El Bienestar

Los ácidos grasos Omega 3 previenen la artrosis y detienen su progreso

Los ácidos grasos Omega 3 además de ser buenos para tu corazón, contribuyen a prevenir el daño en las articulaciones.

El paracetamol es al analgésico más seguro

El paracetamol, también conocido como acetaminofén es el analgésico más seguro, te explicamos por qué.

Lesiones por sobreentrenamiento

Llevar al músculo a una situación extrema lejos de fortalecerlo lo lesiona.

Divertículos: Una causa común de dolor en el abdomen

Los diverticulos son lesiones del colon capaces de producir dolor abdominal recurrente acompañado por cambios en las evacuaciones.

Día mundial contra el dolor

cada 17 de octubre se celebra el día mundial contra el dolor, ratificando el compromiso de médicos y pacientes a seguir juntos en la lucha por mejorar y recuperar la calidad de vida del paciente con dolor crónico.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Mitos y realidades sobre la Osteoporosis

 

La osteoporosis se caracteriza por la disminución de la masa mineral ósea del hueso, es decir ocurre una especie de descalcificación que debilita el tejido óseo haciéndolo más frágil y por lo tanto más susceptible a sufrir una fractura especialmente con traumatismos leves o incluso de forma espontánea, es decir, sin que ocurra ningún tipo de traumatismo. Existen muchos mitos y creencias en torno a la osteoporosis que vale la pena aclarar.

La osteoporosis ocurre sólo en los ancianos. FALSO: esta enfermedad tiende a aparecer por encima de los 50 años de edad, sin embargo el desgaste óseo aparece a partir de los 35 años de edad y es progresivo, aquellas mujeres muy delgadas y cuya menstruación desaparece antes de los 45 años pueden presentar una osteoporosis antes de cumplir los 50 años. 

La osteoporosis ocurre sólo en personas con antecedentes familiares de esta enfermedad. FALSO: la osteoporosis puede aparecer en personas con problemas de la glándula tiroides, paratiroides, ovarios así como en aquellas que reciben medicamentos como la cortisona (esteroides) para el tratamiento de la artritis, asma bronquial y cuadros alérgicos.

La osteoporosis es una enfermedad que ocurre sólo en las mujeres. FALSO: Aunque la osteoporosis es más frecuente en las mujeres afecta también a los hombres, especialmente a nivel de la cadera. 

El tratamiento de la osteoporosis consiste sólo en tomar calcio: FALSO: Hoy en día el consumo de calcio debe complementarse con medicamentos que actúan sobre las células que erosionan el hueso, llamadas osteoclastos, para poder así detener el proceso destructivo, incluso existen tratamientos que estimulan la formación de nuevo hueso mejorando los niveles obtenidos en la densimetría ósea de control, el calcio como terapia única es insuficiente en los pacientes con osteoporosis.

La osteoporosis es un proceso normal del anciano y por lo tanto no debe tratarse. FALSO: Si la osteoporosis no es tratada el paciente corre el riesgo de fracturarse las vértebras de la columna, el fémur o cualquier otro hueso con traumatismos mínimos, las fracturas vertebrales conllevan a un encorvamiento y pérdida de la estatura del paciente así como a la compresión de los nervios intercostales que resulta muy dolorosa, las fracturas de fémur generalmente requieren tratamientos con cirugía para reemplazar la parte superior del fémur con una prótesis, estas fracturas se acompañan de un alto riesgo de complicaciones e incapacidad. Por tal razón todos los pacientes con osteoporosis deben recibir tratamiento para evitar así estos riesgos y mejorar su calidad de vida.

La osteoporosis produce dolor. FALSO: En muchos pacientes la osteoporosis es asintomática descubriéndose sólo cuando ante un pequeño traumatismo ocurre una fractura, el hecho de que un paciente se encuentre asintomático (es decir que no tenga ninguna molestia) no descarta la presencia de osteoporosis.



La osteoporosis se detecta con una radiografía. FALSO: la osteoporosis puede producir algunos cambios en los estudios de rayos X, sin embargo su diagnóstico preciso se logra al practicar un estudio conocido como densitometría ósea, el cual no acarrea riesgos para el paciente, no es doloroso ni invasivo, debe practicarse en aquellos pacientes con factores de riesgo, así como con frecuencia anual en pacientes mayores de 60 años o en aquellos que estén recibiendo tratamientos para esta enfermedad.


Articulos relacionados; Osteoporosis, ¿Qué es y por que se produce? 

lunes, 19 de octubre de 2015

¿Qué es una Neuralgia?



Una de las estructuras que puede lesionarse y dar origen a la presencia de dolor son los trayectos de los nervios, el dolor que acompaña a este tipo de trastornos es lo que se conoce como una neuralgia.


