El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta prevención. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta prevención. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de enero de 2017

5 chequeos que deberás practicarte anualmente a partir de los 40 años




Visitar al médico no es grato para muchos, sin embargo más allá del temor de saber que te van a encontrar hay que enfocarse en los beneficios del diagnóstico temprano de las enfermedades con el fin de no ver mermada la calidad de vida al llegar a las edades avanzadas. 

La medicina moderna nos ofrece la posibilidad de efectuar el diagnóstico y tratamiento temprano de una serie de  enfermedades que en la antigüedad eran capaces de acabar con la vida de muchas personas sin que los médicos pudieran hacer nada por salvar la vida de los pacientes.

Esta identificación temprana es producto de un mayor énfasis en las actividades preventivas y de promoción de la salud que hacen que en una persona aparentemente sana puedan hacerse diagnósticos de condiciones que están comenzando. Esto está perfectamente justificado ya que la gran mayoría de las enfermedades cursan en sus fases iniciales sin ningún tipo de molestia o síntoma, apareciendo estos cuando se han producido lesiones o cambios en los órganos y tejidos que afectan su normal funcionamiento lo cual es el origen de muchas de las manifestaciones que hacen que los pacientes decidan consultar al médico.

Las evaluaciones médicas con carácter preventivo se encuentran especialmente indicadas en personas que tienen antecedentes familiares de enfermedades con un claro factor genético o hereditario como como la diabetes, la hipertensión arterial, los infartos cardiacos y el cáncer, entre muchas otras.

A pesar de la tecnología disponible aún no existe una máquina que nos diga todas las alteraciones que tiene una persona, por lo que  esta evaluación debe sustentarse sobre varios estudios que permitirán tener una visión global del estado de salud de un paciente, aunque se encuentre aparentemente sano, que deben practicarse al menos una vez al año.

1.       Vigila tu presión arterial


La Hipertensión Arterial es una enfermedad en la que aumenta la resistencia de las paredes de las arterias lo cual hace que el corazón tenga que hacer un mayor esfuerzo para poder bombear la sangre  a través de ellas, esto lleva al agrandamiento de una parte del corazón produciendo la hipertrofia ventricular izquierda que en el futuro se convertirá en una cardiopatía.

A hipertensión es conocida como la “enfermedad silenciosa” ya que muchas veces quien la padece no lo sabe hasta que ocurre un evento catastrófico como un infarto cardiaco o un accidente cerebrovascular. Determinar la presión arterial es algo muy sencillo que toma unos pocos minutos y puedes hacerlo en prácticamente cualquier lugar. En caso de que los valores estén elevados es importante hacer la toma dos veces al día por una semana seguida para descartar que se trate de un evento transitorio por factores emocionales, cansancio o estrés, si los valores persisten elevados en varias tomas es necesario visitar al médico.


2.      Monitorea tus valores sanguíneos


Algunas enfermedades tienen como primera manifestación cambio en los valores de algunos estudios de laboratorio, por tal razón es posible identificarlas en este tipo de estudios. Un perfil general te puede ayudar a determinar los parámetros básicos como son la hematología en la que se puede determinar tu nivel de hemoglobina que suele estar baja en enfermedades como la anemias, los niveles de glóbulos blancos que son tus defensas y las plaquetas que son las células encargadas de reparar el daño a los tejidos y detener las hemorragias.

Otra parte del perfil es la química que muestra valores de glicemia o azúcar en la sangre que están elevados en los diabéticos, también nos indica los niveles de grasas como el  colesterol y los triglicéridos, la función de los riñones con la urea y la creatinina y la función del hígado reflejada en las transaminasas y bilirrubina. Otros estudios que lo complementan con el examen de orina y heces para descartar problemas funcionales del riñón e infecciones urinarias o digestivas.


3.       Si eres mujer acude a tu chequeo ginecológico


Las mujeres deberían acudir al ginecólogo desde el desarrollo o al menos antes de dar inicio a la actividad sexual, el control ginecológico permite evaluar el estado de fertilidad, implementar actividades de planificación familiar y anticoncepción. A partir de los 30 a 40 años el enfoque va más dirigido a hacer el diagnóstico temprano del cáncer ginecológico (mama, cuello uterino, ovario y endometrio) y de infecciones como el VPH que son capaces de producir cáncer de cuello uterino.


