El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta ejercicio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ejercicio. Mostrar todas las entradas

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Desgarro muscular, ¿Que hacer cuando ocurre?


Una de las causas mas comunes de dolor intenso de aparición súbita al hacer un movimiento brusco es el desgarro muscular, que es debido a la ruptura de las fibras musculares.

Los desgarros musculares ocurren con frecuencia, no son lesiones exclusivas de deportistas durante practicas deportivas, también son comunes durante las actividades diarias o incluso pueden ser consecuencia de traumatismos durante caídas accidentales o de la serie de movimientos que se llevan a cabo de forma inconsciente para evitar caer al tropezar.
El desgarro ocurre cuando un músculo es sometido a una tensión para la que no estaba preparado, principalmente cuando el músculo se encuentra frío, es decir, no se había preparado para hacer el esfuerzo, esta es la razón por la que es fundamental que las personas que practican actividades deportivas lleven a cabo un  calentamiento previo, ya que este prepara al músculo para los movimientos evitando así que se lesionen.

¿Como reconocer un desgarro muscular?

Lo más característico es la presencia de un dolor muy intenso que aparece de forma súbita y puede asociarse con la ejecución de un determinado movimiento.
Al desgarrarse las fibras musculares, por lo general se desgarran también pequeños vasos sanguíneos que se localizan cerca del músculo, lo cual lleva a que haya una hemorragia localizada que da origen a un hematoma que es percibido como una masa dolorosa que cambia la coloración en la piel que se ubica sobre él, al inicio es de color rojo intenso pero con el pasar de los días va tomando diversos colores que van del morado al verde, hasta que finalmente desaparece.
La ruptura del músculo produce ademas inflamación, por lo que al área aumenta de volumen, se pone roja y es caliente al tacto.  Dependiendo de la magnitud de la lesión puede haber también retracción de los extremos del músculo desgarrado, lo que se palpa como una masa, e incluso puede haber limitación para llevar a cabo un determinado movimiento.
Estas manifestaciones indican que el músculo se ha desgarrado. Para poder precisar mejor el alcance la lesión, puede complementarse el examen físico con estudios de imagen como el ultrasonido músculo esquelético o la resonancia magnética

¿Qué hacer ante un desgarro muscular?

Existe una serio de medidas que son de gran ayuda para aliviar las molestias y lograr recuperarse más rápidamente, estas incluyen.


    • Suspender la actividad física.
    • Colocar frío local, lo ideal es colocar hielo o una compresa de gel fría, esto debe hacerse por espacio de 15 minutos cada hora, debe usarse un paño o trozo de tela sobre la piel para evitar una quemadura por el frío.
    • Elevar la zona afectada, esto contribuirá a bajar la inflamación
    • Reposar por algunos días, en especial deberá evitar movilizar la parte afectada.
    • Aplicar una crema a base de antiinflamatorios o árnica.
    • Si el dolor persiste o es muy intenso acuda al medico, en algunos casos los desgarros musculares pueden afectar estructuras vecinas como los nervios o incluso el hueso y solo los estudios apropiados podrán poner en evidencia otras lesiones asociadas.


    miércoles, 14 de diciembre de 2016

    Beneficios del ejercicio en personas con enfermedades articulares





    Con toda seguridad en algún momento habrá buscado información sobre como cuidar sus articulaciones, especialmente si padece de artritis, artrosis, osteoporosis o cualquier otra enfermedad reumática. Aquí le explicaremos como iniciarse en la práctica deportiva sin que esto le acarree nuevas lesiones.

    Medidas como la alimentación sana y el ejercicio han sido objeto de estudio en varias investigaciones y todas concuerdan con que sus efectos beneficiosos sobre la salud pueden observarse en múltiples órganos y sistemas, incluso estos dos factores son los que tienen mayor impacto en la calidad de vida a futuro.

    El ejercicio físico contribuye a preservar y proteger las distintas estructuras del aparato locomotor, huesos, ligamentos, músculos y cartílagos son igualmente beneficiados, como vemos a continuación.







    Como comenzar a ejercitarse



    Practicar ejercicio amerita una preparación previa, si nunca antes lo ha hecho de forma regular empiece de la forma más suave que le sea posible, así evitara lesionarse. 