La afectación de los nervios lleva a que estos actúen de forma anómala transmitiendo hacia el cerebro impulsos nerviosos que son interpretados como distintos tipos de sensaciones que incluyen ardor, quemazón, punzadas, hormigueo o incluso frió que acompañan al dolor, todo esto es característico de un tipo dolor conocido como  Dolor Neuropático.
    
Algo característico en las neuralgias es que la zona dolorosa se acompaña de cambios en la sensibilidad, estos pueden ser de varios tipos, por lo general existe una sensibilidad al tacto disminuida (hipoestesia) o aumentada (hiperestesia), también es posible que un estímulo que normalmente no produce dolor como el roce de la piel sea percibido como doloroso (alodinia).


Los analgésicos y antiinflamatorios no son efectivos en el tratamiento de las neuralgias


Los medicamentos de tipo analgésicos y antinflamatorios son ampliamente utilizados en el tratamiento del dolor, sin embargo como en este tipo de afecciones no hay inflamación como tal estos medicamentos no son efectivos, incluso su uso se asocia con una serie de efectos adversos que suman síntomas molestos. 

El que acompaña a las neuralgias se debe a que las neuronas del nervio afectado son capaces de activarse sin estimulo, o bien mantienen las señales hacia el sistema nervioso aunque el estímulo ya haya desaparecido, estos mecanismos obligan a que el tratamiento se base en el uso de medicamentos capaces de bloquear la transmisión de esas señales a los centros nerviosos que forman parte de las vías del dolor, lo cual se logra con medicamentos del tipo anticonvulsivantes y antidepresivos.


Formas mas comunes de neuralgia


Los dolores neurálgicos son bastante comunes, incluso es posible que se presente el dolor de tipo mixto en donde la neuralgia se asocia con u dolor de tipo nociceptico, esto ocurre por ejemplo en el caso de las hernias discales en donde la lesión de la raíz nerviosa lleva a que ocurra un dolor profundo con adormecimiento, hormigueo o ardor acompañado por un dolor opresivo con contractura de los músculos regionales.

El dolor producido por lesiones nerviosas es común en trastornos como las hernias discales en donde los discos herniados comprimen las raíces nerviosas lesionándolas, estas raíces también pueden verse afectada por trastornos como la espondiloartrosis que no es mas que la artrosis de las articulaciones que unen a las vértebras entre si.

Otros dolores de tipo neurálgico incluyen los siguientes:

sábado, 12 de septiembre de 2015

A que se debe el dolor de la Fibromialgia





Uno de los dolores mas desconcertantes es el de la Fibromialgia ya que si bien quien la padece percibe un dolor muy intenso, no hay ningún estudio que pueda decir porque ocurre o a que se debe.


El síntoma más característico de la Fibromialgia es el dolor, si bien este suele ser generalizado, es posible que predomine en una región anatómica, como es el caso de la columna cervical o lumbar.  

Lo que diferencia el dolor en la Fibromialgia del dolor originado por otras causas es el hecho de que el paciente percibe dolor ante estímulos que normalmente no son dolorosos y además de ello la sensación de dolor persiste en el tiempo a pesar de que este estímulo haya cesado.



¿Cuál es la causa del dolor en personas con FIbromialgia?


El origen de este dolor se encuentra en alteraciones en las estructuras del sistema nervioso relacionadas con la conducción de los estímulos dolorosos desde su sitio de origen al cerebro, por alguna razón la señal dolorosa se magnifica dando origen a un dolor crónico.

En este sentido se ha evidenciado una serie de cambios en la química cerebral de las personas que padecen Fibromialgia capaces de afectar la percepción de las señales dolorosas como es el caso del aumento en los niveles de Sustancia P y la disminución en la producción de sustancias como la Hormona de Crecimiento y Serotonina.

Uno de los mecanismos involucrados en estos cambios es la llamada “Sensibilización”, en donde las señales dolorosas activan los circuitos del dolor a nivel del sistema nervioso periférico, médula espinal y cerebro de forma desproporcionada involucrando además áreas del sistema nervioso relacionadas con los sentimientos, las emociones y los pensamientos. 

En los pacientes que padecen fenómenos de sensibilización un estimulo desencadena dolor de magnitud desproporcionada, el dolor además se extiende a zonas más extensas e incluso se proyecta a zonas alejadas del problema. 

En condiciones normales esto no ocurre ya que el sistema nervioso es capaz de poner fin a la señal dolorosa limitando la sensación dolorosa, este mecanismo no funciona adecuadamente en personas con Fibromialgia y muchos otros tipos de dolor crónico. 