4.       Si eres hombre debes acudir al urólogo


El hombre a partir de los cuarenta años puede comenzar a presentar síntomas relacionados con la erección o trastornos urinarios producto del aumento del tamaño de la próstata, estos últimos se caracterizan por disminución de calibre del chorro urinario, bifurcación de chorro o la necesidad de pujar para poder orinar, en casos severos puede ocurrir la retención de orina por la imposibilidad de orinar cuando la próstata comprime completamente a la uretra. 

En la actualidad se disponen de exámenes de sangre que permiten detectar los niveles de antígenos prostático, sustancia que se relaciona con el crecimiento de la próstata y el cáncer prostático, sin embargo estos exámenes deben ser un complemento y no un sustituto del examen practicado por el médico urólogo.


5.       Acude a un chequeo con un médico de familia o un médico internista


El chequeo médico anual es la mejor estrategia preventiva que tenemos a la disposición. Una buena historia clínica en la que se recoge toda la información relacionada con los síntomas del paciente, sus antecedentes, los hallazgos al examinarlo, que incluyen la presión arterial, peso y talla para calcular el índice de masa corporal, al igual que los resultados de los estudios complementarios practicados son la manera de llegar a un diagnóstico correcto.

El medico en su evaluación podrá determinar, según sus hallazgos o sospechas, otros estudios que amerite practicarse la persona como un electrocardiograma o un estudio de imagen como el ultrasonido, radiología o estudios más complejos o, si por el contrario, no hay necesidad de solicitar nuevos estudios o la evaluación por parte de otro especialista. Igualmente podrá realizar una serie de recomendaciones para que puedas mantenerte saludable.


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Beneficios del ejercicio en personas con enfermedades articulares





Con toda seguridad en algún momento habrá buscado información sobre como cuidar sus articulaciones, especialmente si padece de artritis, artrosis, osteoporosis o cualquier otra enfermedad reumática. Aquí le explicaremos como iniciarse en la práctica deportiva sin que esto le acarree nuevas lesiones.

Medidas como la alimentación sana y el ejercicio han sido objeto de estudio en varias investigaciones y todas concuerdan con que sus efectos beneficiosos sobre la salud pueden observarse en múltiples órganos y sistemas, incluso estos dos factores son los que tienen mayor impacto en la calidad de vida a futuro.

El ejercicio físico contribuye a preservar y proteger las distintas estructuras del aparato locomotor, huesos, ligamentos, músculos y cartílagos son igualmente beneficiados, como vemos a continuación.







Como comenzar a ejercitarse



Practicar ejercicio amerita una preparación previa, si nunca antes lo ha hecho de forma regular empiece de la forma más suave que le sea posible, así evitara lesionarse. 

Comience con pequeños paseos o caminatas, de 10 a 15 minutos dos o tres veces por semana, en la medida en que se sienta cómodo aumente progresivamente su intensidad, use ropa cómoda y unos zapatos deportivos, protéjase del sol y no olvide hidratarse bien, lleve con usted un envase con agua para que se hidrate durante la actividad física.

Evite practicar actividad física después de comer, si usted presenta rigidez matutina espere hasta que sienta sus articulaciones más "flojas" para iniciar la actividad, seguramente le convendrá mejor practicar actividad física por la tarde, esto le ayudará a levantarse menos rígido. No realice actividad física antes de dormir ya que esto le afectara el sueño.

Evite ejercitar las articulaciones sensibles o inflamadas, en el caso de articulaciones sensibles suele ser de ayuda calentar previamente las articulaciones dándose una ducha caliente o aplicando compresas húmedas calientes, al culminar el ejercicio puede masajear suavemente la articulación con hielo o aplicar frío con una compresa de gel.  Nunca aplique calor en una articulación que se encuentre muy inflamada.

Recuerde que el dolor es un aviso, si al hacer algún tipo de actividad física siente dolor debe detenerse, evalúe que pudo haber ocasionado el dolor y procure evitarlo.  