    Comience con pequeños paseos o caminatas, de 10 a 15 minutos dos o tres veces por semana, en la medida en que se sienta cómodo aumente progresivamente su intensidad, use ropa cómoda y unos zapatos deportivos, protéjase del sol y no olvide hidratarse bien, lleve con usted un envase con agua para que se hidrate durante la actividad física.

    Evite practicar actividad física después de comer, si usted presenta rigidez matutina espere hasta que sienta sus articulaciones más "flojas" para iniciar la actividad, seguramente le convendrá mejor practicar actividad física por la tarde, esto le ayudará a levantarse menos rígido. No realice actividad física antes de dormir ya que esto le afectara el sueño.

    Evite ejercitar las articulaciones sensibles o inflamadas, en el caso de articulaciones sensibles suele ser de ayuda calentar previamente las articulaciones dándose una ducha caliente o aplicando compresas húmedas calientes, al culminar el ejercicio puede masajear suavemente la articulación con hielo o aplicar frío con una compresa de gel.  Nunca aplique calor en una articulación que se encuentre muy inflamada.

    Recuerde que el dolor es un aviso, si al hacer algún tipo de actividad física siente dolor debe detenerse, evalúe que pudo haber ocasionado el dolor y procure evitarlo.  

    Posterior a la actividad física es normal tener molestias como cansancio y dolor leve, este debe desaparecer y varias horas después de ejercitarse usted debería sentirse igual que antes de iniciar dicha actividad, en caso de que esto no sea así y presente dolor persistente o nuevas molestias debe detenerse ya que probablemente deba cambiar la intensidad o la frecuencia del entrenamiento. 



    Cuando acudir al médico



    Si usted padece enfermedades crónicas del aparato cardiovascular o endocrino como hipertensión arterial, arterioesclerosis, diabetes o problemas tiroideos es recomendable que sea evaluado por su médico antes de comenzar un plan de entrenamiento. 

    Igualmente si durante la ejecución de cualquier actividad física usted siente palpitaciones, taquicardia, sudoración excesiva, mareos, desvanecimiento o dolor es necesario que busque ayuda.  

    Las personas que padecen enfermedades reumáticas deben practicar actividad física bajo la dirección de su médico o fisioterapeuta tratante  para que sus articulaciones no sufran lesiones.


    sábado, 12 de noviembre de 2016

    Practicar actividad física regular ayuda a lograr un mejor envejecimiento



    Unos de los temores más comunes con el paso del tiempo es el proceso de envejecimiento y el impacto que este tendrá sobre nuestra calidad de vida, por tal razón se han llevado a cabo una gran cantidad de estudios para determinar cuál es la mejor forma de lograr un envejecimiento saludable, siendo el ejercicio el factor que más peso tiene en este proceso.



    El envejecimiento es un proceso inevitable sobre el que muchas veces se hace conciencia con la manifestación de los primeros cambios asociados con la edad, como son la aparición de algunas arrugas o de las tan evidentes canas, hallazgos que nos hacen caer en cuenta en el hecho de que nuestro cuerpo ira cambiando, lo cual genera una gran incertidumbre sobre factores como la forma en que este proceso afectará la calidad de vida futura.

    En este sentido se han llevado a cabo investigaciones que buscan medir el impacto de una serie de parámetros sobre el envejecimiento, especialmente los cambios en el estilo de vida, la adopción de una alimentación sana, el incremento en la actividad física, la puesta en práctica de medidas de higiene del sueño, la disminución en la ingesta de alcohol y el manejo adecuado del estrés y la ansiedad.

    Si bien cambiar todos estos factores tiene un impacto evidente en la forma como se envejece, permitiendo hacerlo de una forma “saludable”, el parámetro que tuvo un mayor impacto sobre la calidad de vida a futuro fue el ejercicio.


    Actividad física y envejecimiento


    La actividad física aeróbica regular es capaz de mejorar la función de diversos órganos y sistemas, especialmente el sistema cardiovascular contribuyendo a disminuir la aparición de fenómenos como el endurecimiento de las arterias y la hipertensión arterial, lo que a su vez disminuye el riesgo de infartos cardíacos, así como de sufrir accidentes cerebrovasculares y sus secuelas. 

