El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta tratamiento del dolor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tratamiento del dolor. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de noviembre de 2016

Problemas del Manguito Rotador

        


El Manguito Rotador es una estructura que forma parte de la articulación del hombro, su nombre se debe a que está formado por los tendones de varios músculos que tienen como función permitir los movimientos de rotación de esta articulación, su lesión es muy común y constituye una de las principales causas de dolor en el hombro.


El hombro es la articulación del cuerpo que une al miembro superior con el tronco y es la que tiene el mayor rango de movimiento, esto es en parte causa de la gran frecuencia con que se lesiona.  

El principal síntoma de la lesión del manguito rotador es el dolor localizado en el hombro, sin embargo, esta no es la única causa de dolor  en esta articulación.  El dolor suele ser opresivo y se relaciona con el esfuerzo y la actividad física, es común que se acompañe por limitación para elevar el brazo por encima de la cabeza, así como por pérdida de la fuerza.  

Muchas veces el dolor es más intenso durante la noche perturbando el sueño.  El dolor se localiza inicialmente en la parte superior y posterior del hombro, si no es tratado oportunamente también se compromete el musculo bíceps por lo que el dolor también abarca la cara anterior del hombro.


¿Cómo se diagnostica?


Las lesiones del manguito rotador se identifican claramente al hacer el examen del paciente, existe una serie de maniobras que permiten identificarla y descartar otras enfermedades como tendinitis, bursitis y artrosis.  En ocasiones se complementa este examen con estudios como la Resonancia Magnética para establecer el grado de lesión, que puede ir desde una inflamación hasta un desgarro parcial o total del manguito lo cual definirá el tipo de tratamiento.


¿Cuál es el Tratamiento?


En los casos de inflamación de los tendones del manguito medidas conservadoras como el reposo, medicamentos y fisioterapia son suficientes para eliminar los síntomas y solucionar el problema, cuando el dolor es muy intenso técnicas como las infiltraciones y la terapia neural son de gran ayuda para lograr un rápido alivio. Cuando estamos en presencia de lesiones que impliquen desgarro la cirugía suele ser necesaria ya que es la única vía para reparar esta estructura, hoy en día este tipo de intervenciones se realizan por artroscopia, procedimiento menos invasivo con el cual el paciente se recupera mucho más rápido.


¿Cómo se puede prevenir este tipo de lesiones?


Las lesiones del manguito se deben a los esfuerzos o movimientos bruscos que se efectúan con los brazos a la altura o por encima de la cabeza, también puede lesionarse durante caídas sobre la articulación del hombro, por esfuerzos bruscos o durante practicas deportivas, especialmente en quienes practican Beisbol. 

Es posible evitar las lesiones del manguito rotador son, para ello es recomendable seguir estos consejos:

  • Si debe tomar, manipular  o limpiar objetos que están en alto no eleve los brazos, prefiera siempre subirse a un banquito o escalera. Procure trabajar a la altura del pecho.
  • Evite cargar peso, si debe hacerlo distribúyalo entre ambos brazos o procure abrazar la carga y llevarla lo mas cerca al tronco que le sea posible.
  • Evite usar carteras muy grandes o pesadas.
  • No duerma con las manos detrás de la cabeza. 
  • Si practica algún deporte que involucre al hombro, como el beisbol, caliente previamente y haga ejercicios para fortalecer la articulación.
  • Ante un esfuerzo o traumatismo que produzca dolor deténgase y aplique hielo local por 10 a 15 minutos varias veces al día.



miércoles, 2 de noviembre de 2016

El Paracetamol es el analgésico más seguro




El Paracetamol, también conocido como Acetaminofén, es uno de los medicamentos más utilizados a nivel mundial por su eficacia y seguridad, está indicado principalmente para el alivio del dolor y disminuir la temperatura en personas con fiebre.



