del ejercicio. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Beneficios del ejercicio en personas con enfermedades articulares





Con toda seguridad en algún momento habrá buscado información sobre como cuidar sus articulaciones, especialmente si padece de artritis, artrosis, osteoporosis o cualquier otra enfermedad reumática. Aquí le explicaremos como iniciarse en la práctica deportiva sin que esto le acarree nuevas lesiones.

Medidas como la alimentación sana y el ejercicio han sido objeto de estudio en varias investigaciones y todas concuerdan con que sus efectos beneficiosos sobre la salud pueden observarse en múltiples órganos y sistemas, incluso estos dos factores son los que tienen mayor impacto en la calidad de vida a futuro.

El ejercicio físico contribuye a preservar y proteger las distintas estructuras del aparato locomotor, huesos, ligamentos, músculos y cartílagos son igualmente beneficiados, como vemos a continuación.







Como comenzar a ejercitarse



Practicar ejercicio amerita una preparación previa, si nunca antes lo ha hecho de forma regular empiece de la forma más suave que le sea posible, así evitara lesionarse. 

Comience con pequeños paseos o caminatas, de 10 a 15 minutos dos o tres veces por semana, en la medida en que se sienta cómodo aumente progresivamente su intensidad, use ropa cómoda y unos zapatos deportivos, protéjase del sol y no olvide hidratarse bien, lleve con usted un envase con agua para que se hidrate durante la actividad física.

Evite practicar actividad física después de comer, si usted presenta rigidez matutina espere hasta que sienta sus articulaciones más "flojas" para iniciar la actividad, seguramente le convendrá mejor practicar actividad física por la tarde, esto le ayudará a levantarse menos rígido. No realice actividad física antes de dormir ya que esto le afectara el sueño.

Evite ejercitar las articulaciones sensibles o inflamadas, en el caso de articulaciones sensibles suele ser de ayuda calentar previamente las articulaciones dándose una ducha caliente o aplicando compresas húmedas calientes, al culminar el ejercicio puede masajear suavemente la articulación con hielo o aplicar frío con una compresa de gel.  Nunca aplique calor en una articulación que se encuentre muy inflamada.

Recuerde que el dolor es un aviso, si al hacer algún tipo de actividad física siente dolor debe detenerse, evalúe que pudo haber ocasionado el dolor y procure evitarlo.  

Posterior a la actividad física es normal tener molestias como cansancio y dolor leve, este debe desaparecer y varias horas después de ejercitarse usted debería sentirse igual que antes de iniciar dicha actividad, en caso de que esto no sea así y presente dolor persistente o nuevas molestias debe detenerse ya que probablemente deba cambiar la intensidad o la frecuencia del entrenamiento. 



Cuando acudir al médico



Si usted padece enfermedades crónicas del aparato cardiovascular o endocrino como hipertensión arterial, arterioesclerosis, diabetes o problemas tiroideos es recomendable que sea evaluado por su médico antes de comenzar un plan de entrenamiento. 

Igualmente si durante la ejecución de cualquier actividad física usted siente palpitaciones, taquicardia, sudoración excesiva, mareos, desvanecimiento o dolor es necesario que busque ayuda.  

Las personas que padecen enfermedades reumáticas deben practicar actividad física bajo la dirección de su médico o fisioterapeuta tratante  para que sus articulaciones no sufran lesiones.


lunes, 28 de noviembre de 2016

5 cosas que debes evitar si tienes Fibromialgia



La Fibromialgia es una enfermedad caracterizada por zonas de dolor en todo el cuerpo, fatiga e insomnio, actualmente existen varios tratamientos disponibles, sin embargo para que realmente sientas alivio debes complementarlo cambiando tu estilo de vida y evitando estos cinco malos hábitos que seguramente no imaginabas que tenían tanto impacto en tu enfermedad.



No más sedentarismo


Seguramente te preguntarás: ¿Cómo puedo practicar actividad física si tengo tanto cansancio?,  La actividad física es un gran aliado en el tratamiento de la Fibromialgia, aunque al principio te parezca que vas a fracasar en el intento.  Si bien las personas con Fibromialgia tienen poca resistencia al ejercicio, hacer un programa de actividad física aeróbica de bajo impacto es un gran aliado para aliviar el cansancio y el dolor.  Comienza con pequeñas caminatas, de pocos minutos al día y ve aumentando progresivamente la duración, además de caminar puedes nadar o hacer elípticas, si lo haces regularmente veras que en pocos días tienes más fuerza y podrás tolerarlo cada día mejor.  Recuerda que al hacer ejercicio se liberan Endorfinas, sustancias que te harán sentir un gran Bienestar.


No eres una supermujer, ni necesitas serlo


Cada día tenemos más cosas que hacer, sin darnos cuenta la lista de actividades que tenemos que ejecutar se ha vuelto casi imposible de cumplir, al menos en un día de 24 horas, especialmente si vives en una ciudad en donde el tráfico consume gran parte de tu tiempo.  Es hora de comenzar a ser realista y entender que no puedes comprometerte más allá de lo que puedes cumplir, esto te traerá más ansiedad y la ansiedad viene acompañada por más dolor. Aprende a decir que no algunas veces y entiende que tu salud es importante, no la sacrifiques por tus obligaciones.