    El ejercicio permite además mantener en forma los músculos, al tiempo que retrasa la aparición de enfermedades degenerativas del aparato locomotor como la artrosis y la osteoporosis, lo cual brinda una mayor resistencia física, además de independencia para llevar a cabo las actividades diarias.


    Recomendaciones para evitar lesionarse al practicar actividad física


    Las personas que tienen el hábito de practicar actividad física de forma regular, o se desempeña en alguna practica deportiva, tienen ya una rutina estructurada diseñada para permitir lograr un buen rendimiento sin lesionarse.

    Esta rutina consta de tres fases principales:


    • Calentamiento. Antes de iniciar cualquier tipo de actividad física es importante preparar al músculo para la acción, este proceso que se conoce como calentamiento.  En esta fase inicial de la actividad física debe llevarse a cabo actividad aeróbica como caminar, trotar, hacer bicicleta o nadar por un lapso de 15 a 20 minutos o hasta comenzar a transpirar. Posterior a esto sigue el ejercicio o actividad física y finalmente debe realizarse una fase se estiramiento muscular.

    • Actividad física.  Esta segunda fase contempla la actividad física propiamente dicha, que puede consistir en practicar algún deporte o hacer ejercicios cardiovasculares o de resistencia.  Los ejercicios aeróbicos tienen como finalidad disminuir el volumen de tejido adiposo que se localiza entre la piel y los músculos, con o que éstos últimos pueden visualizarse mejor. Los ejercicios de resistencia ayudan a que el músculo adquiera firmeza que se mantiene tanto durante la actividad muscular como en la fase de reposo. Estos ejercicios se llevan a cabo en forma de series, trabajándose un día un grupo muscular y al día siguiente otro grupo distinto, por lo general se realizan series para brazos, pecho y espalda, abdomen y piernas y glúteos. 
    • Estiramiento. Tras la actividad física los músculos deben estirarse de forma suave y sostenida hasta donde el musculo lo permita sin sentir dolor.  Los estiramientos contribuyen a prevenir la rigidez muscular debida a la acumulación de ácido láctico entre las fibras musculares. Durante los estiramientos es importante mantener el controlo sobre la respiración, que debe hacerse de forma consciente con un ritmo suave sin interrumpirla.




    También es importante llevar la actividad física de forma tal que la resistencia y las repeticiones se incrementen de forma progresiva sin llegar a lesionar a los músculos y los tejidos que rodean la articulación por sobreentrenamiento.


    miércoles, 2 de noviembre de 2016

    Lesiones por Sobreentrenamiento




    El sobreentrenamiento es un fenómeno que lleva al musculo a una situación extrema, en la que inicialmente se presenta la fatiga y posteriormente pueden aparecer lesiones que se acompañan por dolor y limitación para el movimiento como principal síntoma.




    El sobreentrenamiento puede aparecer en personas que van continuamente a gimnasios o que practican una actividad deportiva, cuando se exceden en su rutina de entrenamiento. El ejercicio es una actividad que representa una gran demanda para el organismo, siendo necesario permitirle a los músculos que se adapten a la misma. 

    La sobreutilización puede llevar al desarrollo de lesiones como las contracturas musculares, tendinitis, bursitis o incluso un tipos especiales de fractura como la  fractura por avulsión la cual por lo general se debe al arrancamiento de la superficie ósea sobre la que se inserta un tendón y las fracturas por estrés que son el resultado de la aplicación de fuerzas repetidas por un largo tiempo sobre una determinada superficie ósea.

    El uso excesivo de los músculos produce inicialmente cansancio, también es posible que se la actividad física se realice por un mecanismo anaeróbico, en el cual se produce ácido láctico que se acumula en los músculos en forma de nódulos que resultan muy dolorosos.


    Las lesiones por sobreentrenamiento son más frecuentes en deportistas ocasionales


    Este tipo de lesiones son más frecuentes en los deportistas ocasionales como los deportistas de fin de semana, ya estos últimos no llevan a cabo las actividades previas como el calentamiento, muchas veces no utilizan los implementos deportivos adecuados e incluso pueden desconocer aspectos como la nutrición durante cada fase del ejercicio y secuencias de intensidad y repeticiones que son bien dominadas por quienes practicar ejercicio regularmente o con un entrenador.