El Paracetamol es un medicamento analgésico puro, es decir, no posee efecto antiinflamatorio. Al ser administrado es capaz de actuar a nivel de los centros del dolor en el sistema nervioso central para bloquear la señal del dolor, así como a nivel de los centros encargados de regular la temperatura corporal que se ubican en el hipotálamo con el fin de activar los mecanismos que llevarán a la disminución de la temperatura.

Ambos efectos, el analgésico y el antipirético, son llevados a cabo gracias a la capacidad que tiene este medicamento de inhibir o bloquear la producción de unas sustancias llamadas prostaglandinas.

Principales usos del Paracetamol


El principal uso del paracetamol o acetaminofén es como analgésico y antipirético,  a tal fin puede encontrarse en presentaciones en las que constituye el único componente, tanto en tabletas o comprimidos para adultos como en gotas o jarabe para uso pediátrico. En estos casos se utiliza para tratar molestias como el dolor de cabeza, dolor muscular leve y dolor en personas con artrosis.

Este fármaco también se encuentra presentado en combinación con otros medicamentos como ocurre en el caso de los antigripales en los que se combina con antialérgicos y con descongestionantes como la seudoefedrina. También puede encontrase en combinación con ergotamina para el tratamiento de la migraña o con sustancias como el tiocolchicósido que es un relajante muscular.


El Paracetamol es un analgésico seguro


El paracetamol es un medicamento bien tolerado, a diferencia de los AINEs no tiene efectos adversos gastrointestinales como el desarrollo de gastritis y úlceras gástricas, ni sobre la coagulación de la sangre, por lo que es el medicamento de elección cuando el paciente es alérgico o tiene riesgo de desarrollar estas complicaciones. 

Dado que el paracetamol no afecta la función de las plaquetas es el medicamento de elección para tratar la fiebre, dolor articular y dolor muscular en los casos de fiebre por virus capaces de producir hemorragias como en Dengue, el Zika y el Chikungunya

También es muy útil en el alivio del dolor producido por enfermedades como la artrosis, en donde el dolor es debido al desgaste de las articulaciones y no a un proceso inflamatorio.

En qué casos no debe ser usado


Si bien el paracetamol es un fármaco seguro, a dosis elevadas es capaz de producir daño del hígado, por lo que es necesario evitar automedicarse o sobrepasar la dosis indicada por el médico tratante, en caso de que no se logre el alivio de las molestias es necesario acudir nuevamente a consulta para reevaluar el caso y decidir el uso de medicamentos más potentes. 

No debe ser usado en personas con enfermedades hepáticas como las hepatitis, cirrosis hepática o trasplantados de hígado, así como en personas que sean alérgicas al paracetamol o acetaminofén.

Es importante no combinar el acetaminofen con antigripales, ya que muchos de estos últimos lo combinan en su formulación con lo que se estarían ingiriendo dosis más altas a las recomendadas.



lunes, 9 de mayo de 2016

FIBROMIALGIA, Un dolor difícil de entender


La palabra Fibromialgia significa dolor en los músculos y tejidos fibrosos que conforman los ligamentos y tendones, es una alteración de la salud aun poco comprendida, sin embargo sus manifestaciones han dejado de ser consideradas parte de un cuadro psicógeno o hipocondría para ser catalogada por la OMS como una enfermedad reumática.

La Fibromialgia afecta entre un 2 a un 6% de la población general,  7 de cada 10 afectados son mujeres con edades comprendidas entre los 20 y 50 años, sin embargo también puede presentarse en ancianos, existiendo estudios que indican que se encuentra presente en aproximadamente un 7.4% de las mujeres entre 70 y 79 años, también ha sido descrita en niños con una incidencia mucho menor en la población infantil.  La mayor incidencia en el sexo femenino suele explicarse por la presencia de tensión emocional al llevar a cabo distintos roles de forma simultánea aunado a la privación del sueño por factores como la formación académica, larga jornada laboral o la crianza de los hijos, en especial niños pequeños.