Adiós al maní


Los frutos secos son una gran fuente de ácidos grasos omega 3 y esto los ha llevado a tener una gran popularidad, ocupando un lugar en lista de las “meriendas saludables”, si bien esto es cierto no es aplicable a todas las personas.  Te invito a hacer memoria: ¿No te ha pasado que al comer maní te sientes peor?, probablemente sí, muchos estudios han puesto en evidencia que el maní es capaz de desencadenar alergias alimentarias que pueden manifestarse con una exacerbación del cansancio y el dolor.


Aprende a relajarte


El estrés es uno de los grandes perturbadores de la vida diaria, ya forma parte de nuestra vida y cuando no esta presente lo extrañamos, pero tienes que aprender a dejarlo fuera un rato, organiza tu tiempo y dedica unos minutos al día para relajarte y meditar, si lo necesitas apóyate en algún video o un audio que te vaya guiando en el proceso, existen muchísimos en internet que además son gratuitos, a mi particularmente me ha sido muy útil poner en práctica técnicas de programación neurolingüística para “escapar” de la realidad y poder relajarme.


No oigas a todos los bien intencionados


Te aseguro que muchas personas a tu alrededor han tratado de “ayudarte” con cuanto remedio casero o tratamiento creen que te aliviará. No niego que en el fondo quieren que te sientas mejor, pero debes evitar poner en práctica todo lo que te dicen, recuerda que la Fibromialgia es una enfermedad que tiene un tratamiento establecido que es más efectivo si lo cumples al pie de la letra.  La Fibromialgia no se trata con analgésicos comunes, se requieren medicamentos de otros tipos, especialmente medicamentos antidepresivos y neuromoduladores, que son complejos y deben ser usados con cuidado, lo cual genera mucho miedo y la creencia de que “son muy fuertes”.  El dolor crónico es una condición que debe ser tratada de forma oportuna y eficaz, para evitar que el dolor se perpetúe aún más, mantén un canal de comunicación con tu médico, háblale de tus inquietudes con el tratamiento, pídele que te explique qué efectos pueden presentarse y que debes hacer si esto ocurre.  Con respecto a las plantas y medicamentos naturales no discuto su eficacia, solo te recomiendo que tengas cuidado, si una sustancia por muy natural que sea produce un efecto en el organismo es porque hay un principio activo capaz de tener una acción farmacológico y por ende también es posible que ocasiones efectos secundarios o una intoxicación, especialmente si la tomas en grandes cantidades.


Te invito a que elimines de tu día a día estos cinco hábitos, en una próxima publicación vamos a complementar estos consejos con las recomendaciones sobre la alimentación para personas con  Fibromialgia. 

sábado, 12 de noviembre de 2016

Practicar actividad física regular ayuda a lograr un mejor envejecimiento



Unos de los temores más comunes con el paso del tiempo es el proceso de envejecimiento y el impacto que este tendrá sobre nuestra calidad de vida, por tal razón se han llevado a cabo una gran cantidad de estudios para determinar cuál es la mejor forma de lograr un envejecimiento saludable, siendo el ejercicio el factor que más peso tiene en este proceso.



El envejecimiento es un proceso inevitable sobre el que muchas veces se hace conciencia con la manifestación de los primeros cambios asociados con la edad, como son la aparición de algunas arrugas o de las tan evidentes canas, hallazgos que nos hacen caer en cuenta en el hecho de que nuestro cuerpo ira cambiando, lo cual genera una gran incertidumbre sobre factores como la forma en que este proceso afectará la calidad de vida futura.

En este sentido se han llevado a cabo investigaciones que buscan medir el impacto de una serie de parámetros sobre el envejecimiento, especialmente los cambios en el estilo de vida, la adopción de una alimentación sana, el incremento en la actividad física, la puesta en práctica de medidas de higiene del sueño, la disminución en la ingesta de alcohol y el manejo adecuado del estrés y la ansiedad.

Si bien cambiar todos estos factores tiene un impacto evidente en la forma como se envejece, permitiendo hacerlo de una forma “saludable”, el parámetro que tuvo un mayor impacto sobre la calidad de vida a futuro fue el ejercicio.


Actividad física y envejecimiento


La actividad física aeróbica regular es capaz de mejorar la función de diversos órganos y sistemas, especialmente el sistema cardiovascular contribuyendo a disminuir la aparición de fenómenos como el endurecimiento de las arterias y la hipertensión arterial, lo que a su vez disminuye el riesgo de infartos cardíacos, así como de sufrir accidentes cerebrovasculares y sus secuelas. 

El ejercicio permite además mantener en forma los músculos, al tiempo que retrasa la aparición de enfermedades degenerativas del aparato locomotor como la artrosis y la osteoporosis, lo cual brinda una mayor resistencia física, además de independencia para llevar a cabo las actividades diarias.