Para que ocurra el fenómeno de sensibilización es necesario un daño inicial como una lesión en el sistema musculo esquelético que origine información dolorosa que va a llevar a la creación de una “memoria de dolor”, el cerebro retiene esa información y la activa como mecanismo de defensa a nuevas lesiones, lo que se traduce en hipersensibilidad a los estímulos dolorosos, es algo así como una alerta permanente que a la larga resulta incapacitante.


El conocimiento de estos mecanismos que llevan a la sensibilización sustenta el uso de tratamiento orientado a los aspectos cognitivos del dolor, los cambios de percepción que se tienen del mismo y la reprogramación del sistema nervioso esa alarma y desactivar esos mecanismos de defensa. Todo esto en integración al tratamiento de los demás aspectos que conforman el cuadro clínico de la Fibromialgia.

Por esta razón los analgésicos, antiinflamatorios y calmantes no son efectivos en Fibromialgia, el tratamiento más bien se orienta al uso de medicamentos que actúen sobre la transmisión de impulsos nerviosos a nivel del sistema nervioso.
Artículos relacionados:


Fibromialgia, un dolor difícil de entender  Ver artículo

Dolor Crónico Ver artículo



lunes, 7 de septiembre de 2015

¿Cómo vive usted su dolor?





El dolor crónico se diferencia del dolor agudo no solo en su duración, sino en el hecho de que deja de ser un síntoma para convertirse en una enfermedad, que podrá afectar en mayor o menor grado a quien lo padezca de acuerdo con la forma en que cada quien decida vivir su dolor.


El dolor es algo que probablemente usted no sepa definir pero con seguridad si sabe cómo se “siente”. Tener dolor es algo que para muchos ocurre de forma accidental, episódica o circunstancial, pero para otros va más allá de eso, se trata de un molesto compañero, demasiado constante y tenaz del que no resulta fácil deshacerse.

Algo interesante a la hora de trabajar con personas afectadas por dolor crónico, ese que se queda y persiste por meses o incluso años, es que en ocasiones médico y paciente no van por el mismo camino ni tienen los mismos objetivos.

El médico piensa en las consecuencias para la salud tanto del dolor en si como de la medicación que está prescribiendo para tratarlo, en el plan de tratamiento y en las otras medidas que debe incorporar como la dieta, el ejercicio y la rehabilitación.

Los objetivos del paciente van transformándose con el paso del tiempo, al principio es librarse del dolor, luego aliviarse, por ultimo poder saber quién se hará cargo de él, como afrontara los problemas de salud en adelante sin llegar a ser una carga para los hijos, los padres, la pareja o el núcleo familiar cercano.

Tener dolor lleva a enfrentarse a una situación en donde prevalece la incertidumbre, muchos pacientes son capaces de sobrellevarla e incluso puede decirse que hacen las paces con su dolor y conviven con él; aprenden a sobrellevar los días malos y a disfrutar los días buenos, ya que por suerte el dolor crónico muchas veces es fluctuante y pareciera que de vez en cuando se toma un descanso.

Otros pacientes se desmoronan, no logran aprender a llevar su dolor y por lo tanto este le resulta más molesto, más pesado y más insoportable.  Se trata de personas que caen en situaciones de ansiedad y depresión que los sumen en una profunda desesperanza que hace más difícil poder ayudarlos.

La forma en que cada persona “vive su dolor” es única y depende de un compendio de factores que van desde la estructura de personalidad, entorno laboral y familiar, situación socioeconómica, satisfacción personal, autoestima, entre muchos otros.  En manos del equipo de salud se encuentra identificar el momento oportuno para brindar apoyo psicológico y emocional, que si bien no sustituye a los fármacos y terapias, muchas veces los ayudan a ser más efectivos.

A fin de cuentas lo importante es ayudar a que la persona con dolor pueda vivir de la mejor manera posible, enseñarles que aunque el dolor no desparezca es posible que no sea percibido como algo tan molesto y que puede tenerse una buena calidad de vida a pesar de tener una condición incurable, lo cual no es lo mismo ni remotamente se parece a la condena  que reciben por parte de colegas médicos que los han visto previamente de que “deben acostumbrarse a vivir con dolor”, dictamen que se relatan con tristeza y angustia en la consulta.



domingo, 30 de agosto de 2015

¿Qué es una Cervicobraquialgia?





El dolor en el cuello se conoce como cervicalgia, cuando este dolor se irradia a uno o ambos brazos pasa a llamarse Cervicobraquialgia.  Te explicamos por que ocurre y como prevenirla.


La cervicalgia, o dolor en el cuello, es una de las molestias más comunes, afectando prácticamente a todas las personas en algún momento de su vida.  