Fibromialgia y Sistema Nervioso

En pacientes con Fibromialgia se han evidenciado cambios en las sustancias químicas encargadas de regular el funcionamiento del sistema nervioso, comúnmente conocidas como Neurotransmisores, en especial los niveles de Serotonina y Sustancia P transmisores implicados en la regulación de los procesos del estado anímico, dolor y sueño no REM a nivel central, este ultimo cambio en la arquitectura del sueño influye a su vez en la secreción de la Hormona de Crecimiento, lo que se relaciona con la persistencia del dolor por periodos prolongados que presentan las personas con Fibromialgia después de llevar a cabo actividad física como el ejercicio.

Factores como el estrés emocional, la presencia de otras enfermedades reumáticas o el antecedente de traumatismos en el cuello, en especial el Síndrome de Latigazo Cervical, se encuentran presentes en estos pacientes por lo que no puede descartarse que tengan alguna influencia en la aparición de este trastorno.


Cómo se manifiesta esta enfermedad

La Fibromialgia se reconoce por la presencia de una triada clásica que incluye dolor muscular generalizado con más de tres meses de evolución, alteraciones del sueño con cansancio diurno y  un estado emocional que combina ansiedad con depresión. Otros síntomas que pueden estar presentes son la rigidez muscular predominantemente matutina al levantarse o tras periodos de inamovilidad o reposo, molestias tipo hormigueo o hinchazón de las manos, sequedad ocular, colon irritable y una mala tolerancia al esfuerzo manifestada como una exacerbación del dolor tras la actividad física o los esfuerzos.



Ante estos síntomas el diagnostico se confirma cuando al examen físico se evidencia dolor a la palpación de 11 o más de 18 puntos específicos en tronco y miembros, siendo frecuente el enrojecimiento de la piel posterior a su palpación.  En ocasiones puede presentarse cuadros de Fibromialgia con puntos dolorosos localizados en áreas anatómicas específicas, como la columna  cervical o la región lumbar, estos casos suele denominarse Parafibromialgia.

Los estudios complementarios como exámenes de laboratorio y estudios de imágenes como las radiografías y resonancias magnéticas suelen reportar hallazgos dentro de límites normales en estos pacientes, no existiendo ninguna prueba que confirme o corrobore este diagnostico, sin embargo, estas se prescriben con el objeto de descartar otras posibles causas de los síntomas en estos pacientes.

Entre un 25 a 30% de los pacientes con Fibromialgia presentan alteraciones de la esfera mental siendo las más comunes la ansiedad y la depresión.


Cómo deben ser tratadas las personas con FIbromialgia

El enfoque terapéutico más adecuado y eficaz para esta enfermedad se sustenta en un programa de tratamiento multidisciplinario con la intervención de diversos especialistas en el área de terapia del dolor.  El manejo del dolor de estos pacientes no es fácil, por ser una enfermedad no inflamatoria los medicamentos analgésicos antiinfamatorios no suelen brindar ningún alivio.  El tratamiento farmacológico se sustenta entonces en el uso de fármacos que modifiquen los cambios neuroquímicos implicados en la aparición de esta enfermedad como es el caso de los antidepresivos, fármacos neuromoduladores como la Pregabalina y analgésicos opiodes como el Tramadol pueden emplearse solos o en combinación ayudando a controlar eficazmente el dolor. 

Otro aspecto fundamental para controlar el dolor, y por ende  mejorar la calidad de vida de estos pacientes, es la realización de un plan de rehabilitación física basado en  el masaje miofascial y los estiramientos combinado con infiltraciones locales de los puntos dolorosos.  Una vez controlado el dolor el paciente debe mantener una actividad física aeróbica de bajo impacto de forma regular acompañada por una rutina de estiramientos y la puesta en práctica de técnicas de relajación.

Un aspecto de gran importancia en el tratamiento de la Fibromialgia es el adecuado manejo de los trastornos del sueño, en nuestra práctica clínica hemos evidenciado que hasta que no se logra mejorar la calidad del mismo no se obtiene el impacto deseado en la disminución del dolor, al punto que la calidad del sueño se constituye en un marcador de la calidad de manejo analgésico del paciente con Fibromialgia.