Posterior a la actividad física es normal tener molestias como cansancio y dolor leve, este debe desaparecer y varias horas después de ejercitarse usted debería sentirse igual que antes de iniciar dicha actividad, en caso de que esto no sea así y presente dolor persistente o nuevas molestias debe detenerse ya que probablemente deba cambiar la intensidad o la frecuencia del entrenamiento. 



Cuando acudir al médico



Si usted padece enfermedades crónicas del aparato cardiovascular o endocrino como hipertensión arterial, arterioesclerosis, diabetes o problemas tiroideos es recomendable que sea evaluado por su médico antes de comenzar un plan de entrenamiento. 

Igualmente si durante la ejecución de cualquier actividad física usted siente palpitaciones, taquicardia, sudoración excesiva, mareos, desvanecimiento o dolor es necesario que busque ayuda.  

Las personas que padecen enfermedades reumáticas deben practicar actividad física bajo la dirección de su médico o fisioterapeuta tratante  para que sus articulaciones no sufran lesiones.


miércoles, 1 de octubre de 2014

7 Medidas no farmacológicas para afrontar el dolor crónico



El dolor crónico es una molestia capaz de perturbar a quien lo padece, muchas veces la actitud y el humor son cambiantes, hay días buenos y días malos, sin embargo con frecuencia es necesario tomar acciones que le den una mano al tratamiento farmacológico para poder afrontarlo.


El objetivo fundamental del tratamiento del paciente con enfermedades dolorosas crónicas es precisamente aliviar o eliminar el dolor, este es sin duda uno de los aspectos claves relacionados con la mejora en la calidad de vida de estos pacientes.

Si bien el tratamiento médico farmacológico en conjunto con terapias y distintos procedimientos de la terapia del dolor son los elementos clave, los pacientes también pueden y deben poner en práctica una serie de medidas que ayudarán a que estos tratamientos sean más efectivos e incluso contribuirán a disminuir las molestias cuando se presentan situaciones de crisis o agravación.  En tal sentido le presentamos siete medidas no farmacológicas a implementar para ayudar a aliviar el dolor.


1. Entienda el propósito del dolor

Si bien el dolor siempre es visto como algo malo, debemos entender que su propósito es alertar o alarmar sobre algo que no está bien. El dolor se origina por señales que provienen del cerebro en respuesta a la información que éste recibe, de esta manera el dolor es una forma en la que nuestro cerebro nos manifiesta que debemos estar alerta y que hay algo que tenemos que cambiar. Esto es completamente cierto en el caso del dolor agudo, sin embargo en el caso del dolor crónico este mecanismo se altera y se generan señales para alertar de un daño que ya no existe como ocurre en enfermedades articulares como la artritis y la fibromialgia. Los pacientes con dolor crónico deben prestar atención a la reagudización de los síntomas o bien al cambio del patrón del dolor que pueden relacionarse con situaciones nuevas a tener en cuenta, como el caso de una mala postura, de un esfuerzo o de una nueva lesión.

2. Cambie su actitud

Una estrategia muy útil es cambiar la forma en la que vemos el dolor, sí tenemos programado que el dolor es algo malo y desagradable cada vez que tengamos esta molestia desarrollaremos emociones negativas que sólo empeorará las cosas. Una técnica de gran ayuda es ver al dolor como un mensajero, imaginarlo con un color intenso y brillante, e ir viéndolo progresivamente más pequeño, menos intenso y menos brillante hasta que visualmente lo hagamos desaparecer, esta técnica es de gran utilidad en casos de crisis o el del dolor intenso. Si cada vez que aumenta el dolor ponemos en práctica esta visualización lograremos mantener la calma y hacerlo más manejable.

3.  No permita que el dolor controle su vida

Tener una enfermedad dolorosa seguramente ameritará hacer algunos cambios en la forma de llevar a cabo sus distintas actividades pero de ninguna manera constituye un factor para dejar de lado su vida. Sea positivo y plantee se metas realistas, busque otras formas de llevar a cabo sus actividades diarias y cumplir con sus distintas labores intercalando espacios para descansar, para distraerse y para relajarse. Integre actividades de tipo terapéutico como el ejercicio, las terapias y la visita al médico como parte de su rutina y sea siempre constante, simplemente usted debe hacer las cosas de una manera diferente lo cual no quiere decir que sea una persona inútil o que esté incapacitada.