Se trata de un dolor generalmente opresivo que se acompaña por tensión y limitación para mover el cuello hacia adelanta, hacia atrás o hacia los lados,  en casos extremos resulta muy doloroso hacer cualquier movimiento con el cuello.

¿Por que una cervicalgia pasa a cervicobraquialgia?


Primeramente se debe aclarar que no todos los dolores en el cuello van a irradiar siempre hacia los brazos.

Cuando el dolor es debido a lesiones de los discos intervertebrales o trastornos de la columna vertebral es posible que se vean afectadas las raíces nerviosas o nervios raquídeos que se originan en la médula espinal y emergen de la columna vertebral por unos orificios llamados agujeros de conjunción.

Estos agujeros pueden ver afectado su diámetro cuando las estructuras vecinas se encuentran inflamadas o desplazadas de su sitio, con lo que la raíz nerviosa que emerge por ese agujero se ve comprimida originándose entonces el componente doloroso que irradia más allá del cuello.

Según la altura de la columna vertebral en que se encuentre la lesión sera la distribución del dolor, algunas raíces se dirigen al hombro, otras a la parte superior del brazo y otras por todo el miembro superior llegando incluso a la mano.

Las principales causas de cervicobraquialgia son las hernias y los prolapsos de los discos intervertebrales y los trastornos degenerativos de la columna vertebral como el síndrome fascetario y la artrosis de la columna vertebral conocida como Espondiloartrosis. También puede ocurrir en trastornos en los que las vertebras se desplazan como la listesis.

Las malas posturas son la principal causa de cervicobraquialgia


El factor que con mas frecuencia se relaciona con el desarrollo de la cervicobraquialgia es la mala postura.

El permanecer con el cuello mucho tiempo en una misma posición lleva a que ocurra tensión de los músculos que originara contracturas y por ultimo cambios en la normal curvatura de la columna cervical, conocida como lordosis fisiológica.

Cuando estos cambios ocurren aumenta la tensión sobre los discos intervertebrales lo que los lleva a desplazarse de su sitio originando prolapsos y hernias discales, también se incrementa la presión sobre las articulaciones entre las vertebras dando pie así al desarrollo de la principal enfermedad degenerativa de la columna vertebral como lo es la artrosis, que cuando se localiza en la columna cervical se denomina Cervicoartrosis.

Estas posturas anormales por lo general se producen al llevar va cabo actividades laborales, sin embargo también ocurren al realizar actividades domesticas o incluso al recrearse.


  • Posturas sostenidas en flexión.  La causa mas común es el trabajo en el computador, especialmente si el monitor se encuentra muy abajo o se trabaja con dispositivos tipo laptop.  También se observa en personas que escriben o corrigen como los contadores y los maestros, en quienes practican oficios manuales o en quienes usan mucho los dispositivos como tabletas y teléfonos celulares.

  • Posturas sostenidas en extensión.  En este caso el cuello se encuentra en extensión como cuando se esta mirando hacia arriba,. es frecuente al realizar actividades domesticas como limpiar gabinetes, closets o ventanas, también es común en almacenistas, albañiles y electricistas.
La mejor forma de prevenir las cervicobraquialgias es cuidados las posturas, es importante hacer pausas cada dos horas para estirarse un poco y llevar a cabo estiramientos.


Artículos relacionados


Lesiones de los discos de la columna cervical  Ver artículo 

Artrosis: ¿Qué es y cuál es su tratamiento? Ver artículo 

Posturas adecuadas para cuidar su espalda Ver artículo

miércoles, 26 de agosto de 2015

La relajación puede ayudar a aliviar el dolor


El estrés es capaz de actuar como un detonante que origina o agrava una crisis de dolor crónico, por tal razón es necesario manejarlo adecuadamente para poder combatir eficazmente el dolor.



La vida diaria se encuentra llena de situaciones que pueden convertirse en fuentes de estrés, especialmente si se atraviesan momentos difíciles o simplemente no se está de humor por el dolor. 

Estas situaciones van a estar allí y probablemente no se puedan cambiar, así que la mejor forma de sobrellevarlas es cambiando la forma en que se reacciona ante ellas, en lo que puede ser de gran ayuda la puesta en práctica de técnicas de relajación.

Cuando una persona goza de un buen estado de salud el estrés es una molestia, incluso puede ser un motor que ayude a que se lleven a cabo determinadas tareas o incluso se enfrenten algunas situaciones, pero cuando se sufre de dolor crónico la cosa cambia y el estrés pasa a ser un detonante que es capaz de agravar las molestias y convertir un día bueno o regular en un día malo.