 Autor: El Bienestar www.elbienestar.com.ve 

· 

miércoles, 1 de octubre de 2014

7 Medidas no farmacológicas para afrontar el dolor crónico



El dolor crónico es una molestia capaz de perturbar a quien lo padece, muchas veces la actitud y el humor son cambiantes, hay días buenos y días malos, sin embargo con frecuencia es necesario tomar acciones que le den una mano al tratamiento farmacológico para poder afrontarlo.


El objetivo fundamental del tratamiento del paciente con enfermedades dolorosas crónicas es precisamente aliviar o eliminar el dolor, este es sin duda uno de los aspectos claves relacionados con la mejora en la calidad de vida de estos pacientes.

Si bien el tratamiento médico farmacológico en conjunto con terapias y distintos procedimientos de la terapia del dolor son los elementos clave, los pacientes también pueden y deben poner en práctica una serie de medidas que ayudarán a que estos tratamientos sean más efectivos e incluso contribuirán a disminuir las molestias cuando se presentan situaciones de crisis o agravación.  En tal sentido le presentamos siete medidas no farmacológicas a implementar para ayudar a aliviar el dolor.


1. Entienda el propósito del dolor

Si bien el dolor siempre es visto como algo malo, debemos entender que su propósito es alertar o alarmar sobre algo que no está bien. El dolor se origina por señales que provienen del cerebro en respuesta a la información que éste recibe, de esta manera el dolor es una forma en la que nuestro cerebro nos manifiesta que debemos estar alerta y que hay algo que tenemos que cambiar. Esto es completamente cierto en el caso del dolor agudo, sin embargo en el caso del dolor crónico este mecanismo se altera y se generan señales para alertar de un daño que ya no existe como ocurre en enfermedades articulares como la artritis y la fibromialgia. Los pacientes con dolor crónico deben prestar atención a la reagudización de los síntomas o bien al cambio del patrón del dolor que pueden relacionarse con situaciones nuevas a tener en cuenta, como el caso de una mala postura, de un esfuerzo o de una nueva lesión.

2. Cambie su actitud

Una estrategia muy útil es cambiar la forma en la que vemos el dolor, sí tenemos programado que el dolor es algo malo y desagradable cada vez que tengamos esta molestia desarrollaremos emociones negativas que sólo empeorará las cosas. Una técnica de gran ayuda es ver al dolor como un mensajero, imaginarlo con un color intenso y brillante, e ir viéndolo progresivamente más pequeño, menos intenso y menos brillante hasta que visualmente lo hagamos desaparecer, esta técnica es de gran utilidad en casos de crisis o el del dolor intenso. Si cada vez que aumenta el dolor ponemos en práctica esta visualización lograremos mantener la calma y hacerlo más manejable.

3.  No permita que el dolor controle su vida

Tener una enfermedad dolorosa seguramente ameritará hacer algunos cambios en la forma de llevar a cabo sus distintas actividades pero de ninguna manera constituye un factor para dejar de lado su vida. Sea positivo y plantee se metas realistas, busque otras formas de llevar a cabo sus actividades diarias y cumplir con sus distintas labores intercalando espacios para descansar, para distraerse y para relajarse. Integre actividades de tipo terapéutico como el ejercicio, las terapias y la visita al médico como parte de su rutina y sea siempre constante, simplemente usted debe hacer las cosas de una manera diferente lo cual no quiere decir que sea una persona inútil o que esté incapacitada.

4. Sea positivo y ponga en práctica la automotivación

Llene su día a día de mensajes positivos para usted mismo, cambie cada pensamiento negativo por uno positivo, busque siempre el mejor lado de las cosas y procure mantener la moral en alto en todo momento. Siempre será más fácil quejarse y lamentarse de sí mismo, pero esto no lo llevará a nada, en vez de lamentarse porque está cansado y no quiere hacer ejercicio piense que dedicar un pequeño lapso de tiempo al entrenamiento le hará sentirse mejor y seguramente le ayudará a conciliar el sueño más rápidamente.