4. Sea positivo y ponga en práctica la automotivación

Llene su día a día de mensajes positivos para usted mismo, cambie cada pensamiento negativo por uno positivo, busque siempre el mejor lado de las cosas y procure mantener la moral en alto en todo momento. Siempre será más fácil quejarse y lamentarse de sí mismo, pero esto no lo llevará a nada, en vez de lamentarse porque está cansado y no quiere hacer ejercicio piense que dedicar un pequeño lapso de tiempo al entrenamiento le hará sentirse mejor y seguramente le ayudará a conciliar el sueño más rápidamente.

5. Mejore su estilo de vida

Muchas veces para lograr un mayor alivio es necesario hacer cambios como mejorar la alimentación, disminuir el consumo de alimentos capaces de originar proceso inflamatorios, disminuir el peso, hacer ejercicio para lograr una mejor masa muscular y por ende brindar una mayor protección y estabilidad a la articulaciones, dejar de fumar y tomar alcohol, así como ser constante y responsable con los tratamientos y los medicamentos. Piense que todo esto factores tienen una gran importancia en su recuperación así que incorporelos como parte de su vida.

6. Utilice medios físicos

Medidas como aplicar frío o calor, hacer masaje local, estirar, utilizar estimulación eléctrica local o usar medicamentos tópicos son de gran ayuda en los días malos, converse con su médico sobre como debe manejar herramientas ante una crisis dolorosa e inclúyalos como parte de su rutina habitual.

7. Adopte medidas el cuidado articular


Una persona con dolor crónico debe tener siempre en cuenta que hay que utilizar sus músculos y articulaciones de forma prudente, en necesario llevar a cabo las tareas diarias de forma tal que se disminuya el impacto, la tensión y el esfuerzo sobre las articulaciones especialmente las que se encuentran inflamadas o están dolorosas. Aprenda cómo llevar a cabo las distintas actividades diarias de forma tal que no le produzcan más lesiones que se sumen a las existentes, utilice dispositivos de ayuda como los dispositivos para abrir envases, camisas con cierres en la parte delantera que le eviten tener que elevar los hombros, dispositivos para caminar como los bastones, férulas para inmovilizar las articulaciones dolorosas, fajas, rodilleras, etcétera. Manténgase movimiento evite permanecer en una postura por mucho tiempo, lleve a cabo sus actividades diarias de forma tal que alterne con períodos para el descanso, pida ayuda cuando sea necesario y recuerde que si al hacer algo siente dolor debe suspenderlo o cambiar la forma en que lo está haciendo.

viernes, 13 de junio de 2014

Posturas adecuadas para cuidar su espalda

        


Permanecer de pie y llevar a cabo los distintos movimientos conlleva a una serie de acciones por parte del aparato locomotor que son ejecutadas de forma inconsciente, muchas de ellas implican mantener una postura lo que conlleva a un esfuerzo por parte de los músculos que si no se llevan a cabo en la forma correcta traerán como consecuencia una serie de problemas que se traducirán en enfermedades como artrosis, bursitis, tendinitis, entre otras.  Para evitar esto se deben poner en practica medidas que permitan hacer las distintas tareas y movimientos sin que se produzcan lesiones, esto se conoce como Higiene Postural.


La higiene postural es aplicable a todas las actividades de la vida diaria, a las actividades laborales, domesticas, actividades recreativas e incluso las prácticas deportivas. A continuación encontrarás las principales recomendaciones posturales para cuidar la espalda.

Al acostarse.  La mejor postura para dormir este medio lado con las rodillas flexionadas y con una almohada bajo la cabeza y otra entre las rodillas, también es adecuado dormir boca arriba siempre y cuando se coloque una almohada debajo de ambas rodillas. Dormir boca abajo no es recomendable ya que genera grandes sobrecargas en la columna cervical. Es recomendable cambiar de postura durante el sueño, así como evitar dormir en camas muy blandas o excesivamente duras.