El estrés es un detonante


El estrés es capaz de producir tensión en los músculos, lo cual puede llevar a la aparición de contracturas y espasmos musculares dolorosos. 

En algunos tipos de dolor se ha descrito la presencia de puntos gatillo que al ser estimulados pueden desencadenar una crisis dolorosa.  En el caso de las cefaleas, neuralgias de la cabeza y el cuello e incluso en las lumbalgias la tensión de los músculos puede activar puntos gatillos que originen dolor punzante en estas zonas originándose así una crisis.

El estrés es capaz de producir además sensaciones desagradables como dolor de cabeza, dolor de estómago, elevación de la presión arterial y taquicardia, sumando así más molestias al dolor de base lo cual perturba aún más el estado emocional.

Alivio con ayuda de la relajación


Si bien es cierto que la relajación por sí solo no va a curar el dolor, hay que reconocer que si es capaz de disminuirlo y hacerlo más tolerable y llevadero, esto gracias a una serie de bondades que incluyen:


Mantener el autocontrol. Esto le llevara a enfrentar las situaciones adversas de una mejor manera, evitando así caer en una crisis o desgastarse física y emocionalmente cada vez que ocurra un imprevisto o las cosas no sean de la forma que usted desea.

Reducir los niveles de ansiedad.  Si se es capaz de afrontar situaciones adversas y manejarlas adecuadamente no verá al estrés como un agente perturbador lo que le llevara a sentir menos ansiedad cada vez que se presente.


Disminuir la tensión sobre los músculos. Relajarse es una herramienta útil para disminuir la tensión sobre los músculos, incluso complementándola con técnicas como la visualización se puede lograr disminuir la intensidad del dolor e incrementar la fortaleza del sistema inmune lo que ayuda a combatir la enfermedad (esto último ha sido ampliamente demostrado por ciencias como la Psiconeuroinmunología).

martes, 4 de agosto de 2015

¿Qué es la Migraña?



La Migraña es una enfermedad bien conocida desde la antigüedad, se caracteriza por un dolor de cabeza pulsátil que afecta solo a la mitad de la cabeza, te explicamos por que ocurre y como reconocerlo.


Se trata de un trastorno que no conlleva a un riesgo para la salud, sin embargo suele ser bastante molesta e incluso incapacitante en algunos casos ya que interfiere con la capacidad de llevar a cabo las actividades cotidianas.  


A quienes afecta


La migraña es una enfermedad que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, siendo más frecuente en estas últimas, puede aparecer en edades jóvenes, incluso durante la infancia, persistiendo en el tiempo por muchos años, en algunos casos acompañan a quien la padece durante toda su vida.


¿Por qué ocurre la Migraña?


La Migraña es producida por un trastorno de los vasos sanguíneos del cerebro, el  dolor se presenta cuando las arterias ubicadas dentro del cráneo se dilatan o aumentan su volumen con lo cual incrementa la presión originando el dolor y otras molestias frecuentemente asociadas con la crisis migrañosa como la fotofobia, las nauseas y los vómitos.  

Este fenómeno es más frecuente durante los cambios hormonales propios del ciclo menstrual femenino, así como en relación con el consumo de algunos alimentos  como es el caso del chocolate, los quesos amarillos y madurados, los alimentos preparados con soya o salsa de soya, los frutos secos, y las bebidas alcohólicas como el vino.


Características del dolor que permiten reconocer una migraña


A diferencia de otras causas de dolor de cabeza, la migraña tiene un patrón muy característico, es un dolor que se manifiesta como un latido o una pulsación y afecta solo a una mitad de la cabeza por vez, especialmente a nivel de la frente y detrás del ojo, pudiendo cambiar de lado entre las crisis; este dolor es muy intenso, se acompaña por nauseas e intolerancia a factores como la luz y los ruidos.

En la mayoría de los crisis puede ser prosible la visualización de destellos de luz, que duran algunos minutos tras lo cual desaparecen justo antes de que se inicie el dolor de cabeza, estos síntomas previos se conocen como aura y son una especie de aviso de que viene la crisis de dolor. Por lo general el aura es siempre la misma.

Una crisis de migraña tiene una duración que va desde pocas horas hasta de uno a tres días tras lo cual el dolor desaparece por completo antes de que se presente una nueva crisis, esto permite diferenciarla de otra causa bastante frecuente de dolor de cabeza como la es la Cefalea Tensional en la que el dolor tiene un carácter más bien opresivo con sensación de tener un casco apretado en la cabeza o un peso a nivel del cuello y los hombros tiene una duración mucho más larga y sostenida en el tiempo sin alivio.  Un dolor de cabeza que dura más de una semana sin alivio no es una Migraña.