5. Mejore su estilo de vida

Muchas veces para lograr un mayor alivio es necesario hacer cambios como mejorar la alimentación, disminuir el consumo de alimentos capaces de originar proceso inflamatorios, disminuir el peso, hacer ejercicio para lograr una mejor masa muscular y por ende brindar una mayor protección y estabilidad a la articulaciones, dejar de fumar y tomar alcohol, así como ser constante y responsable con los tratamientos y los medicamentos. Piense que todo esto factores tienen una gran importancia en su recuperación así que incorporelos como parte de su vida.

6. Utilice medios físicos

Medidas como aplicar frío o calor, hacer masaje local, estirar, utilizar estimulación eléctrica local o usar medicamentos tópicos son de gran ayuda en los días malos, converse con su médico sobre como debe manejar herramientas ante una crisis dolorosa e inclúyalos como parte de su rutina habitual.

7. Adopte medidas el cuidado articular


Una persona con dolor crónico debe tener siempre en cuenta que hay que utilizar sus músculos y articulaciones de forma prudente, en necesario llevar a cabo las tareas diarias de forma tal que se disminuya el impacto, la tensión y el esfuerzo sobre las articulaciones especialmente las que se encuentran inflamadas o están dolorosas. Aprenda cómo llevar a cabo las distintas actividades diarias de forma tal que no le produzcan más lesiones que se sumen a las existentes, utilice dispositivos de ayuda como los dispositivos para abrir envases, camisas con cierres en la parte delantera que le eviten tener que elevar los hombros, dispositivos para caminar como los bastones, férulas para inmovilizar las articulaciones dolorosas, fajas, rodilleras, etcétera. Manténgase movimiento evite permanecer en una postura por mucho tiempo, lleve a cabo sus actividades diarias de forma tal que alterne con períodos para el descanso, pida ayuda cuando sea necesario y recuerde que si al hacer algo siente dolor debe suspenderlo o cambiar la forma en que lo está haciendo.

domingo, 30 de marzo de 2014

Tratamiento


Qué hacer en caso de dolor en el cuello, ¿Cuál es su tratamiento?
El tratamiento del dolor depende de la causa o mecanismos que le dieron origen, de allí la necesidad de hacer un buen diagnóstico para poder establecer el tratamiento específico. En la gran mayoría de los casos se debe combinar fármacos, terapias locales y rehabilitación física.



Esguinces o torceduras: ¿Qué se debe hacer?
Los esguinces son lesiones en las que un tendón se estira producto de un traumatismo, esta lesión suele ser muy frecuente a nivel del tobillo cuando se dobla el pie, aunque puede ocurrir en cualquier articulación.
Ver artículo


Afrontar el dolor a través de los pensamientos
El enfoque multidisciplinario permite llegar a un diagnóstico y tratamiento correcto del Dolor, sin embargo, es mucho lo que se puede lograr cuando el paciente logra cambiar su visión y su actitud frente a la enfermedad, para ello les brindamos algunas técnicas sencillas de gran utilidad para controlar el dolor con los pensamientos.
Ver artículo



7 consejos a seguir ante un Desgarro Muscular
Hacer ejercicio no se trata solo de ponerse unos zapatos deportivos y salir a ejercitarse.  Hacer deporte o practicar actividad física regular requiere de una rutina de preparación previa y posterior al ejercicio. 
Ver artículo







viernes, 28 de febrero de 2014

Dolor Crónico



El dolor crónico es la principal causa de incapacidad, los analgésicos alivian el dolor parcialmente pero los pacientes necesitan dosis cada vez mayores para controlar el dolor. El enfoque multidisciplinario permite llegar a un diagnostico y tratamiento correctos.



El principal motivo de consulta al medico es el dolor, puede tener una intensidad que va desde una simple molestia hasta ser realmente insoportable, su localización es variada según su origen y tiende a presentarse acompañado por otros síntomas que facilitan determinar su causa.  En muchos casos desaparece con o sin tratamiento medico en un corto plazo, sin embargo en aproximadamente un 30 a 35 % de los pacientes se convierte en un fantasma que los acompañará por mucho tiempo.  El dolor crónico es una de las principales causas de incapacidad y ausentismo laboral.