Al levantarse. Para levantarse de la cama evite sentarse directamente, la mejor manera de hacerlo es colocarse primero de medio lado, apoyarse sobre un costado y ayudarse con las manos para incorporarse de lado y sentarse, una vez que esté sentado en la cama podrá entonces incorporarse. Para levantarse de una silla apoye las manos en el reposabrazos mientras se levanta.

Al permanecer sentado. Mientras permanecemos de pie las cargas se distribuyen tanto a nivel de la columna vertebral como de las piernas, al sentarnos las piernas dejan de soportar el peso con lo que aumenta hasta en un 40% la carga que deben soportar los discos intervertebrales. Para sentarnos correctamente debe procurarse que la silla tenga una altura tal que permita que ambos pies queden completamente apoyados en el suelo, la columna debe quedar firmemente apoyada contra el respaldar y lo suficientemente cerca de la superficie trabajo para evitar tener que inclinarse hacia adelante, las rodillas deben quedar al mismo nivel o un poco por encima de la altura de las caderas.

Al conducir. Debe ajustarse la distancia del asiento el volante de forma tal que permita alcanzar los pedales cómodamente al tiempo que la columna permanezca completamente apoyada en el asiento.

Al permanecer parado. Mientras se encuentra de pie procure cambiar de postura tan frecuentemente como sea posible, manténganse en movimiento o caminando, sí debe permanecer en una sola posición trate de descargar el peso alternadamente entre cada uno de sus pies. Para llevar a cabo actividades donde deba estar de pie como planchar, lavar los platos o reparar objetos, levante una de sus piernas y apoye un pie sobre un banquito y alterne periódicamente entre ambos.

Al agacharse. Inclinarse es siempre una mala postura para la columna, si debe tomar objetos que estén en el suelo, mantenga su espalda recta y flexione las rodillas. Si debe ejecutar tareas que ameriten inclinarse hacia delante apoye siempre sus brazos sobre una superficie o bien apoye sus manos en sus muslos y trate de mantener la espalda recta.

Al cargar peso. Siempre es recomendable no cargar peso, cuando no pueda evitarlo procure tomar el objeto en el piso agachándose doblando las rodillas y tomándolo lo más cerca posible a su cuerpo abrácelo con los brazos e incorpórese manteniendo su espalda recta, para trasladar la carga hágalo también lo más cerca posible a su tronco. Si usted considera que la carga es demasiado pesada busque ayuda.


Mantener una espalda sana requiere tener el mayor cuidado posible sobre las distintas posturas que se adoptan a lo largo del día, pero además de esto es necesario también no permanecer mucho tiempo en una misma postura aunque ésta sea correcta.  Muévase, estírese y cambie sus posturas al menos cada dos horas, su espalda lo agradecerá.


domingo, 30 de marzo de 2014

Prevención


6 Consejos para prevenir el dolor lumbar
El dolor lumbar, también conocido como lumbalgia o lumbago es la enfermedad dolorosa más frecuente, se relaciona directamente con factores como la mala postura. los esfuerzos y el sobrepeso, puede presentarse una vez o repetirse periódicamente en forma de crisis, prevenir su aparición es la mejor opción.



Artrosis y Ejercicio
A pesar de las limitaciones propias de estas enfermedades como lo son el dolor, la rigidez, debilidad muscular y la fatiga, quienes padecen de estas enfermedades si pueden hacer ejercicio, incluso la actividad física les ayuda a disminuir todas estas molestias, enlentecer el deterioro articular al tiempo que le ayudará también a dormir mejor.
Ver artículo



Es posible prevenir la Artrosis
La Artrosis es una enfermedad degenerativa relacionada con el sobreuso y la sobre carga mecánica de las articulaciones lo que desencadena el deterioro del cartílago articular.    Esta  sobrecarga se presenta en tres condiciones particulares que debemos evitar:
Ver artículo

Practicar Yoga es efectivo para aliviar el dolor
La práctica de actividades físicas como el yoga tienen un abordaje más holístico que los métodos de tratamiento convencionales para el dolor, debido a que consta de varios componentes principales que abarcan factores como las posturas, la concentración, la meditación y la respiración, buena parte de su efecto beneficioso proviene de los estiramientos necesarios en las diversas posturas.
Ver artículo