Ante un dolor de cabeza que se mantiene en el tiempo es importante consultar a un especialista, en este caso un médico neurólogo, ya que existen enfermedades potencialmente graves que deben ser descartadas como es el caso de las infecciones del sistema nervioso central, los aneurismas y los tumores cerebrales.   

Artículos relacionados


No todo dolor de cabeza es Migraña Ver artículo

Neuralgia Occipital o Neuralgia de Arnold Ver artículo 

miércoles, 22 de julio de 2015

Relación entre Insomnio y Dolor Crónico





El sueño cumple una serie de funciones para el organismo, este proceso muchas veces se ve afectado o interrumpido por una gran variedad de causas, una de las mas relevantes y que va a ser el punto central de discusión de este post es la relación entre dolor crónico y los problemas del sueño.


El sueño es parte importante de la vida, dormir es necesario para recuperar las energías perdidas, además de ello el organismo lleva a cabo una serie de funciones como el crecimiento y la reparación de diversos tejidos al tiempo que el cerebro consolida la memoria y el aprendizaje durante el sueño.

El sueño, como las demás funciones del organismo, puede verse afectado por una serie de trastornos, siendo el insomnio la más frecuente.  Se trata de una condición en la que resulta difícil conciliar el sueño o mantenerlo luego que se ha iniciado.


Asociaciones entre insomnio y dolor


Nuestra experiencia como clínica del dolor nos ha llevado a corroborar que el dolor y el insomnio se encuentran estrechamente vinculados. Los pacientes con dolor por lo general tienen insomnio, muchos estudios reportan que de 8 a 9 de cada 10 personas con dolor crónico tienen insomnio, por otra parte los trastornos del sueño son capaces de agravar muchas condiciones dolorosas.

El Bruxismo  es considerado una parasomnia, es decir un trastorno del sueño, y no una simple condición odontológica, existiendo una relación directa entre bruxismo y dolor en la columna cervical por tensión de los músculos del cuello que se acompaña además por insomnio y fatiga diurna.  Los pacientes con bruxismo mejoran no solo con la adaptación de una férula, también se va visto que ayudarlos a dormir mejor disminuye su dolor.

Existe relación entre el dolor de cabeza y el insomnio, mas de la mitad de las personas que padecen migraña tienen trastornos del sueño, a su vez el insomnio es capaz de desencadenar y agravar las crisis de dolores de cabeza como la migraña, la cefalea tensional y la cefalea en racimos.

El dolor se acompaña por cambios emocionales como la depresión y la ansiedad que por si son capaces de perturbar el sueño, además que por lo general el dolor diurno es mejor tolerado que el dolor nocturno, los pacientes siempre expresan que tienen la impresión de que por la noche el dolor se vuelve mas intenso lo cual genera más angustia y ansiedad y por ende más insomnio.

Finalmente algunas enfermedades o trastornos musculares agravan con la falta de movimiento ya que esto lleva a la rigidez de los músculos, como es el caso de la artritis reumatoidea, la polimialgia reumática y los síndromes miofasciales, condiciones en las que al moverse en la cama el paciente puede despertarse por el dolor.

La privación del sueño hace que aumente la sensibilidad al dolor


 Factores como algunas enfermedades y el uso de determinados medicamentos es capaz de afectar la arquitectura del sueño llevando al aumento de las fases de sueño ligero y disminución del sueño profundo lo cual se acompaña de somnolencia y cansancio durante el día, con la sensación de dormir pero no descansar.  En estas condiciones las señales dolorosas son percibidas como más intensas.

Vemos entonces que la privación o la falta de un sueño reparador aumenta el dolor, pero a su vez tener dolor es capaz de interferir con los sistemas neuronales del cerebro relacionados con la capacidad de "desconectarse" y dormir, cayendo entonces en un circulo vicioso de insomnio y dolor.

Si bien el dolor crónico es considerado como una enfermedad en si mismo, que debe ser tratada en forma conjunta e independiente de la causa que le dio origen, el insomnio se convierte en otra condición que debe ser considerada en conjunto y tratada de forma especifica si se quiere lograr controlar o eliminar el dolor.

Tratamiento multidisciplinario, la mejor estrategia para romper el circulo insomnio-dolor


El enfoque adecuado para poder solventar esta situación y brindar una ayuda eficaz al paciente con dolor crónico consiste en integrar el tratamiento del dolor al ya conocido tratamiento multidisciplinario del dolor.  Esto ayuda no solo a mejorar las molestias propias de no dormir con el cansancio, la irritabilidad y la somnolencia diurna, sino además permitirá lograr un mejor control del dolor lo cual redundara en una mejora sustancial de la calidad de vida del paciente con dolor crónico.