    Los principales errores que llevan al sobreentrenamiento son  llevar a cabo acciones como aumentar la intensidad del ejercicio de forma abrupta o incluir cambios que aumenten la resistencia como correr en pendientes o aumentar el peso, esto puede verse agravado si no se sigue un plan de alimentación e hidratación adecuado.

    Cómo prevenir las lesiones por sobreentrenamiento


    Las lesiones por sobreentrenamiento pueden ser prevenidas si se planifica la actividad física, debe llevarse a cabo el diseño de una rutina que especifique el tipo de ejercicio, el número de repeticiones, el peso o resistencia e incluso los periodos de reposo y descanso que tome en consideración que los cambios deben ser progresivos y a tolerancia al tiempo que deben alternar los distintos grupos musculares.

    La actividad física es un asunto que debe ser tomado en serio.  Por lo general es recomendable iniciarla guiado por un entrenador o por un fisioterapeuta para evitar lesiones y lograr los efectos buscados. El ejercicio debe incrementarse de forma progresiva alternando entre los músculos empleados.  Tan importante como la rutina es la alimentación apropiada antes y después de entrenar así como mantener unos adecuados niveles de hidratación.


    Qué hacer si se presenta dolor posterior al entrenamiento


    El dolor que sigue al sobreentrenamiento puede ser debido a la fatiga o a una lesión, por lo que es necesario identificar su origen y proceder de forma adecuada.  Por lo general el primer paso ante el dolor muscular es aplicar hielo por 5 a 10 minutos sobre el área afectada, para ello pueden usarse compresas frías de gel o masajear directamente la zona con hielo.  Los antinflamatorios deben ser usados si el dolor se acompaña por inflamación.

    En el caso de lesiones debe llevarse a cabo el reposo y la inmovilización del segmento afectado hasta que este se recupere, esto debe ir acompañado de un plan de rehabilitación física o fisioterapia.



    Artículos relacionados


    Consejos a seguir ante un desgarro muscular   Ver artículo 

    Masa muscular, ¿Qué es y cómo desarrollarla?   Ver artículo


    lunes, 8 de junio de 2015

    4 hábitos que deberás poner en práctica para retrasar el proceso de envejecimiento



    El envejecimiento es una condición natural de todos los seres vivos y es quizá lo único de lo que tenemos certeza al nacer.Si bien hay muchas cosas que puedes hacer para ser mas saludable no todas tienen impacto sobre la forma de envejecer por lo que traemos la lista de los 4 cambios en el estilo de vida que realmente te ayudaran a envejecer mas saludablemente.


    Desde el momento de la concepción cada ser humano recibe información genética de sus padres, que a su vez proviene de generaciones anteriores en la cual se define no solo cuáles serán los rasgos físicos del nuevo ser, sino además cuáles enfermedades va a padecer, cuantos años puede llegar a vivir y cuál es su riesgo de morir por enfermedades como la diabetes, los infartos o el cáncer.

    Para suerte de muchos la información genética no necesariamente de expresará en todos los casos, muchos genes necesitan de condiciones ambientales específicas para que puedan manifestarse las condiciones que ellos codifican. Por lo que aquí se presenta la oportunidad de disminuir ese riesgo y envejecer de forma más saludable.

    Lo más importante para encaminarnos a un envejecimiento con el menor impacto posible sobre la salud es tratar de mantener un estilo de vida saludable, esto ayudara a prevenir la aparición de muchas  enfermedades crónicas capaces de afectar seriamente la calidad de vida.



    1.         Practica algún tipo de actividad física regularmente.


      El ejercicio físico regular es el cambio en el estilo de vida que mayor impacto tiene sobre el envejecimiento. Mantenerse activo mejora la circulación y la oxigenación de los diversos órganos y tejidos con lo cual estos mantienen un mejor aporte de oxígeno y nutrientes, al tiempo que se favorecen los procesos de eliminación de distintos desechos como los radicales libres que cada día están más relacionados con el hecho de envejecer.