Cuando la duración del dolor se prolonga en el tiempo por más de seis meses se le denomina dolor crónico.   Este padecimiento cada día se hace más común, ya que las mejoras en la calidad de vida de la población han llevado a prolongar la expectativa de vida, y por consiguiente a permitir que los individuos vivan suficiente tiempo para que aparezcan problemas degenerativos de todos los órganos del cuerpo.

Una de las estructuras que más comúnmente se ve afectada por los procesos degenerativos crónicos es el aparato locomotor, el deterioro de los cartílagos articulares, los discos intervertebrales, la composición mineral del hueso y la integridad de músculos, ligamentos y tendones dan lugar a diversas enfermedades dolorosas como lo son la artritis, artrosis, hernias discales, espondilitis, neuropatías, osteoporosis, etc. Estas enfermedades tienden a ser progresivas por lo que el dolor, así como los demás síntomas asociados, van aumentando gradualmente su intensidad llegando en muchos casos a ser intolerable para el paciente.

Sin embargo, existen otras causas de dolor crónico que no son de origen degenerativo.  En personas más jóvenes solemos ver casos de migraña, neuralgias del trigémino, así como dolores en la columna cervical y lumbar asociados con malas posturas durante la jornada laboral, con lo que entramos en el mundo de las enfermedades ocupacionales. Los diabéticos por su parte suelen padecer un trastono doloroso muy característico conocido como Neuropatía Diabética.


La Fibromialgia: ¿realidad o ficción?


Hace algunos años atrás se empleaba frecuentemente el término Hipocondríaco en personas que referían dolor intenso en todo el cuerpo sin una causa aparente.  Hoy en día estas personas, generalmente mujeres jóvenes, ya no son condenadas a este dictamen.  Actualmente la mayor comprensión de los mecanismos químicos involucrados en la génesis del dolor aclaran este tipo de cuadros, dándoles un nombre propio: Fibromialgia.

Esta enfermedad es una entidad que produce dolor generalizado, sin embargo existen varios puntos en los que aparece de forma constante y que son clave para hacer el diagnóstico, acompañándose además por tres manifestaciones muy propias como son insomnio, cansancio y ansiedad o depresión.


¿Qué hacemos?


Nuestra labor como centro de Terapia del Dolor ha sido enfocada, a lo largo de nuestros trece años de ininterrumpida labor, a brindar una opción real y efectiva a pacientes que se encuentran padeciendo enfermedades que a lo largo del tiempo les han producido dolor de diversa localización acompañado por síntomas desagradables, que definitivamente han impactado en su calidad de vida, llevándolos a padecer de variados grados de discapacidad; entre estos síntomas desagradables destacan el insomnio, agotamiento, depresión, irritabilidad, angustia y desesperanza.  

Evidentemente todas estas molestias inicialmente afectan el desempeño laboral de quien las padece, la falta de un tratamiento adecuado profundiza los síntomas llevando al individuo a un aislamiento de sus actividades sociales, familiares e incluso actividades de higiene y cuidado personal.  Esto se hace más trascendente si tomamos en consideración que aproximadamente un 30 % de las personas, en edad adulta, padece algún tipo de dolor crónico.

Todo esto ocurre, en gran medida, por la visión tubular al dar un diagnóstico y tratamiento a estos pacientes condicionado por la especialidad del médico al que consultan, de ahí la diferencia en el manejo cuando un dolor, por ejemplo de la región del cuello, es evaluado por un neurólogo, un fisiatra, un traumatólogo, un internista, un neurocirujano o un reumatólogo, cada quien, basado en su experiencia, llegará a un programa de tratamiento muy distinto, surgiendo entonces una interrogante: ¿Cual de todos ellos tiene la razón?, la verdad es que la razón absoluta no la tiene ninguno... 