Artículos relacionados


Fibromialgia, insomnio y alteraciones del ánimo  Ver artículo

Cuando el buen dormir es un sueño: Hablemos del Insomnio Ver artículo

Dolor crónico Ver artículo



miércoles, 15 de julio de 2015

¿Qué es el Dolor Neuropático?



El dolor neuropático es un tipo de dolor producido por la lesión de trayectos nerviosos, se acompaña por una serie de cambios en la sensibilidad y trastornos afectivos.  Este dolor no responde a los analgésicos habituales, siendo necesario emplear en su tratamiento medicamentos capaces de modificar las señales dolorosas a nivel del sistema nervioso. 


El dolor es un síntoma complejo, se trata de una sensación o percepción subjetiva, muy propia de quien la padece, que por lo general resulta desagradable y se acompaña por una experiencia emocional negativa.

Cada quien tiene una forma particular de sentir su dolor, incluso hay personas mas tolerantes que otras ante dolores intensos, esto viene dado por factores genéticos pero sobre todo por la mancera como cada quien enfrenta su enfermedad.

¿Por que me duele?


El dolor es siempre visto como algo negativo, sin embargo tiene una importante función en el organismo ya que es una señal de alarma de que algo no esta bien. De esta manera vemos como el dolor tiene un efecto protector evitando que la noxa continúe y por tanto la lesión empeore.

Existen casos de personas que padecen de un trastornos conocido como insensibilidad congenita al dolor, es una condición en donde quien la padece no puede experimentar dolor, por lo que suele presentar traumatismos importantes con lesiones extensas e incluso amputaciones, por lo general estas personas suelen morir jóvenes por lesiones traumáticas o por el desarrollo de trastornos viscerales diagnosticados de forma tardía.

Cuando el dolor pierde su efecto protector


En algunos casos, el dolor se asocia a una serie de cambios en el sistema nervioso o bien a una lesión de trayectos nerviosos, esto lleva al desarrollo de un tipo distinto de dolor, se trata del dolor neuropático.

Este dolor suele ser de tipo crónico y perdurar en el tiempo, acompañándose de una serie de cambios en la sensibilidad que permiten reconocerlos, estos cambios abarcan experiencias sensoriales distintas como son:

  • Percibir como dolorosos estímulos que por lo general no lo son, tal es el caso de personas que sienten dolor con el roce de la ropa o las sabanas, esto se conoce como Alodinia y es característico de trastornos como la neuralgia postherpetica.
  • Tener una sensibilidad aumentada, se trata de sentir de forma muy intensa estímulos que son mas bien leves, esto se denomina Hiperestesia.
  • Sentir el dolor mas intensamente, o en un área más extensa que el área de la lesión, fenómeno llamado Hiperalgesia.
  • La aparición de sensaciones extrañas tanto de forma espontanea como tras estímulos, lo que se conoce como Parestesias, cuando estas sensaciones son molestas se denominan Disestesias.

Este dolor, por obedecer a una lesión del sistema nervioso, no tiene el objeto o el efecto protector del dolor agudo, se trata de un dolor patológico que es consecuencia de una lesión y no un mecanismo de protección contra la misma.

En el dolor neuropático el dolor puede presentarse espontáneamente en ausencia de estimulo, como es el caso de la neuropatía diabética, caracterizada por la sensación de quemazón o ardor en las plantes de los pies predominantemente en horas de la noche.  

Cual es el tratamiento del Dolor Neuropático


Este tipo de dolor se controla con medicamentos que sean capaces de bloquear la señal dolorosa  a nivel del sistema nervioso central.  Fármacos como los analgésicos y los antiinflamatorios no son efectivos para aliviarlo.

Este efecto bloqueante a nivel central se obtiene con el uso de medicamentos del tipo neuromodulador, es decir, medicamentos capaces de modificar la forma en que se liberan ciertos neurotransmisores, como es el caso de los antidepresivos y los anticonvulsivantes.


Artículos relacionados


Neuropatía Diabética Ver artículo

martes, 23 de junio de 2015

Efecto de la Ozonoterapia sobre las hernias discales



La Ozonoterapia es un tratamiento novedoso que cada día tiene mas aplicaciones clínicas. Inicialmente su uso fue predominantemente como antiséptico, hoy en día la investigación de su mecanismo de acción lo lleva a ganar un posicionamiento en el tratamiento de diversos trastornos crónicos de tipo degenerativo, entre los que destaca su potencial para el tratamiento no quirúrgico de las hernias discales.




Es bien sabido que las lesiones de los discos intervertebrales suelen acompañarse por dolor episódico tras los esfuerzos, relacionado con la inflamación local por la liberación de sustancias químicas proinflamatorias al desgarrarse las fibras de los discos afectados.