    El ejercicio contribuye además a mantener el tono y fuerza muscular lo que indirectamente protege a las articulaciones, esto es fundamental para mantener la capacidad de movimiento al alcanzar edades avanzadas, lo que es un factor clave para mantener la independencia, un don muy preciado en el adulto mayor.

    2.         Alimentación balanceada


     La forma en la que nos alimentamos sumamente importante, el gran aumento en el número de casos de enfermedades como la diabetes, el hiperinsulinismo, la resistencia a la insulina o el síndrome metabólico se origina precisamente en los malos hábitos alimenticios, especialmente en personas con una alta ingesta de grasas y carbohidratos, lo que se ve agravado si además existe una tendencia al sedentarismo.

    La mala alimentación favorece el desarrollo de obesidad que a su vez ocasiona una sobrecarga mecánica que afecta a articulaciones como la rodilla y las uniones entre las vértebras en la columna lumbar, lo cual hace que se desarrollen enfermedades como la artrosis de rodilla, artrosis de columna o espondiloartrosis y la aparición de hernias discales que finalmente afectaran la marcha y el equilibrio llevando a una serie de complicaciones producto tanto del efecto de las lesiones en si sobre la deambulación y la discapacidad asociadas así como por efectos secundarios de los medicamentos para el dolor que estos pacientes reciben por tiempos prolongados.

    La obesidad también se relaciona con el desarrollo de algunos tipos de cáncer como el cáncer de endometrio que pueden acortar enormemente la expectativa de vida de los pacientes que lo padecen.

    3.       Evita abusar del sol


    La exposición sostenida o frecuente a la luz solar sin protección aumenta el riesgo de desarrollar lesiones de piel producto del proceso coconido como fotoenvejecimiento, que se caracteriza por sequidad de la piel, adelgazamiento y la aparición de manchas marrones que progresivamente van aumentando en numero y tamaño hasta prácticamente cubrir los brazos, cuello, parte alta del tórax y rostro. 

    Estos efectos se hacen más evidentes al comparar la piel de los brazos con la piel del abdomen en los ancianos, siendo muy notoria la diferencia entre dos partes distintas del cuerpo en una misma persona lo cual no se explica sólo por la edad.

    Los daños producidos por el sol son acumulativos y no desaparecen, en ocasiones las lesiones van mas allá, produciéndose algún tipos de tumores malignos como el cáncer basocelular, espinocelular e incluso el temido melanoma maligno.

           4.       Haz todo lo que puedas para evitar una caída


     Las caídas son responsables de una gran cantidad de lesiones de gravedad variable que impactan de forma negativa en la calidad de vida futura. Las caídas son responsables de lesiones como esguinces, fracturas, fisuras, desgarros musculares, tendinitis e incluso lesiones de vasos sanguíneos y nervios periféricos.

    Algunas de estas lesiones puede acompañarse por secuelas en el futuro o bien ser objeto de complicaciones como el dolor crónico o el síndrome de distrofia simpático refleja producto de una lesión nerviosa que llevara a quien lo padece a padecer de dolor por mucho tiempo, incluso años, que se acompaña por los trastornos que normalmente se asocian con el dolor crónico como son el insomnio, la ansiedad y la depresión, todos ello con un profundo impacto negativo sobre los años futuros.

    domingo, 30 de marzo de 2014

    Prevención


    6 Consejos para prevenir el dolor lumbar
    El dolor lumbar, también conocido como lumbalgia o lumbago es la enfermedad dolorosa más frecuente, se relaciona directamente con factores como la mala postura. los esfuerzos y el sobrepeso, puede presentarse una vez o repetirse periódicamente en forma de crisis, prevenir su aparición es la mejor opción.