Recomendaciones para evitar lesionarse al practicar actividad física


Las personas que tienen el hábito de practicar actividad física de forma regular, o se desempeña en alguna practica deportiva, tienen ya una rutina estructurada diseñada para permitir lograr un buen rendimiento sin lesionarse.

Esta rutina consta de tres fases principales:


  • Calentamiento. Antes de iniciar cualquier tipo de actividad física es importante preparar al músculo para la acción, este proceso que se conoce como calentamiento.  En esta fase inicial de la actividad física debe llevarse a cabo actividad aeróbica como caminar, trotar, hacer bicicleta o nadar por un lapso de 15 a 20 minutos o hasta comenzar a transpirar. Posterior a esto sigue el ejercicio o actividad física y finalmente debe realizarse una fase se estiramiento muscular.

  • Actividad física.  Esta segunda fase contempla la actividad física propiamente dicha, que puede consistir en practicar algún deporte o hacer ejercicios cardiovasculares o de resistencia.  Los ejercicios aeróbicos tienen como finalidad disminuir el volumen de tejido adiposo que se localiza entre la piel y los músculos, con o que éstos últimos pueden visualizarse mejor. Los ejercicios de resistencia ayudan a que el músculo adquiera firmeza que se mantiene tanto durante la actividad muscular como en la fase de reposo. Estos ejercicios se llevan a cabo en forma de series, trabajándose un día un grupo muscular y al día siguiente otro grupo distinto, por lo general se realizan series para brazos, pecho y espalda, abdomen y piernas y glúteos. 
  • Estiramiento. Tras la actividad física los músculos deben estirarse de forma suave y sostenida hasta donde el musculo lo permita sin sentir dolor.  Los estiramientos contribuyen a prevenir la rigidez muscular debida a la acumulación de ácido láctico entre las fibras musculares. Durante los estiramientos es importante mantener el controlo sobre la respiración, que debe hacerse de forma consciente con un ritmo suave sin interrumpirla.




También es importante llevar la actividad física de forma tal que la resistencia y las repeticiones se incrementen de forma progresiva sin llegar a lesionar a los músculos y los tejidos que rodean la articulación por sobreentrenamiento.


sábado, 12 de julio de 2014

Efecto del sobrepeso y la obesidad sobre la rodilla




El sobrepeso y la obesidad se acompañan de una importante sobrecarga mecánica sobre las articulaciones, especialmente sobre la articulación de la rodilla, que puede alcanzar un gran deterioro cuando la sobrecarga se acompaña además factores como el impacto.


Los cambios articulares propios de la artrosis afectan al cartílago articular, este revestimiento suele deteriorarse cuando las articulaciones son usadas de forma excesiva o son sometidas a esfuerzos y sobrecargas para las que no se encuentran preparadas. 

La artrosis es capaz de afectar a cualquier articulación de una forma que puede ser predecible si se toman en cuenta factores como la genética, el tipo de actividad laboral que se ejecuta, práctica deportiva, hobbies y sobre todo el peso corporal.  Estas condiciones son capaces de ocasionar daño progresivo en el cartílago que muchas veces se manifiesta a mediano y largo plazo con dolor iniciado y agravado con los movimientos, en grados más avanzados se acompaña además por traquido en las articulaciones afectadas. 

Es interesante resaltar que el cartílago articular tiene un grosor de unos 3 mm y carece tanto de vasos sanguíneos como terminaciones nerviosas, el cartílago como tal no duele, el dolor en la artrosis se origina en el hueso que se ubica por debajo del cartílago conocido como hueso subcondral.

El sobrepeso y la obesidad están directamente relacionados con el desarrollo de artrosis especialmente en las mujeres. Varios estudios han puesto en evidencia que si se comparan mujeres obesas y mujeres con peso normal que tienen grados similares de artrosis de la rodilla, las obesas refieren mayor intensidad del dolor, incluso en la medida que aumenta el Índice de Masa Corporal (relación entre el peso corporal y la estatura en la que a mayor peso mayor índice de masa corporal) incrementa el grado de dolor asignado en las escalas que lo cuantifican. 

El impacto por su parte incrementa el efecto del peso sobre la articulación, exacerbando su deterioro.  Las actividades de alto impacto como correr y saltar son capaces de lesionar por si mismas esta articulación.

Además del factor mecánico del aumento de carga relacionado con el peso no se excluye la posibilidad de que algunos factores metabólicos propios de la obesidad sean capaces de afectar directamente al cartílago, como lo son los niveles elevados de sustancias como la Leptina y las Interleuquinas que tienen un efecto inflamatorio sobre los tejidos, especialmente el cartílago articular.

Efectos de bajar de peso


Bajar de peso contribuye a disminuir el dolor, lo que permite aumentar la actividad física y por ende disminuir aún más el peso corporal.  La actividad física por su parte fortalece la musculatura y mejora tanto la flexibilidad como los rangos de movimiento lo que estabiliza la articulación y disminuye el progreso de la artrosis.

Las personas con artrosis de la rodilla pueden practicar actividad física, son muchos los beneficios del ejercicio en personas con enfermedades articulares.