Este proceso inflamatorio produce dolor que se ve agravado por la irritación de las raíces nerviosas cercanas al disco lo que asocia molestias como calambres, corrientazos, ardor u hormigueo, así como una molestia común en las lesiones de los discos lumbares como lo es la Ciática.

Los grupos musculares regionales que rodean la columna vertebral también se ven afectados por el proceso inflamatorio, respondiendo con una contractura muscular como mecanismo protector que busca limitar el movimiento para evitar que progrese la lesión y se agrave.

Una vez establecida la crisis el dolor suele mejorar tras pocos días para reaparecer en forma de crisis tras algún esfuerzo o postura sostenida.  Por lo general el dolor va progresando en su intensidad tornándose cada vez mas frecuente y siendo necesarios mas días para lograr que desaparezcan los síntomas.


Las lesiones de los discos intervertebrales se basan inicialmente en el tratamiento conservador


Este ciclo de dolor de las hernias discales nos permite entender por que razón el tratamiento de las mismas debe ser conservador, simplemente porque el dolor va a mejorar.

El tratamiento conservador busca ayudar al organismo a solucionar la crisis de forma más rápida evitando que aparezcan nuevas crisis.

En algunos casos puede ocurrir la salida de todo el contenido del disco al espacio medular ocasionando una compresión de la médula que amerita la descompresión quirúrgica, pero en este caso el dolor tiene otras características que permiten reconocer un estado tan avanzado de la enfermedad.

Beneficios de la ozonoterapia en el tratamiento de las hernias discales


La aplicación de ozono local en personas con hernias discales tiene una serie de efectos como son.

  • Efecto antiinflamatorio por aumento de los sistemas antioxidantes inducidos por el ozono a nivel local.
  • Disminución del dolor por inhibición de la transmisión de la señal dolorosa.
  • Efecto relajante muscular sobre el musculo contracturado.
  • Disminución del tamaño del disco lesionado lo cual alivia la compresión de estructuras vecinas especialmente las raíces nerviosas.
  • Estimulación de la síntesis de colágeno lo cual se relaciona con procesos de reparación del daño a los tejidos.



miércoles, 17 de junio de 2015

Qué es la Neuritis Intercostal



La localización del dolor es un factor de gran importancia a la hora de determinar su causa y la posibilidad de que se acompañe por complicaciones graves.  En tal sentido uno de los dolores que ocasiona más temor y angustia es el dolor torácico o dolor en el pecho, que inmediatamente es relacionado con una enfermedad cardíaca y el potencial riesgo de morir.


El dolor cardíaco es un dolor muy intenso, quienes han padecido un infarto lo describen como una sensación de presión, algo así como si tuvieran una gran plancha de metal que les apretara el pecho y no los dejara respirar, por tal razón hay además ansiedad, angustia, sudoración y muchas veces la creencia de que se va a morir.

Afortunadamente las afecciones cardíacas, a pesar de su frecuencia, no son la causa más frecuente de dolor en el pecho, existe otra entidad muy común que es capaz de asustar a quien la padece y es conocida como Neuritis Intercostal.

La Neuritis Intercostal es un proceso inflamatorio de los nervios intercostales, que son trayectos nerviosos que se distribuyen entre la columna y el esternón en los espacios que se encuentran entre las costillas de forma bilateral.

Esta inflamación es debida en la mayoría de los casos a factores mecánicos como los esfuerzos y traumatismos directos durante caídas o golpes, sin embargo también se produce por infección de estos nervios por el virus Varicela Zoster, produciendo la enfermedad comúnmente conocida como Culebrilla.

El dolor de la Neuritis Intercostal es descrito como una sensación ardor o quemazón que se localiza en la espalda y corre hacia la parte lateral o la parte anterior del tórax, también es descrita como una sensación de calambre o corrientazo.  Lo que la diferencia de los problemas cardiovasculares es el tipo de sensación que experimenta el paciente, además de que puede localizarse en cualquier parte del pecho aunque pareciera que tiene predilección por el hemitórax izquierdo lo que hace que se preste a esta confusión.

En el caso de los pacientes con Herpes Zoster o Culebrilla, el dolor se acompaña de una erupción caracterizada por enrojecimiento de la piel y la aparición de unas vesículas llenas de líquido que se rompen para dar paso a la formación de una costra. Si bien el Herpes Zoster es mas común a nivel intercostal, puede presentarse sobre el trayecto de cualquier otro nervio como las ramas del Nervio Trigémino a nivel de la cara, los nervios abdominales, incluso el Nervio Ciático.