    Artrosis y Ejercicio
    A pesar de las limitaciones propias de estas enfermedades como lo son el dolor, la rigidez, debilidad muscular y la fatiga, quienes padecen de estas enfermedades si pueden hacer ejercicio, incluso la actividad física les ayuda a disminuir todas estas molestias, enlentecer el deterioro articular al tiempo que le ayudará también a dormir mejor.
    Ver artículo



    Es posible prevenir la Artrosis
    La Artrosis es una enfermedad degenerativa relacionada con el sobreuso y la sobre carga mecánica de las articulaciones lo que desencadena el deterioro del cartílago articular.    Esta  sobrecarga se presenta en tres condiciones particulares que debemos evitar:
    Ver artículo

    Practicar Yoga es efectivo para aliviar el dolor
    La práctica de actividades físicas como el yoga tienen un abordaje más holístico que los métodos de tratamiento convencionales para el dolor, debido a que consta de varios componentes principales que abarcan factores como las posturas, la concentración, la meditación y la respiración, buena parte de su efecto beneficioso proviene de los estiramientos necesarios en las diversas posturas.
    Ver artículo




    viernes, 28 de marzo de 2014

    Artrosis y Ejercicio


    La gran mayoría de los pacientes que acuden al médico y obtienen un diagnóstico que explique sus molestias esperan recibir un tratamiento basado en medicamentos y uno que otro alimento desaconsejado en la dieta diaria, sin embargo más allá de los fármacos y la nutrición hay un elemento que cada día es más prescrito en las recetas médicas y se trata del ejercicio.La actividad física regular, especialmente la de tipo aeróbico, se ha convertido en uno de los mejores aliados para lograr y mantener una vida saludable.  Hacer ejercicio es el mejor hábito que usted puede tener, no solo le hará sentirse más activo sino además le ayudara a vivir mejor por más años.

    ¿Las personas con Artrosis pueden hacer ejercicio?

    En el caso de personas con enfermedades reumáticas como la Artrosis o la Artritis, esto también resulta válido.  A pesar de las limitaciones propias de estas enfermedades como lo son el dolor, la rigidez, debilidad muscular y la fatiga, quienes padecen de estas enfermedades si pueden hacer ejercicio, incluso la actividad física les ayuda a disminuir todas estas molestias, enlentecer el deterioro articular al tiempo que le ayudará también a dormir mejor.

    Consejos para evitar lesiones durante la actividad física

    • Prefiera ejercicios del tipo aeróbico como caminar, trotar o las bicicletas estáticas.
    • Si padece de artrosis en caderas o rodillas, o si tiene limitaciones para caminar o permanecer de pie, practique ejercicios en el agua como la natación.
    • Recuerde calentar siempre antes de hacer cualquier tipo de actividad física.
    • Use un calzado adecuado capaz de absorber el impacto.
    • Tenga presente que el dolor es un aviso de que algo no anda bien, si durante el ejercicio usted siente dolor deténgase, baje la frecuencia o la intensidad para evitar lesiones.
    • Hidratese bien antes y durante la actividad física, recuerde cuidar su piel con un protector solar adecuado. 



    Ejercicios para pacientes con Artrosis



    Además de la actividad física aerobica es necesario llevar a cabo una rutina regular de ejercicios para mantener la fuerza y la masa muscular, el rango de movilidad articular y la capacidad funcional.  Incluso los pacientes que han sido sometidos a cirugía articular y al reemplazo articular con prótesis en hombro, cadera o rodilla también deben ejercitarse, siguiendo los cuidados propios en cada caso y bajo vigilancia de su médico tratante.



    Los distintos tipos de ejercicios que debe practicar las personas con Artrosis incluyen:

    Ejercicios de Fortalecimiento. Mejoran la capacidad funcional, fortalecer los músculos contribuye a brindar mayor protección a las articulaciones previniendo el deterioro articular. Se debe trabajar de forma regional por grupos musculares de 3 a 5 veces por semana.

    Ejercicios de Estiramiento. Mejoran la flexibilidad de las articulaciones, ayudan a lograr una mejor postura lo que disminuye la sobrecarga articular. Para ello se hacen actividades que estiran cada grupo muscular y se mantienen al menos por 30 segundos, esto ayuda a disminuir la rigidez matutina si se practica en la noche.

    Ejercicios para la Coordinación y Equilibrio. Mejorar la coordinación y equilibrio son fundamentales para mejorar la marcha y prevenir las caídas, que son la principal causa de traumatismos y fracturas en los ancianos.

    Ejercicios para la Propiocepción. La propiocepción es la capacidad que nos permite ubicar cada uno de nuestros segmentos corporales en el espacio, esto es particularmente importante para mantener el equilibrio.



    Suscribete a este Blog y recibe este y todos nuestros artículos en tu correo