De ahí surge la iniciativa de crear un centro especializado en Terapia del Dolor, en la búsqueda de convertir esa clásica visión tubular en una visión mas bien integral del problema al permitirle a un paciente ser evaluado por un equipo de profesionales interrelacionados entre si, que trabajan en equipo para brindarle soluciones a cada uno de ellos. En los Centros ó Unidades del Dolor, como es nuestro caso, se intenta realizar un estudio y diagnóstico de los procesos de dolor crónico para entender mejor los mecanismos implicados y aplicar así el tratamiento más específico.

Por tal razón. contamos en El Bienestar con un equipo compuesto por internistas, fisiatras, traumatólogos, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, con lo cual hemos podido brindar respuestas reales, permitiéndoles recuperar su calidad de vida y llegar incluso, en los casos más difíciles, a tener una vida más digna con un reintegro a las actividades sociales, familiares e incluso laborales a nuestros pacientes, en lapsos de tiempo realmente cortos (si consideramos que los mismos pueden estar presentando dolor desde hace varios meses e incluso en la gran mayoría años) y a unos costos realmente accesibles, todo esto además en un ambiente agradable en donde los pacientes son bien atendidos, no deben someterse a largas esperas y disponen de rapidez en la obtención de una cita.


¿En que consiste la Terapia del Dolor?


Al hablar de Terapia del Dolor nos referimos a una serie de técnicas, procedimientos y tratamientos dirigidos a recuperar al paciente con dolor crónico.  Inicialmente se hace necesario una evaluación médica integral, posteriormente según los hallazgos y las impresiones diagnosticas se plantea el plan de tratamiento que suele sustentarse en cuatro pilares: Tratamiento especifico de la enfermedad que produce el dolor, tratamiento del dolor, rehabilitación de la estructura lesionada para recuperar su función y medidas preventivas para evitar recaídas o la aparición de una nueva lesión.



El tratamiento del dolor que aplicamos es de dos tipos, Farmacológico: Los analgésicos suelen ser ineficaces en dolor crónico, por lo que se emplean medicamentos del tipo moduladores, son medicamentos especiales que tienen efectos en los mecanismos de transmisión del impulso doloroso al sistema nervioso central, Terapias:  Aplicamos tratamientos locales en los puntos o estructuras dolorosas para disminuir las molestias y la inflamación, en este sentido contamos con herramientas como la Terapia Neural, los Bloqueos y las Infiltraciones, es estas los medicamentos empleados y los puntos a usar dependerán del diagnóstico de cada paciente.

Afrontar el dolor a través de los pensamientos


El dolor crónico es la principal causa de incapacidad, los analgésicos alivian el dolor parcialmente pero los pacientes necesitan dosis cada vez mayores para controlar el dolor. El enfoque multidisciplinario permite llegar a un diagnostico y tratamiento correcto, sin embargo es mucho lo que se puede lograr cuando el paciente logra cambiar su visión y su actitud frente a la enfermedad.

           
El dolor es una percepción muy particular y propia de quien lo padece, de ahí que cada persona debe aprender a enfrentarlo y establecer, con ayuda de su equipo de salud, los pasos que le lleven a alcanzar las metas planteadas entre ambos (paciente-equipo de salud).

En la terapia del dolor no todo el abordaje es farmacológico, existen diversas estrategias que pueden ser útiles para controlar el dolor, algunas de ellas basadas en la alteración de ciertos patrones de pensamiento. En este sentido les presentamos dos herramientas útiles y fáciles de aplicar.



Distracciones

Procure enfocarse activamente en eventos sensoriales o mentales para desviar la atención en el dolor, puede usar un sentido por vez:

  • Visuales: Contemple una pintura, escena, paisaje, etc. fijándose en sus detalles.
  • Auditivos: Escuche música activamente.
  • Técnicas mentales: Cuente elementos de su entorno, cuadros, adornos, pájaros, arboles, cerámicas en su pared, baldosas de los pisos, etc.

