El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

Mostrando entradas con la etiqueta fortalecimiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fortalecimiento. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Beneficios del ejercicio en personas con enfermedades articulares





Con toda seguridad en algún momento habrá buscado información sobre como cuidar sus articulaciones, especialmente si padece de artritis, artrosis, osteoporosis o cualquier otra enfermedad reumática. Aquí le explicaremos como iniciarse en la práctica deportiva sin que esto le acarree nuevas lesiones.

Medidas como la alimentación sana y el ejercicio han sido objeto de estudio en varias investigaciones y todas concuerdan con que sus efectos beneficiosos sobre la salud pueden observarse en múltiples órganos y sistemas, incluso estos dos factores son los que tienen mayor impacto en la calidad de vida a futuro.

El ejercicio físico contribuye a preservar y proteger las distintas estructuras del aparato locomotor, huesos, ligamentos, músculos y cartílagos son igualmente beneficiados, como vemos a continuación.







Como comenzar a ejercitarse



Practicar ejercicio amerita una preparación previa, si nunca antes lo ha hecho de forma regular empiece de la forma más suave que le sea posible, así evitara lesionarse. 

Comience con pequeños paseos o caminatas, de 10 a 15 minutos dos o tres veces por semana, en la medida en que se sienta cómodo aumente progresivamente su intensidad, use ropa cómoda y unos zapatos deportivos, protéjase del sol y no olvide hidratarse bien, lleve con usted un envase con agua para que se hidrate durante la actividad física.

Evite practicar actividad física después de comer, si usted presenta rigidez matutina espere hasta que sienta sus articulaciones más "flojas" para iniciar la actividad, seguramente le convendrá mejor practicar actividad física por la tarde, esto le ayudará a levantarse menos rígido. No realice actividad física antes de dormir ya que esto le afectara el sueño.

Evite ejercitar las articulaciones sensibles o inflamadas, en el caso de articulaciones sensibles suele ser de ayuda calentar previamente las articulaciones dándose una ducha caliente o aplicando compresas húmedas calientes, al culminar el ejercicio puede masajear suavemente la articulación con hielo o aplicar frío con una compresa de gel.  Nunca aplique calor en una articulación que se encuentre muy inflamada.

Recuerde que el dolor es un aviso, si al hacer algún tipo de actividad física siente dolor debe detenerse, evalúe que pudo haber ocasionado el dolor y procure evitarlo.  

Posterior a la actividad física es normal tener molestias como cansancio y dolor leve, este debe desaparecer y varias horas después de ejercitarse usted debería sentirse igual que antes de iniciar dicha actividad, en caso de que esto no sea así y presente dolor persistente o nuevas molestias debe detenerse ya que probablemente deba cambiar la intensidad o la frecuencia del entrenamiento. 



Cuando acudir al médico



Si usted padece enfermedades crónicas del aparato cardiovascular o endocrino como hipertensión arterial, arterioesclerosis, diabetes o problemas tiroideos es recomendable que sea evaluado por su médico antes de comenzar un plan de entrenamiento. 

Igualmente si durante la ejecución de cualquier actividad física usted siente palpitaciones, taquicardia, sudoración excesiva, mareos, desvanecimiento o dolor es necesario que busque ayuda.  

Las personas que padecen enfermedades reumáticas deben practicar actividad física bajo la dirección de su médico o fisioterapeuta tratante  para que sus articulaciones no sufran lesiones.


viernes, 28 de marzo de 2014

Artrosis y Ejercicio


La gran mayoría de los pacientes que acuden al médico y obtienen un diagnóstico que explique sus molestias esperan recibir un tratamiento basado en medicamentos y uno que otro alimento desaconsejado en la dieta diaria, sin embargo más allá de los fármacos y la nutrición hay un elemento que cada día es más prescrito en las recetas médicas y se trata del ejercicio.La actividad física regular, especialmente la de tipo aeróbico, se ha convertido en uno de los mejores aliados para lograr y mantener una vida saludable.  Hacer ejercicio es el mejor hábito que usted puede tener, no solo le hará sentirse más activo sino además le ayudara a vivir mejor por más años.

¿Las personas con Artrosis pueden hacer ejercicio?

En el caso de personas con enfermedades reumáticas como la Artrosis o la Artritis, esto también resulta válido.  A pesar de las limitaciones propias de estas enfermedades como lo son el dolor, la rigidez, debilidad muscular y la fatiga, quienes padecen de estas enfermedades si pueden hacer ejercicio, incluso la actividad física les ayuda a disminuir todas estas molestias, enlentecer el deterioro articular al tiempo que le ayudará también a dormir mejor.

Consejos para evitar lesiones durante la actividad física

  • Prefiera ejercicios del tipo aeróbico como caminar, trotar o las bicicletas estáticas.
  • Si padece de artrosis en caderas o rodillas, o si tiene limitaciones para caminar o permanecer de pie, practique ejercicios en el agua como la natación.
  • Recuerde calentar siempre antes de hacer cualquier tipo de actividad física.
  • Use un calzado adecuado capaz de absorber el impacto.
  • Tenga presente que el dolor es un aviso de que algo no anda bien, si durante el ejercicio usted siente dolor deténgase, baje la frecuencia o la intensidad para evitar lesiones.
  • Hidratese bien antes y durante la actividad física, recuerde cuidar su piel con un protector solar adecuado. 



Ejercicios para pacientes con Artrosis



Además de la actividad física aerobica es necesario llevar a cabo una rutina regular de ejercicios para mantener la fuerza y la masa muscular, el rango de movilidad articular y la capacidad funcional.  Incluso los pacientes que han sido sometidos a cirugía articular y al reemplazo articular con prótesis en hombro, cadera o rodilla también deben ejercitarse, siguiendo los cuidados propios en cada caso y bajo vigilancia de su médico tratante.



Los distintos tipos de ejercicios que debe practicar las personas con Artrosis incluyen:

Ejercicios de Fortalecimiento. Mejoran la capacidad funcional, fortalecer los músculos contribuye a brindar mayor protección a las articulaciones previniendo el deterioro articular. Se debe trabajar de forma regional por grupos musculares de 3 a 5 veces por semana.

Ejercicios de Estiramiento. Mejoran la flexibilidad de las articulaciones, ayudan a lograr una mejor postura lo que disminuye la sobrecarga articular. Para ello se hacen actividades que estiran cada grupo muscular y se mantienen al menos por 30 segundos, esto ayuda a disminuir la rigidez matutina si se practica en la noche.

Ejercicios para la Coordinación y Equilibrio. Mejorar la coordinación y equilibrio son fundamentales para mejorar la marcha y prevenir las caídas, que son la principal causa de traumatismos y fracturas en los ancianos.

Ejercicios para la Propiocepción. La propiocepción es la capacidad que nos permite ubicar cada uno de nuestros segmentos corporales en el espacio, esto es particularmente importante para mantener el equilibrio.



Suscribete a este Blog y recibe este y todos nuestros artículos en tu correo