El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta habitos saludables. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta habitos saludables. Mostrar todas las entradas

jueves, 8 de diciembre de 2016

3 malos hábitos que seguro adoptas cuando trabajas hasta tarde en el ordenador


La gran autopista de la información es una herramienta ya imprescindible tanto para el ocio como para el trabajo, pero ten cuidado, no vayas a estrellar en ella tu salud.


¿Has pensado cuantas horas pasas frente al ordenador?, seguramente no lo has calculado, pero cuando hagas conciencia de ello te sorprenderá saberlo. En especial porque lo más seguro es que gran parte de ese tiempo estuviste sentado y no te levantaste para nada de la silla, incluso ni siquiera cambiaste de posición.

Si no puedes cambiar lo que haces, al menos cambia la forma en que lo haces


La intención de este post no es discutir la cantidad de tiempo que pasamos frente al ordenador, esto depende de tus objetivos, y seguramente será una de las formas en que te ganas la vida, por lo que eso no se discute. 

La idea más bien es hacer conciencia de lo que hacemos mal y como mejorarlo para que finalmente tu salud no se vea afectada por estos 3 malos hábitos que si los tienes debes comenzar a cambiar.

No. 1. Permanecer en la misma posición

Cuando mantenemos una misma posición por mucho tiempo se producen sobrecargas y esfuerzos en algunos músculos, incluso si se hace adoptando una postura adecuada, esto lleva a la aparición de tensión muscular principalmente en el cuello, hombros y parte baja de la espalda. 

Si esta tensión se mantiene presente por mucho tiempo puede hacer que se afecten estructuras como los huesos y los discos intervertebrales, dando origen a trastornos como la rectificación de la columna cervical y las herniasdiscales, que son una causa importante de dolor crónico.

No. 2.  No hacer pausas

Las pausas son necesarias cuando se debe hacer alguna actividad que amerite una postura sostenida, estas deben llevarse a cabo cada dos horas y deben abarcar todos los músculos. 

Lo ideal sería ponerse de pie, estirar las piernas, el cuello, la espalda y los brazos; después de esto puedes aprovechar la oportunidad para ir al baño o tomar un poco de agua.  Si tu trabajo amerita concentrarte puedes hacer estos estiramientos sentado mientras piensas en tus ideas o repasas mentalmente lo que estás haciendo.

No. 3 Picar, picar y seguir picando


Cuando nos sentamos a comer somos capaces de medir las porciones de alimentos y bebidas que ingerimos e incluso de sentirnos saciados con lo que el cerebro toma conciencia de que ya efectuamos esa comida y podemos continuar con nuestras labores.  

Cuando no se lleva a cabo una comida como tal, sino más bien se van comiendo pequeños snacks o aperitivos mientras se trabaja en el ordenador, se pierde el control sobre la cantidad total de alimento que se ingiere. 

A esto se debe agregar que este tipo de alimentos suelen tener una gran cantidad de calorías a expensas de grasas o azúcares, así como altas concentraciones de sal, colorantes y preservativos químicos que no son nada saludables, más bien aumentan tu riesgo de padecer obesidad e hipertensión arterial, en especial si además los acompañas con refrescos o gaseosas que suman mayores cantidades de azúcar haciéndote propenso a desarrollar enfermedades como la diabetes.