Imágenes mentales

Se basa en enfocarse activamente en recuerdos placenteros. Para ello póngase cómodo en un lugar confortable donde pueda relajarse, trate de evocar un recuerdo agradable o visualice una escena de su agrado, trate de  usar todos sus sentidos: si está en una playa vea el colorido del paisaje, escuche el sonido de las olas y los pájaros, sienta la brisa y el calor del sol en su piel, perciba el aroma del agua del mar y sienta el gusto de una bebida fresca en su boca e incluso sienta el bienestar de estar en ese lugar.   Si trata de “vivir” esa imagen, en vez de solo visualizarla, se sorprenderá de los resultados.

Qué hacer en caso de dolor en el cuello, ¿Cuál es su tratamiento?






Existe una serie de consejos útiles para prevenir la aparición de dolor en el cuello, todos ellos enfocados en la adopción de posturas correctas.  Sin embargo cuando el dolor ya está presente se hace necesaria la ayuda de un especialista.



El dolor en el cuello, también conocido como Cervicalgia es una molestia muy frecuente, especialmente en las mujeres, que en la mayoría de los casos se relaciona con un estado de tensión muscular asociado con  la adopción de malas posturas al llevar a cabo las actividades diarias.

Desde el punto de vista médico,  al momento de evaluar a un paciente que consulta por dolor en la columna cervical, el punto de partida corresponde a una evaluación física detallada tanto de las estructuras del cuello como del organismo en general para descartar una serie de problemas responsables de la aparición de dolor en el cuello distintos a los problemas musculares, en estos últimos cabe descartar alteraciones de la glándula tiroides, amígdalas, articulación temporomandibular, infecciones y tumores. 

Una vez identificada la causa se determina la necesidad de practicar estudios complementarios, muchas veces el examen físico es suficiente sin embargo, cuando se hace necesario, una radiografía o una resonancia magnética suelen ser de gran ayuda. 


Tratamiento del dolor en el cuello



En materia de tratamiento en los centros de terapia del dolor se cuenta con opciones de terapias que van más allá de la prescripción de algún analgésico o relajante muscular, los problemas dolorosos del cuello deben complementarse con terapias locales para eliminar el dolor como la terapia neural y los bloqueos, en muchos casos se acompañan por un programa de rehabilitación que permite eliminar las contracturas de los músculos y recuperar la normal movilidad del cuello, así como por actividades de terapia ocupacional en las que se enseña a la persona a llevar a cabo sus actividades diarias sin lesionarse y una rutina sencilla de estiramientos y técnicas de relajación que podrá efectuar en su hogar u oficina para evitar que las molestias vuelvan a aparecer.  


Consejos útiles para prevenir el dolor en el cuello


  • Evite las posturas sostenidas, en especial en flexión, si debe hacerlo interrumpa la postura cada 45 minutos y haga movilizaciones del cuello.
  • Evite mirar hacia arriba y hacia debajo de forma rápida o forzada.
  • Cuando cargue peso trate de llevar pequeñas cantidades y repartidos entre ambos brazos.
  • Cuide la postura frente al computador, no solo en la oficina, observe estos cuidados también en su  casa. Procure que el borde superior del monitor se encuentre a la altura de sus ojos.
  • Evite dormir boca abajo, la mejor postura al dormir es de medio lado con una almohada pequeña  bajo el cuello y otra almohada en el espacio entre ambas rodillas.
  • Procure hacer ejercicios con regularidad, en especial estiramientos de los músculos del cuello,  acompáñelos por alguna técnica de relajación.
  • No se automedique y consulte al médico si las molestias persisten.






Consecuencias de no tratar adecuadamente el dolor en el cuello


Cuando los problemas de la columna cervical no reciben un tratamiento adecuado suelen volverse crónicos, es decir sostenidos en el tiempo, afectando las emociones, el sueño y el ánimo de quien los padece.  Si este es su caso, no debe acostumbrarse a sentir dolor, busque ayuda especializada y seguramente además de vivir sin dolor, recuperará su calidad de vida.